Enabling poor rural people
to overcome poverty



Hay que invertir en los jóvenes rurales de hoy quienes se convertirán en los agricultores del mañana

Roma, 18 de febrero, 2010 – Millones de pequeños campesinos y productores rurales de todo el mundo fueron representados por 70 líderes campesinos que se reunieron esta semana durante la Tercera Conferencia Global del Foro de Campesinos.  El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) fue sede de este Foro en su oficina central en Roma.

A cinco años de distancia de la fecha fijada para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de disminuir en un 50 por ciento el número de personas que viven con hambre y en la pobreza extrema, hay un renovado consenso en la necesidad de apoyar a los pequeños campesinos para que superen la pobreza, se enfrenten al cambio climático y contribuyan a mitigar sus efectos.

La existencia de “organizaciones de pequeños campesinos, pescadores y pastores más sólidas es esencial si queremos tomar ventaja de las oportunidades que, junto con sus retos, se presentan hoy,” resaltó el presidente del FIDA, Kanayo F. Nwanze, quien dio el discurso de apertura durante la reunión bianual de las organizaciones campesinas.

Los productores rurales tienen más poder en el mercado cuando se unen y trabajan juntos para alcanzar una meta común e influir en las políticas y programas de desarrollo.  

En el Foro, durante las discusiones sobre las políticas de desarrollo rural, los campesinos enfatizaron su derecho de formar parte de todo el proceso, desde el diseño hasta la evaluación de programas.

“No habrá una respuesta eficaz a los retos de la seguridad alimentaria para todos, la erradicación de la pobreza extrema y la mitigación del cambio climático sin más y mejores inversiones en los campos y más políticas que apoyen el desarrollo rural,” dijo Jean-Philippe Audinet, del FIDA.

Los líderes campesinos y los representantes del FIDA acordaron que existe una necesidad urgente de invertir en los campesinos jóvenes. Los oradores que participaron en el Foro realzaron que la inversión es esencial para que la agricultura rinda más ingresos para las mujeres y hombres jóvenes que viven en las zonas rurales de los países en desarrollo – jóvenes que alimentarán al mundo del mañana. 

“Los gobiernos nacionales, los socios en el desarrollo y el sector privado tienen que unirse para construir sus capacidades, para mejorarlas con la tecnología que necesitan, y establecer la infraestructura rural, las instituciones financieras, la información de mercado y los enlaces que constituyen los ingredientes clave para la transformación de los campesinos de subsistencia a empresarios agrícolas en pequeña escala,” concluyó Nwanze.


Notas para los Editores

  • 85 por ciento de los campos en el mundo abarcan menos de dos hectáreas (en los países en desarrollo, algunos miden 0.25 hectáreas) y 500 millones de pequeños campesinos producen el 80 por ciento de los alimentos consumidos en los países en desarrollo.
  • Las mujeres rurales se están convirtiendo cada vez más en las agricultoras de los países en desarrollo. Ellas se dedican a la mayor parte del trabajo agrícola y producen más del 60 por ciento de los alimentos cultivables. Sin embargo, normalmente las mujeres tienen poco o ningún derecho de tenencia sobre la tierra que cultivan en muchos lugares del mundo.  
  • Mas del 60 por ciento de la población rural  mundial está constituida por gente joven, y más de la mitad de estas personas son mujeres jóvenes y niñas.

Press release No.: IFAD/16/2010


El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) trabaja con la población rural pobre para que pueda cultivar y vender más alimentos, aumentar sus ingresos y determinar la orientación de sus propias vidas. Desde 1978, el FIDA ha invertido más de 11 000 millones de dólares estadounidenses en donaciones y préstamos a bajo interés en los países en desarrollo, con lo cual ha empoderado a unos 350 millones de personas para que salgan de la pobreza. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura. Se trata de una asociación de 165 miembros única en su género, integrada por países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), otros países en desarrollo y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).