Organismo de las Naciones Unidas examina su enfoque de descentralización de sus operaciones en América Latina y el Caribe

Lima, 30 de mayo de 2016. Representantes gubernamentales y especialistas en desarrollo agrícola se reunirán en Lima el 31 de mayo para debatir sobre el enfoque del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) con respecto a la descentralización de sus operaciones en América Latina y el Caribe. En el taller se presentará una evaluación independiente del enfoque para la descentralización del FIDA, cuya publicación está planificada para diciembre de 2016. La actividad que se realizará en el Perú es uno de los cuatro talleres regionales que está organizando la Oficina de Evaluación Independiente del FIDA a fin de recabar observaciones y aportaciones de las partes interesadas en las operaciones financiadas por el FIDA.

El FIDA, cuya Sede se halla en Roma, comenzó este proceso de descentralización en 2003 y actualmente cuenta con 40 oficinas en los países a nivel mundial. El proceso se hace eco de una tendencia registrada en varias instituciones de desarrollo multilaterales, como el Banco Mundial y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que han fortalecido su presencia en los países en los que llevan a cabo sus operaciones. Actualmente el FIDA tiene cinco oficinas en países de América Latina y el Caribe.

En anteriores evaluaciones independientes de las operaciones del Fondo se concluyó que la presencia del FIDA en los países permitió que la organización esté más cerca de los proyectos y programas, le dio mayor visibilidad y posibilitó el aprovechamiento de los conocimientos especializados y el talento locales. La inversión en las oficinas en los países ha dado frutos tanto en términos de eficiencia como de eficacia. Por ejemplo, se han verificado beneficios en el desarrollo de los programas en los países y el apoyo a su ejecución, la creación de asociaciones, el diálogo sobre políticas, la gestión de los conocimientos y la innovación

“Sobre la base de los principales hallazgos de la evaluación, el FIDA podrá fortalecer su eficacia en el ámbito del desarrollo sobre el terreno y desempeñar un papel más eficaz en los países en los que trabaja, mejorando de ese modo los resultados y el impacto en los beneficiarios de los proyectos y consolidando capacidades locales para la ejecución de sus operaciones”, ha dicho Oscar A. Garcia, Director de la Oficina de Evaluación Independiente de FIDA.

El objetivo de la evaluación es responder preguntas como las siguientes: ¿cuál es la pertinencia de la descentralización con respecto al sentido de apropiación nacional y la dirección de la asistencia para el desarrollo?; ¿hasta qué punto la descentralización ha contribuido a lograr resultados en términos de desarrollo?; ¿cómo ha contribuido la descentralización administrativa y financiera en términos de eficiencia?

“Nunca se destacará lo suficiente la importancia de esta evaluación a nivel institucional”, ha afirmado Périn Saint-Ange, Vicepresidente Adjunto del FIDA. “Al comprender qué funcionó y qué no en nuestro proceso de descentralización, podremos mejorar las operaciones en cada país en particular y, en última instancia, ser más eficaces en mejorar las vidas de la población rural con la que trabajamos.”

El FIDA ha financiado 170 proyectos agrícolas y programas de desarrollo en América Latina y el Caribe desde que el Fondo se estableció en 1979, con una inversión total que asciende a USD 2 2 millones.

Comunicado de prensa n.º: IFAD/34/2016

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado casi 17 700 millones de dólares estadounidenses en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a unos 459 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

La Oficina de Evaluación Independiente (IOE) realiza evaluaciones de las políticas, estrategias y operaciones financiadas por el FIDA destinadas a promover la responsabilización y el aprendizaje. El objetivo principal es contribuir a mejorar el desempeño del FIDA y sus asociados en la reducción de la pobreza rural en los países receptores. Las evaluaciones independientes de la IOE valoran el impacto de las actividades financiadas por el FIDA y proporcionan un análisis de los éxitos y los fracasos –decir las cosas como son– al tiempo que determinan los factores que afectan al desempeño. Sobre la base de las aportaciones y recomendaciones que surgen de las conclusiones de las evaluaciones, la IOE también da a conocer conocimientos y experiencias del FIDA en materia de agricultura y desarrollo rural y los intercambia con un público más amplio.