Fighting fires with rice paddies in Sierra Leone

IFAD Asset Request Portlet

Asset Publisher

Fighting fires with rice paddies in Sierra Leone

© IFAD/Oliver Mundy

Los agricultores de Sierra Leona han reemplazado los cultivos de corta y quema por el cultivo del arroz en los pantanos interiores, lo que ha reducido la cantidad de incendios forestales, como demuestra un estudio basado en el sistema de información geográfica (SIG).

El Programa de Comercialización de la Producción de los Pequeños Agricultores, respaldado por el FIDA, ha ayudado a casi 150 grupos de agricultores de toda Sierra Leona a mejorar las prácticas para el cultivo del arroz de tierras húmedas. El programa ha instalado sistemas de riego de bajo costo en los pantanos ubicados en los valles y ha creado canales y diques, de modo que los agricultores pueden canalizar y desviar el agua hacia los lugares que lo necesitan y evitar que las fuertes precipitaciones arrasen las plántulas de arroz. 

Esta práctica permite cosechar el arroz, así como otros cultivos, tres veces al año y no solo una. Y, a su vez, el incremento en el rendimiento da lugar a un aumento de los ingresos y la seguridad alimentaria de los agricultores.

La mejora del cultivo del arroz de tierras húmedas en los valles también ha ocasionado otro beneficio imprevisto. Como se ha observado en un estudio reciente, la plantación de arrozales ha reducido la cantidad de incendios forestales ocurridos en las zonas aledañas.

Muchos de los agricultores que participan en el programa se están centrando más en cultivar arroz de tierras húmedas y ya no se dedican tanto a los cultivos de corta y quema, que consisten en desbrozar una parcela forestal, normalmente a través de la quema, a fin de dejar espacio para el cultivo del arroz, entre otros productos.   Los agricultores cultivan la tierra durante varios años hasta que el suelo deja de ser fértil, y posteriormente se trasladan a otra parcela. Esta práctica tiene varios inconvenientes: el rendimiento de los cultivos suele ser escaso y son muy perjudiciales para el medio ambiente local.

Images showing the decrease in annual fires around surveyed swamps between 2012 (left) and 2018 (right).

A través del personal local del programa y de los propios agricultores, el personal del FIDA se enteró de que los agricultores locales habían comenzado a cultivar en las tierras húmedas en lugar de emplear la práctica de corta y quema. En la misión final del proyecto, llevada a cabo en 2019, se decidió investigar más esa cuestión. En particular, varios miembros del personal del FIDA, que trabajaban en un proyecto dirigido a integrar el SIG en las actividades de supervisión de la organización, se dieron cuenta de que, posiblemente, los resultados del cambio en las prácticas de cultivo de los agricultores se podían percibir desde el espacio.

Y no se equivocaron.

Gracias al exhaustivo y coordinado análisis llevado a cabo por el personal del programa, el equipo GeoM&E del FIDA pudo comparar los pantanos que se habían acondicionado a través del programa con otros que no se habían modificado. A continuación, contrastaron esa información con un conjunto de datos del Sistema de Información sobre Incendios para la Gestión de Recursos (FIRMS) de la NASA.

Se produjeron una media de 2,8 incendios menos al año en un radio de 10 km alrededor de los campos de arrozales plantados a través del programa, lo que equivale a una reducción de más del 60 % en el transcurso de todo el proyecto.  

This image shows the locations of fires (purple and blue dots) compared with a swamp developed by the programme (white). In this case, there were two fires within a 2-km radius of this swamp.

El análisis econométrico y el SIG mostraron que se había producido una media de 1,0 incendio menos en un radio de 5 km, y de 0,3 incendios menos en un radio de 2 km. Esas mediciones permanecieron invariables después de examinar otros posibles factores de desviación, como las precipitaciones, la temperatura, el grado de inclinación de los terrenos y la infraestructura vial. Todos los resultados registraron un valor de p igual a 0,001, lo que implica que eran estadísticamente significativos (es decir, existía una probabilidad muy baja de que los resultados fueran fruto del azar).

Ese análisis solo se pudo llevar a cabo gracias a que el personal del programa recabó de manera rigurosa las coordenadas de posicionamiento global (GPS) de cada pantano en el marco de las iniciativas de planificación, seguimiento de los progresos y notificación de los resultados. En total, se cartografiaron más de 3 281 hectáreas de pantanos, de las cuales en última instancia se acondicionaron un total de 1 411 hectáreas.

A programme staff member collects the GPS coordinates of a paddy. © Smallholder Commercialization

El programa no previó que las plantaciones en los pantanos entrañarían una reducción de los incendios. Esos resultados demuestran que las actividades de desarrollo de los valles, como las emprendidas en el marco de este programa, benefician tanto a los agricultores como al medio ambiente. Asimismo, sugieren que el modelo de desarrollo de los valles podría reproducirse en otros lugares de Sierra Leona. En efecto, ya han comenzado los trabajos preliminares gracias a un nuevo proyecto respaldado por el FIDA en el país.

Los buenos resultados de este estudio también confirman que la recopilación y el seguimiento de las coordenadas GPS de las actividades de los proyectos constituyen una herramienta de gestión muy útil, y que la comparación de las ubicaciones de los proyectos con conjuntos de datos externos puede dar lugar a nuevas apreciaciones.

 

Agradecimientos

El estudio estuvo financiado por la Iniciativa para la promoción de la innovación del FIDA. Los autores desean expresar su agradecimiento a Abu Bakar Sidique Bangura, oficial encargado del SIG, y al resto del equipo del Programa de Comercialización de la Producción de los Pequeños Agricultores por su contribución a la información presentada en este documento.

Obtenga más información sobre la labor del FIDA en Sierra Leona.