people - banner

people - intro

Las pequeñas producciones agrícolas juegan un papel importante en la alimentación del mundo

En 2050 habrá más de 9 000 millones de personas viviendo sobre la Tierra, 2 000 millones más de bocas que alimentar que hoy en día. Para satisfacer las crecientes necesidades del mundo, hará falta duplicar la producción agrícola antes de 2050, reducir los desechos alimentarios y lograr sistemas alimentarios sostenibles y eficientes.

El desafío consiste en alimentar a una población en crecimiento sin poner en riesgo un planeta ya de por sí frágil.

Una manera de hacerlo es invirtiendo en prácticas agrícolas sostenibles y respetuosas con el clima, impulsadas por el mayor grupo de productores locales de alimentos del mundo: los pequeños agricultores.

Conozca a las personas

Los pequeños agricultores cultivan los alimentos que nutren a sus naciones, los cuales representan hasta el 80 % de la producción en el África Subsahariana y en algunas partes de Asia.

En la actualidad, más de 3 400 millones de personas viven en zonas rurales, la mayoría de las cuales trabaja en pequeñas producciones agrícolas para producir alimentos para sus comunidades. Sin embargo, irónicamente, también son algunas de las personas más pobres y hambrientas del mundo. 

Las pequeñas producciones representan hasta el 80 % de la producción en el África Subsahariana y en algunas partes de Asia. No obstante, millones de habitantes de las zonas rurales sufren la falta de alimentos, recursos, financiación, infraestructura y otras opciones.

Con una mayor inversión, los pequeños agricultores pueden aumentar su producción, acceder a los mercados y mejorar sus medios de vida.

Publicador de contenidos

También prestamos especial atención a los grupos más vulnerables de las comunidades rurales remotas, entre ellos:

También prestamos especial atención a los grupos más vulnerables de las comunidades rurales remotas, entre ellos:

El 85 % de los jóvenes del mundo (de 15 a 24 años) vive en países en desarrollo, principalmente en zonas rurales. Como agricultores y productores del futuro, estos jóvenes tienen el potencial de ayudar a alimentar a la población mundial en aumento. No obstante, abandonan cada vez más la agricultura y las zonas rurales en busca de mejores medios de vida en las ciudades o en el extranjero. 

Las mujeres contribuyen en gran medida a la agricultura y a las economías rurales, pero se enfrentan a muchos más desafíos que los hombres. Tienen menos acceso a los recursos y servicios, como la tierra, la financiación, la capacitación, los insumos y el equipamiento. Las mujeres rurales a menudo carecen de autoridad en sus hogares, organizaciones y comunidades.  

Los pueblos indígenas tienen culturas ricas y antiguas y consideran que sus sistemas sociales, económicos, ambientales y espirituales son interdependientes. Aportan valiosas contribuciones al patrimonio mundial gracias a sus conocimientos tradicionales y a su comprensión de la gestión de los ecosistemas. Pero los pueblos indígenas también se encuentran entre los grupos más vulnerables, marginados y desfavorecidos del mundo.