IFAD Asset Request Portlet

Asset Publisher

Discurso de clausura del 28º período de sesiones

Señor Presidente del FIDA,
Distinguidos Gobernadores y delegados,
Señoras y señores:

Ha llegado el momento de clausurar el 28º período de sesiones del Consejo de Gobernadores. Este período de sesiones ha marcado un hito en la historia del Fondo al haberse tratado en él temas de primordial importancia para el futuro de la organización, en especial la elección del Presidente del Fondo y la organización de la Consulta sobre la Séptima Reposición de los Recursos del FIDA. Cabe destacar especialmente la renovación del nombramiento del Presidente Båge y la reiteración del apoyo que le han expresado los países de las tres Listas del FIDA.

Este período de sesiones también quedará grabado en nuestras memorias por los distinguidos invitados que nos han honrado con sus discursos durante la ceremonia inaugural. Ha sido un gran honor para el Consejo escuchar el estimulante discurso del Presidente de la República de Uganda, Excelentísimo Señor Yoweri Kaguta Museveni. Pese al alto rango internacional a que ha llegado, el Presidente Museveni no ha perdido de vista las realidades a que se enfrentan los pobres. Bajo su liderazgo, Uganda se ha erigido como sólido ejemplo de la capacidad de crecimiento y mejoramiento de África. El acento puesto por el Presidente en la necesidad de encarar los problemas de la pobreza de manera integrada a fin de alcanzar un desarrollo sostenible es un llamamiento al que todos deberíamos responder aportando nuestros conocimientos, experiencia y recursos financieros.

El Primer Ministro Guy Verhofstadt pronunció un elocuente discurso de apertura en el que destacó la importancia fundamental de las asociaciones y la cooperación en todos los planos e hizo un llamamiento explícito a la unidad, no sólo en el entorno de las Naciones Unidas, sino también entre las organizaciones gubernamentales, intergubernamentales y no gubernamentales para poder alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio.

Los Gobernadores acogieron con agrado el mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas, Excelentísimo Señor Kofi Annan, en el que reiteró la importancia de la función del FIDA en la lucha contra la pobreza rural como parte del empeño colectivo en pro de los objetivos de desarrollo del Milenio. El Secretario General hizo hincapié en que el 75% de las personas en situación de pobreza extrema viven en zonas rurales y su supervivencia depende de actividades relacionadas con la agricultura. En consecuencia, para lograr los objetivos de desarrollo del Milenio es fundamental reducir la pobreza rural de manera sostenida. En su declaración, el Presidente Båge puso de relieve los progresos realizados por la organización en los últimos cuatro años y describió sus planes para reforzar la institución y ampliar su programa de trabajo con el fin de llegar a un número mayor de pobres rurales en los próximos cuatro años.

Tuvimos el privilegio de oír cómo el país anfitrión del FIDA le reiteraba su apoyo en el mensaje del Excelentísimo Señor Gianfranco Fini, Viceprimer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores de la República italiana, leído en su nombre por el Excelentísimo Señor Gianluigi Magri. Deseo expresar, en nombre de mis colegas Gobernadores, nuestro sincero agradecimiento al Gobierno italiano por la manifestación concreta de su compromiso con el Fondo, como atestigua el anuncio de su intención de aportar una suma adicional de EUR 5 millones para apoyar la labor del FIDA en la esfera del microcrédito, un ejemplo que debería darnos pie a reflexionar y todos deberíamos seguir en este período de la Consulta sobre la Séptima Reposición de los Recursos del FIDA.

 

En un momento en el que la fecha de 2015 parece tan cercana y los objetivos de desarrollo del Milenio tan lejanos todavía, los mensajes del Señor Jacques Diouf, Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, leído en su nombre por el Señor David Harcharik, y del Señor James Morris, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, presentado en su nombre por el Señor Jean-Jacques Graisse, tuvieron la capacidad de levantarnos el ánimo. La estrecha colaboración entre el FIDA y sus organizaciones hermanas en Roma, hoy día más intensa que nunca, está dando frutos para las personas pobres y con hambre de todo el mundo. Los ejemplos de intervenciones conjuntas que han tenido éxito, citadas por ambas organizaciones, demuestran que juntos llegaremos a nuestra meta.

Pese a las diferencias geográficas y culturales, los Gobernadores aunaron sus voces para apoyar el mandato del Fondo, instar a que prosiga el loable trabajo que ya está realizando y pedir al FIDA que no ceje en su empeño por liberar a la humanidad del flagelo de la pobreza.

El Consejo renovó el nombramiento del Señor Lennart Båge por un segundo mandato de cuatro años en el cargo de Presidente del FIDA. Una vez más, permítanme expresarle mis más sinceras felicitaciones, en nombre de todos los aquí presentes, y prometerle nuestro apoyo inquebrantable en su labor de hacer del Fondo una organización más eficiente y un agente decisivo en el logro de los objetivos de desarrollo del Milenio.

Distinguidos Gobernadores,

Este período de sesiones dio comienzo a su programa de trabajo en un tono muy positivo con la aprobación de la solicitud de ingreso presentada por la República de Kiribati que se convertirá en nuestro 164º Estado Miembro. La fortaleza de una institución radica en la suma de sus partes, y tengo la certeza de hablar en nombre de todos los Gobernadores al dar la bienvenida entre nosotros a este nuevo Miembro.

Tras haber escuchado los mensajes de apoyo de nuestros Estados Miembros, los Gobernadores fueron testigos de las consecuencias financieras positivas contenidas en el informe sobre la Sexta Reposición de los Recursos del FIDA. Los instrumentos de contribución y los pagos efectuados en relación con promesas no respaldadas por instrumentos de contribución recibidos por el Fondo ascienden en estos momentos al 87,6% de las promesas, lo que representa un aumento del 21,3% desde el último período de sesiones. Gracias a unos pagos que suman la cifra de cerca de USD 270 millones o, lo que es igual, superan el 50% de las promesas realizadas, el Fondo ha podido aumentar su programa de trabajo y, por lo tanto, llegar a un mayor número de pobres rurales que son, en definitiva, nuestros beneficiarios.

En este período de sesiones se hizo un llamamiento para velar por que el éxito de la Sexta Reposición pueda repetirse y ampliarse y el Fondo se halle en situación de aumentar el volumen de sus operaciones. En ese sentido, y recordando que el período de la Sexta Reposición concluye en diciembre de 2006, se organizó la Consulta sobre la Séptima Reposición de los Recursos del FIDA. Hemos confiado esta tarea a los Miembros de la Consulta, y tengo la certeza de hablar en nombre de todos mis colegas Gobernadores al desearles pleno éxito en el desempeño de estas funciones.

Nunca se recalcará lo suficiente la importancia de esta tarea. A lo largo de este período de sesiones hemos oído una y otra vez que la labor de nuestro Fondo es de vital importancia para que los objetivos de desarrollo del Milenio adoptados por los líderes mundiales en 2000 no se reduzcan a una mera aspiración. En ese sentido, se tomó nota con reconocimiento de la declaración del Primer Ministro de Bélgica de que su país tenía intención de conseguir el objetivo de destinar el 0,7% a la asistencia oficial para el desarrollo. Ha llegado la hora de que todos nosotros traduzcamos nuestras palabras en hechos y garanticemos que el FIDA dispone de los recursos necesarios para hacer lo que sabe hacer mejor, es decir, dar a los pobres de las zonas rurales la oportunidad de salir de la pobreza.

El Consejo de Gobernadores aprobó el presupuesto administrativo del FIDA y de su Oficina de Evaluación independiente para 2005. Asimismo se aprobó un gasto extraordinario para la nueva Sede del FIDA, y desearía aprovechar esta oportunidad para expresar mi más sincero agradecimiento al Gobierno italiano por haber hecho posible que el FIDA finalmente tenga una sede oficial adecuada concentrada en un único edificio, lo que no sólo aumentará la seguridad del personal sino también la eficacia y eficiencia de la organización en su conjunto.

El Consejo tuvo ante sí un informe detallado de los progresos realizados en la aplicación del sistema de asignación de recursos basado en los resultados dentro del FIDA, y acogió con agrado los resultados del primer ciclo anual de evaluación de los resultados y de asignación de recursos.

En el informe sobre la marcha del Programa de Cambio Estratégico del Fondo se proporcionó una actualización sobre el nuevo rumbo seguido por el programa tras su reajuste y su aplicación efectiva como resultado del examen de sus actividades realizado en 2004.

La Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra nos presentó las enseñanzas extraídas de sus actividades de 2004 y destacó la constante necesidad de que los pobres de las zonas rurales tengan un acceso seguro a la tierra y la oportunidad de influir en las decisiones normativas en los planos nacional e internacional. El Mecanismo Mundial de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación también informó sobre sus actividades operacionales en 2004 y esbozó los logros conseguidos hasta la fecha en el establecimiento de asociaciones y la movilización de recursos en el marco de su Plan de Actividades para 2003-2006.

Distinguidos Gobernadores,

Deseo expresarles mi agradecimiento por haberme honrado con la tarea de formar parte de la Mesa del Consejo de Gobernadores. Agradezco al Presidente del Consejo y a mi colega, el Vicepresidente, la excelente colaboración que ha caracterizado nuestra labor de presidir colectivamente estos dos últimos período de sesiones, y a todos ustedes, distinguidos Gobernadores, el habernos facilitado gentilmente nuestra labor.

Debemos dar las más encarecidas gracias a los funcionarios del FIDA, quienes tan diligentemente han trabajado para organizar esta conferencia de manera tan satisfactoria. Deseo añadir aquí que los miembros de los comités de votación y de escrutinio deben estar especialmente orgullosos de haber realizado una función tan delicada y agobiante con tal eficiencia. Quiero asimismo expresar unas palabras especiales de agradecimiento a todos aquellos que se encuentran tras los bastidores, sin cuyo trabajo ninguna conferencia sería posible, entre ellos a los intérpretes y al personal técnico, sin olvidar, por supuesto, a los ordenanzas de conferencia por su discreta actuación.

Una vez más me congratulo con el Presidente Båge por la renovación de su nombramiento y por la extraordinaria labor ya realizada durante su primer mandato. En estos últimos cuatro años se han experimentado numerosos cambios en la organización y su manera de funcionar, clara muestra de la visión que emana desde lo más alto: una visión que este Consejo ha decidido respaldar asegurándose de que el Señor Båge pueda seguir dirigiendo la organización para que sea cada vez más fuerte y más eficaz con el apoyo de sus Estados Miembros.

Señoras y señores,

En la historia de cualquier organización siempre hay numerosos momentos decisivos, y en este período de sesiones del Consejo de Gobernadores se ha puesto de manifiesto la importancia que cada uno de esos momentos puede tener en los cimientos mismos de la organización y en su futuro. Nuestra labor debe continuar con la Séptima Reposición y sólo aumentando los recursos de la organización, y consecuentemente sus operaciones, podemos facilitar los medios necesarios para que el FIDA cumpla su mandato hasta sus últimas consecuencias. No nos olvidemos de este mandato: "dar a los pobres de las zonas rurales la oportunidad de salir de la pobreza". Es nuestro mandato, nuestra responsabilidad, nuestro compromiso con los beneficiarios. ¡Manos a la obra!

Con estas palabras, declaro clausurado el 28º período de sesiones del Consejo de Gobernadores.