Skip to Content
X

El Premio a la Innovación Juvenil Rural visibiliza una juventud preocupada por la biodiversidad, el acceso a los mercados y el rescate de las tradiciones

13 يوليو 2020

Roma, 13 de julio de 2020 – Rossana Polastri, Directora para América Latina y el Caribe del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), ha dado a conocer los resultados del Premio a la Innovación Juvenil Rural. El galardón ha sido creado por esta agencia de las Naciones Unidas para impulsar y fortalecer las capacidades de los jóvenes y promover oportunidades generadas por jóvenes que ya están cambiando el mundo rural de la región.

Diez grupos de jóvenes de Brasil, Colombia, Guatemala, México y Perú resultaron premiados en las distintas categorías de un concurso al que se presentaron más de 600 iniciativas provenientes de 18 países de la región.

Las iniciativas ganadoras demuestran la preocupación de los jóvenes de la región por la preservación de la biodiversidad y la recuperación de suelos y plantas nativas, por conectar a las familias productoras con los mercados locales y por el consumo de productos orgánicos, cuyo cultivo y procesamiento garantice la salud y la inclusión social.

También presentan un enorme interés hacia evitar el desperdicio de la comida y en rescatar tradiciones para generar el fortalecimiento comunitario y el intercambio de saberes que permita que los jóvenes tengan un futuro laboral y profesional en las áreas rurales.

“Para el FIDA, la juventud rural es un segmento de actuación prioritario. Conocemos los graves problemas que sufren los y las jóvenes rurales de América Latina y el Caribe –desempleo, migración a las ciudades, precariedad laboral-, pero también sabemos que son quienes aportan nuevas ideas y tienen la capacidad de ver oportunidades donde nadie había imaginado”, dijo Rossana Polastri.

El Premio a la Innovación Juvenil Rural se creó precisamente para fomentar esa creatividad, que es fundamental a la hora de solucionar viejos problemas como la falta de productividad y acceso a los mercados de la agricultura familiar.

Los diez grupos premiados tendrán la oportunidad de fortalecer sus capacidades como personas y como organizaciones mediante programas de tutoría, oportunidades de intercambio y de difusión de sus iniciativas por toda la región LAC.

“Estamos seguros que ello contribuirá a que sigan poniendo sus capacidades al servicio de un desarrollo rural inclusivo y sostenible, algo clave para conseguir lo que todos soñamos: una sociedad en la que nadie quede atrás y que pueda resistir el impacto de graves crisis como la pandemia de COVID-19”, aseguró Polastri.

Los premiados en las distintas categorías son:

Acción Climática. El grupo Sembrando Vida, en Buga Valle, en la provincia del Valle del Cauca, Colombia, está formado por la ambientóloga Karem Bejarano y sus hermanos, quienes apoyan el funcionamiento de un vivero forestal del que se benefician madres cabeza de familia y jóvenes desplazados por la violencia que retornaron a la comunidad.

Comunicación y tecnología. Raíz Capixaba es una empresa de agrotecnología formada por ocho jóvenes ingenieros y economistas del estado de Espirito Santo, Brasil. Desarrollaron una aplicación que conecta directamente a 251 agricultores familiares con el mercado.

Conservación. Flor de Tierra es una empresa de tres jóvenes guatemaltecos que desarrolla productos orgánicos, principalmente abonos y suplementos alimenticios para animales y promueve el uso adecuado de los microorganismos en actividades agropecuarias. Sus productos se comercializan en los departamentos de San Marcos y Quetzaltenango.

Educación. Una Mano para Oaxaca nació para apoyar la recuperación de zonas afectadas por los sismos en el Istmo de Tehuantepec (Oaxaca, México). Realiza actividades de fortalecimiento del tejido social y la identidad indígena zapoteca, mediante talleres de recuperación de oficios tradicionales, rutas culturales y programas de educación popular.

Generación de ingresos. Gralha Azul (Urraca Azul) es una red colaborativa de turismo que genera ingresos para familias indígenas y no indígenas y un número variable de jóvenes y pequeños comercios en Turvo, Paraná, Brasil. Posee una oferta que realiza a medida del cliente, incluyendo deportes de aventura y visitas culturales a comunidades indígenas y afrobrasileñas (quilombolas).

Inclusión financiera. Libertat es una empresa colombiana de programas de educación financiera rural con una metodología educativa basada en el lenguaje cercano, en el uso de casos de la vida real y en el juego..

Seguridad alimentaria. El Grupo Pé na terra (Pies en la tierra) promueve la alimentación natural y la agricultura sostenible como senda hacia una sociedad más justa. Su trabajo agroforestal busca unir la recuperación de los bosques de Río Grande do Sul, Brasil, con la producción orgánica de alimentos, que comercializan a través de una feria local.

Sostenibilidad. Hexa Biotech es una empresa que produce alimento animal de forma sostenible aprovechando los procesos fisiológicos de la mosca soldado negro. Transforman toneladas de residuos orgánicos en toneladas de fertilizante orgánico además de toneladas de alimento animal. Operan en Coahuila, México.

Inclusión de grupos vulnerables. Dentro de esta categoría se concedieron dos premios:

AgroWayu es un agroemprendimiento conformado por jóvenes ingenieros peruanos apasionados por los proyectos de alto impacto social que benefician directamente a familias indígenas de zonas rurales. Su objetivo es el desarrollo de productos nutritivos que tengan la capacidad de reemplazar a los alimentos que no son saludables para los niños.

Fortalecimento e consolidação de grupos de coletores de sementes do Cerrado (Fortalecimiento y consolidación de grupos de recolectores de semillas del Cerrado) es un grupo de jóvenes de la región del Alto Rio Pardo, en el estado de Minas Gerais, Brasil que apoya a comunidades tradicionales en la preservación de las especies autóctonas del Cerrado, la sábana tropical que ocupa buena parte del centro de Brasil.

Para obtener más información sobre el Premio a la Innovación Juvenil Rural en América Latina y el Caribe puede hacer clic aquí.

 

 

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer la resiliencia. Desde 1978, hemos destinado 22 400 millones de dólares de los Estados Unidos en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura. Para más información, visite: www.ifad.org/es.

Comunicado de prensa n.º: IFAD/31/2020