Conflicto

octubre 2005
En los últimos 25 años ha habido
al menos 80 guerras en todo el
mundo. Aunque los conflictos
violentos de hoy surgen en
lugares distintos, las semejanzas
entre ellos son sorprendentes:
casi todos son guerras civiles
y la mayoría de las víctimas son
civiles, no combatientes.
La mayoría de estos conflictos internos ocurren
en países pobres, lo que obstaculiza su desarrollo.
De hecho, más de la mitad de los países en los
que operan actualmente organismos
internacionales de desarrollo están en guerra.
Desgraciadamente, la mayoría de estos conflictos
tienen un carácter duradero, no son emergencias
temporales. Los conflictos de hoy duran por
término medio unos ocho años, el doble que
los conflictos anteriores a 1980, y en ellos perecen
muchas más personas por hambre y enfermedades
que en el enfrentamiento bélico en sí mismo.
Disponible en otros idiomas: Arabic, English, French, Italian, Spanish

La erradicación de la pobreza rural como primer paso para luchar contra la desertificación

octubre 2004

La degradación de la tierra —causada muchas veces por actividades humanas como el cultivo excesivo, la deforestación, el sobrepastoreo y el crecimiento demográfico— afecta a más de 1 000 millones de personas y al 40% de la superficie de la Tierra. La desertificación se produce cuando esa degradación ocurre en tierras áridas donde el suelo es particularmente frágil, las precipitaciones son mínimas y el clima, inclemente.

La desertificación incide directamente en las vidas de 650 millones de personas en 110 países. Contrariamente a la creencia popular, se trata de un proceso que a menudo se puede invertir. Hay muchas maneras de combatir la desertificación, por ejemplo mediante la aplicación de
tecnologías de utilización de la tierra y estrategias de uso del agua apropiadas. Sin embargo, uno de los métodos más eficaces para combatir la desertificación es erradicar la pobreza.

Potenciar la capacidad de acción de los pobres de las zonas rurales mediante el acceso a la tierra

junio 2004
A pesar de que las personas pobres que viven en las zonas rurales son los principales productores agrícolas del mundo, en muchos casos no tienen acceso a sus tierras y no ejercen control sobre los recursos naturales de los que depende su subsistencia.
Disponible en otros idiomas: Portuguese, Spanish

IFAD in Turkey

mayo 2004

The International Fund for Agricultural Development (IFAD) supports the Turkish Government’s poverty-reduction policy, which gives priority to the development of economically depressed regions. In remote areas, particularly in mountainous regions, the lack of physical and social infrastructure, such as roads, schools and hospitals, exacerbates the isolation of rural people.

IFAD–funded projects help rural poor people overcome economic, physical, intellectual and social isolation. IFAD loans support projects that help rural poor people, particularly women, improve their living conditions and overcome poverty.

Enabling the rural poor to overcome their poverty

junio 2002
IFAD is an international financial institution
and a specialized United Nations agency
dedicated to eradicating poverty and hunger
in rural areas of developing countries.
Through low-interest loans and grants, it
develops and finances programmes and
projects that enable poor rural people to
overcome poverty themselves.
Disponible en otros idiomas: English, French, Italian, Spanish

El FIDA y las ONG - Asociaciones dinámicas para luchar contra la pobreza rural

mayo 2002

La colaboración del FIDA con las ONG comenzó poco después de la creación del Fondo, cuando apoyó el
Proyecto de Crédito Agrícola a Pequeños Agricultores, en Bangladesh.
En 1976, una ONG dirigida por el profesor Mohammed Yunus, de la Universidad de Chittagong, introdujo
un enfoque innovador para la concesión de créditos a los pobres del medio rural, especialmente a las mujeres y
los campesinos sin tierra, en una aldea. La formación de pequeños grupos a través de los cuales se concedían
préstamos y se impartía capacitación era el rasgo central de la iniciativa. El servicio se hacía llegar a los
lugareños por medio de oficiales de crédito itinerantes, y la supervisión efectiva de la recuperación de los
préstamos permitió alcanzar tasas de
reembolso cercanas al 98%.