Desarrollo Rural Integrado de la Region Pronorte (1990)

Evaluación pre-terminal

Evaluación

El Proyecto Rural Integrado de la región Pronorte (PRONORTE) se ha desarrollado en un contexto extremamente complejo: guerra, muy alta inflación, escasez crítica de insumos y productos básicos, limitaciones serias de financiamiento. Además, ha sido afectado por sequías y huracanes. Por eso, es notable que PRONORTE se haya ido ejecutando durante estos años y todavía más notable que en algunas dimensiones se hayan alcanzado resultados destacables. Esto se debió en buena medida a la motivación de su personal y a su capacidad de innovar en relación con un proyecto cuyo diseño omitió un aspecto crucial (el problema de la disponibilidad de agua), colocando demasiado énfasis en la producción de granos básicos, y cuya ejecución debió llevarse a cabo en un escenario tan complicado y cambiante.

En los años de ejecución del proyecto se ha logrado cumplir los objetivos de carácter social y de mejoramiento de las condiciones de vida de la población meta. En efecto, han mejorado las condiciones de salud y saneamiento ambiental de la zona a través de los resultados de un conjunto de actividades del proyecto (puestos y centros de salud, instalación de miniacueductos para agua potable, etc.); asimismo se ha más que duplicado el número de beneficiarios de crédito rural lo cual, unido al programa de investigación-capacitación-extensión agropecuaria, ha permitido una expansión del área sembrada con granos básicos tradicionales, así como un incipiente proceso de capitalización a pequeña escala a través del aumento del hato ganadero. Este proceso ha contribuido a diversificar la oferta de alimentos disponibles para la familia campesina.

Sin embargo, los resultados han sido limitados en lo que respecta a la transformación productiva de la región, es decir, desde la perspectiva del desarrollo de actividades económicas que pueden ser ejes de un crecimiento autosostenido para una real transformación en las condiciones de vida del campesinado. La estrategia de desarrollo agropecuario de PRONORTE estaba orientada fundamentalmente a granos básicos, para aumentar los rendimientos y la utilización del suelo (extender la producción a dos cosechas en el año en el caso de los granos tradicionales), mediante un mejoramiento del paquete tecnológico utilizado; sin embargo, no enfrentaba la principal restricción que presenta la zona para un despegue productivo y que lo constituye la disponibilidad de agua. Cabe destacar que PRONORTE corresponde a una primera generación de proyectos FIDA, cuyo énfasis estaba centrado en la producción de alimentos.

En el período de hiperinflación, el componente cuya ejecución resultó más afectada fue el crédito, erosionándose las recuperaciones. En cambio, y a pesar de las dificultades de ejecutar un proyecto en ese contexto, hubo avances significativos en la construcción de caminos y en la experimentación/extensión/capacitación. En este sentido, PRONORTE ofrece lecciones interesantes sobre cómo diseñar y ejecutar proyectos de desarrollo rural en condiciones de hiperinflación.

La Misión de Evaluación Pre-terminal recomienda extender la fecha de cierre del proyecto hasta diciembre de 1990, con el fin de completar el programa de actividades y poder así obtener el valor pleno de las inversiones realizadas con inversiones complementarias. Esto permitiría consolidar los logros del Proyecto. En la etapa final sería particularmente importante apoyar las inversiones en riego a fin de facilitar el crecimiento productivo en una zona donde la falta de disponibilidad de agua es un limitante crítico.

Durante lo que resta del período de ejecución del Proyecto, se recomienda apoyar la labor de supervisión del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) con consultorías y asistencia técnica para cuestiones específicas, identificadas de común acuerdo con la Dirección del Proyecto. Para viabilizar este apoyo a la supervisión/asistencia técnica, la Misión recomienda aprovechar los fondos y mecanismos disponibles a través del Proyecto RUTA, tanto por parte de "RUTA regional" como de "RUTA nacional". Una oportunidad para discutir aspectos concretos de esta recomendación será en ocasión del encuentro de SyE organizado por RUTA/FIDA a fines de marzo de 1990 en Costa Rica.

También en relación con el proceso de ejecución/supervisión, se recomienda que una Misión FIDA ad-hoc, compuesta por un alto funcionario de la Unidad de Administración de Préstamos y el Oficial de Proyectos responsable por Nicaragua (que, conjuntamente con la Dirección del Proyecto y el BCIE) formulen una propuesta que agilice el procedimiento de desembolsos.

En cuanto al diseño de futuros proyectos de este tipo, se recomienda prestar más atención a los factores limitantes de transformaciones básicas en la producción y productividad, particularmente la disponibilidad de agua, y las acciones que pueden aumentarla y regularizarla. En un contexto de alta inflación los componentes que apuntan a la transformación de las condiciones de producción y al desarrollo de las capacidades locales pueden ejecutarse considerablemente mejor que un componente de crédito y, por lo tanto, si se prevé un escenario de alta inflación es conveniente minimizar (no necesariamente eliminar) el componente de crédito y privilegiar, en cambio, los componentes que impliquen cambios en la infraestructura productiva y/o los social, así como el desarrollo de las capacidades locales.

Date

17 diciembre 1990

Countries

Nicaragua

Languages

English, Spanish