President de Nigeria: La Pobreza es un Peligro para la Paz y la Estabilidad Mundial

IFAD Asset Request Portlet

Asset Publisher

President de Nigeria: La Pobreza es un Peligro para la Paz y la Estabilidad Mundial

Comunicado de prensa IFAD 13/02

Roma, 19 febrero 2002 – La pobreza rural constituye una amenaza para la paz y la estabilidad de todo el mundo, no solo para los países en desarrollo, afirmó este martes el Presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, al inaugurar el Vigésimo Quinto Consejo de Gobernadores del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

Al dirigirse a los representantes de los 162 países miembros de esta agencia de Naciones Unidas que tiene su sede en Roma, el mandatario subrayó que existe una estrecha relación entre pobreza y una paz duradera.

Señaló en la reunión, que se clausura mañana, que la pobreza rural tiene profundas implicancias para la armonía social y la estabilidad de toda la comunidad mundial: “los sistemas agrícolas débiles tienden a gravar la pobreza rural, que a su vez ofrecen un terreno fértil para el malcontento y las agitaciones políticas”.

A su juicio, la solución de este problema reside en “nuestra resolución colectiva de aumentar los niveles de vida de los pobres rurales a través de un incremento de la productividad agrícola y el acceso al mercado”.

La pobreza rural, manifestó el Presidente de Nigeria, es además en gran parte responsable del peligroso aumento de la emigración del campo a la ciudad, una situación que calificó de preocupante, que se registra en la mayoría de los países en desarrollo y que provoca tensión social y violencia.

La única manera para combatir el hambre y la pobreza de manera duradera, dijo el Presidente Obasanjo, es afrontando el problema a la raíz, en las áreas rurales en las cuales la pobreza está más profundamente consolidada.

Sostuvo que es imperativo aumentar la ayuda a la pobreza rural, cambiando la tendencia de los últimos años de destinarla más al sector urbano: las ayudas internacionales a los sectores rurales han disminuido en un 50 por ciento entre 1988 y 1999.

El FIDA es la única agencia especializada de Naciones Unidas cuyo mandato es ayudar a los pobres rurales. De 1,2 mil millones de personas que vive en la extrema pobreza - con un dólar diario- más del 75 por ciento se encuentra en las áreas rurales.

Desde su fundación en 1977, el FIDA ha financiado 603 proyectos en 115 países con 7,3 mil millones de dólares, beneficiando a más de 254 millones de pobres rurales y ha ofrecido más de 1.500 becas de estudio para la investigación y la asistencia técnica. El Fondo está consciente que queda aún mucho por hacer, según se señaló en la conferencia.

En la Cumbre del Milenio de Nueva York, en el 2000, la comunidad internacional se propuso reducir a la mitad el número de pobres y hambrientos en el 2015, objetivo que no se está logrando –se ha reducido en seis millones al año en lugar de los 20 millones que se requieren para obtener esa meta-, que el Presidente de Nigeria calificó de prioritaria.

El Presidente subrayó, al referirse a su país, los progresos alcanzados en el restablecimiento de las infraestructuras sociales y económicas, tras el derrumbe que experimentaron tras décadas de regímenes militares. Obasanjo fue elegido en 1999.

Sin embargo, con una población de 125 millones de personas, de 250 diferentes grupos étnicos, Nigeria es uno de los 20 países más pobres del mundo, con el 72 por ciento de su población que se encuentra en esa condición, de la cual, el 35 por ciento vive con un dólar diario.

El FIDA le otorgó a Nigeria en diciembre pasado un préstamo de 30 millones de dólares para aliviar la pobreza en ocho regiones del país, que otorgará ayuda a más de 2,5 millones de pobres rurales, que en gran parte son mujeres cabezas de familia.

La agencia de la ONU se propone incrementar sus operaciones en Nigeria, junto a otros organismos de Naciones Unidas, para ayuda a esta joven democracia a realizar los cambios que necesita.


El FIDA es un organismo especializado de las Naciones Unidas con un mandato específico para combatir el hambre y la pobreza en las regiones más desfavorecidas del mundo. Desde 1978 el FIDA ha financiado 603 proyectos en 115 países y en el Lado Oeste y Gaza por un total de aproximadamente 7.3 mil millones de dólares en préstamos y donaciones. Mediante estos proyectos, alrededor de 250 millones de personas de las zonas rurales han tenido la oportunidad de salir de la pobreza. El FIDA pone la mayor parte de sus recursos a disposición de los países de bajos ingresos en condiciones muy favorables, con 40 años de plazo para su pago, incluyendo un período de gracia de hasta 10 años con un cargo por servicio de 0.75% al año.