COVID-19 banner

COVID-19

La COVID-19 es la enfermedad infecciosa ocasionada por el SARS-CoV-2, el nuevo tipo de coronavirus descubierto. El brote, surgido en Wuhan (China) a finales de 2019, se ha propagado con gran velocidad por todo el mundo y ha perturbado profundamente una serie de actividades fundamentales de las que todos dependemos, como los sistemas agrícolas y alimentarios. Así, ha puesto en peligro a todos aquellos cuyo sustento depende de esas actividades.

La pandemia del coronavirus es una emergencia mundial que afecta a todos los países y requiere la adopción de medidas inmediatas y sostenidas a nivel internacional. Si bien nuestra principal prioridad radica en mitigar las terribles repercusiones económicas y humanas sufridas en todo el mundo, también nos preocupan profundamente los problemas subyacentes que plantea esta emergencia, en especial para quienes se encuentran en mayor riesgo de sufrir consecuencias graves, esto es, los ancianos, los hogares pobres, las personas subalimentadas y quienes viven en zonas rurales remotas sin acceso a servicios ni asistencia. Esas dificultades agudizan los riesgos de la actual pandemia y no se deben pasar por alto.

Unos 736 millones de personas viven actualmente en situación de extrema pobreza, una de las causas fundamentales de múltiples desafíos a nivel mundial, desde los problemas de salud hasta el malestar social o la migración. Mientras tanto, el hambre ya iba en aumento durante varios años antes de la pandemia, devastando las vidas de 690 millones de personas, no solo arrebatando su futuro, sino que también debilitando su inmunidad y su salud; una combinación que, en el contexto de la crisis en curso, resulta más peligrosa que nunca. La inseguridad alimentaria y la pobreza son más acuciantes entre los grupos marginados de las zonas rurales, en particular las mujeres y los jóvenes.

Hay informes preocupantes sobre el impacto que tendrá la COVID-19 entre las poblaciones rurales, donde la pobreza, la subalimentación y la falta de acceso a la atención sanitaria básica hacen que la población resulte especialmente vulnerable Dado que nuestra labor se centra en los más pobres entre los pobres, tememos que el impacto de la COVID-19 en nuestro grupo de beneficiarios sea especialmente pronunciado.

Las crisis a corto plazo pueden dar lugar a problemas, deficiencias, falta de inversiones y vulnerabilidades a largo plazo.

La propagación de la enfermedad puede resultar devastadora para las comunidades pobres del medio rural y los pequeños productores de alimentos, que ya se enfrentan a desafíos como la escasa resiliencia, la nutrición deficiente y el acceso limitado a los recursos y los servicios. Muchos países dependen de esas comunidades para mantener la seguridad alimentaria a nivel nacional. No obstante, la pandemia y las perturbaciones conexas en el comercio, los viajes y los mercados podrían limitar la producción y la disponibilidad de los alimentos.

Nos han informado reiteradamente de que se han producido interrupciones en las cadenas de suministros, que han afectado a la producción agrícola en algunos de nuestros países beneficiarios. No obstante, los pequeños agricultores, con el apoyo del FIDA y de los gobiernos, están demostrando ser actores clave para garantizar el acceso de las poblaciones locales a los alimentos en medio de las interrupciones que están sufriendo los sistemas alimentarios. En líneas más generales, se prevé que la crisis tendrá repercusiones profundas en la economía mundial, lo que afectará sin duda a los pequeños productores de las zonas rurales a una escala mucho mayor.

La mitigación de los efectos del brote implica prestar apoyo directo a las poblaciones que más lo necesitan.

En torno al 63 % de las personas más pobres del mundo trabajan en la agricultura, la gran mayoría en pequeñas explotaciones agrícolas. La mayor parte de las personas más pobres, hambrientas y marginadas viven en zonas rurales, y ahí es donde la comunidad de desarrollo debe centrar sus iniciativas a medio y largo plazo.

Ideas principales

  • La COVID-19 es una pandemia mundial que está teniendo efectos tangibles en el sector agrícola.
  • Además de sus posibles efectos en la salud de las personas, la COVID-19 amenaza con afectar gravemente los medios de vida de los agricultores pobres del medio rural, que dependen de la agricultura.
  • Dado que nuestra labor se centra en los más pobres entre los pobres, tememos que el impacto de la COVID-19 en nuestro grupo de beneficiarios sea especialmente pronunciado.
  • Las inversiones en los programas agrícolas rurales pueden contribuir a reforzar la autosuficiencia de las personas, mitigar el impacto de los fenómenos graves, garantizar una seguridad y unos sistemas alimentarios más sostenibles y mejorar la resiliencia en los Estados en situaciones de fragilidad. 
  • El crecimiento económico en la agricultura es entre dos y tres veces más eficaz para reducir la pobreza y la inseguridad alimentaria que el crecimiento en otros sectores. Las inversiones en la agricultura en pequeña escala pueden ayudar a reactivar la producción alimentaria y crear empleos tras una crisis, así como a facilitar la recuperación de las comunidades rurales.

Para obtener información actualizada sobre la enfermedad por el nuevo coronavirus (COVID-19), remítase a la Organización Mundial de la Salud.

Publicaciones relacionadas

Publicaciones relacionadas

Mecanismo de Estímulo para la Población Rural Pobre

junio 2019
Dada la magnitud del reto que supone esta crisis, en abril de 2021 el FIDA puso en marcha un Mecanismo de Estímulo para la Población Rural Pobre de donantes múltiples (RPSF en sus siglas en inglés) en respuesta a la COVID-19. Esta iniciativa se ajusta al marco de respuesta socioeconómica a la COVID-19 de las Naciones Unidas y complementa los esfuerzos más amplios de respuesta del FIDA en relación con la COVID-19. Su objetivo es mejorar la capacidad de recuperación de los medios de vida rurales en el contexto de la crisis, asegurando un acceso oportuno a los insumos, la información, los mercados y la liquidez.

Noticias relacionadas

Noticias relacionadas

Los pequeños productores de la República de Sudán del Sur reciben apoyo del FIDA para salvaguardar sus medios de vida ante la crisis del COVID-19

mayo 2021 - NOTICIAS
El FIDA proporcionará financiación para ayudar a 23 900 personas vulnerables de las zonas rurales en la República de Sudán del Sur. Esta donación ayudará a reducir el impacto de la pandemia de la COVID-19 en sus actividades agropecuarias y de pesca y a salvaguardar sus medios de vida.

Los Gobiernos deben contener el impacto desproporcionado de la COVID-19 en las mujeres del medio rural, afirma el Presidente del FIDA en el Día Internacional de las Mujeres Rurales

octubre 2020 - NOTICIAS
El suministro de alimentos está en riesgo si no comenzamos a dar prioridad a las mujeres rurales durante esta pandemia, afirmó Gilbert F. Houngbo, Presidente del FIDA, en una fuerte exhortación a los Gobiernos para que aumenten la inversión en las mujeres rurales.

El FIDA se alía con sus asociados para aumentar la resiliencia e impulsar el desarrollo en el Sahel

diciembre 2020 - NOTICIAS
El FIDA se alía con la FAO y el PMA, así como con el Grupo de los Cinco (G5) del Sahel y el Fondo Verde para el Clima, a fin de revitalizar la actividad económica y los sistemas alimentarios en los países del G5 del Sahel y en la República del Senegal.

Blogs relacionados

Blogs relacionados

Mantener los servicios de extensión esenciales para los pequeños productores durante la COVID 19

junio 2020 - BLOG
Los servicios de extensión agrícola juegan un papel fundamental en la creación de capacidad para que los productores mantengan buenas prácticas agrícolas.

¿Qué importancia tienen los mercados tradicionales de productos frescos?

junio 2020 - BLOG
Desde que se desató el virus de la COVID-19, ha circulado mucha información verídica y errónea sobre estos mercados; y se han elevado voces a nivel internacional para mejorar su regulación, o incluso para que se cierren. Los mercados de productos frescos suelen jugar un papel importante para mejorar la dieta de las comunidades rurales pobres y, a menudo, constituyen un lugar central donde los pequeños productores pueden vender sus productos agrícolas directamente a los consumidores.

Los agricultores en pequeña escala pueden ayudar a crear sistemas alimentarios resilientes en el mundo posterior a la COVID-19

mayo 2020 - BLOG
Antes de que comenzara la pandemia de COVID-19, más de 820 millones de personas padecían hambre. Decenas de millones más se les unirán si no adoptamos las medidas adecuadas y con rapidez. En particular, se está poniendo a prueba la resiliencia de los productores en pequeña escala y la comunidad internacional tiene que dar un paso adelante para ayudarles, a fin de evitar una crisis alimentaria mundial.

Contenidos web relacionados

Historias relacionadas

Historias relacionadas

Un servicio de información digital que ayuda a los pequeños agricultores a enfrentarse a la COVID-19

abril 2021 - RELATO
La Federación Nacional de Productores Agrícolas de Kenya está poniendo en marcha una plataforma de información móvil para ayudar a sus miembros y a otros agricultores del país.

Soluciones extraordinarias: la población afrocolombiana utiliza todo su ingenio para luchar contra la COVID-19

mayo 2020 - RELATO
Enfrentada históricamente a las tasas de inseguridad alimentaria más altas del país, la vida de la comunidad afrocolombiana siempre ha tenido capacidad de resiliencia.

Los jóvenes indígenas en la agricultura durante la crisis de la COVID-19

agosto 2020 - RELATO
La pandemia de COVID-19 ha obligado a muchas personas a replanteárselo todo: sus prioridades, su trabajo, incluso su papel en la sociedad.