Balance de las iniciativas de agricultura digital del FIDA en Asia y el Pacífico

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Balance de las iniciativas de agricultura digital del FIDA en Asia y el Pacífico

CGIAR/ C. de Bode

Las soluciones de tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) para el desarrollo pueden ofrecer una gran variedad de beneficios a los pequeños productores. Por ejemplo, pueden ayudarlos a aumentar sus rendimientos aplicando prácticas agrícolas modernas; utilizar semillas y fertilizantes adecuados para las condiciones locales; proteger eficazmente los cultivos contra las plagas y enfermedades; adaptarse al cambio climático; vender sus productos al mejor precio posible, y acceder a servicios financieros que pueden ampliar sus oportunidades y reducir sus riesgos.

Sin embargo, el acceso a estas tecnologías sigue siendo uno de los principales desafíos para su adopción generalizada. Para tener un impacto transformador, las TIC para el desarrollo y su correspondiente infraestructura no solo deben estar disponibles para los pequeños productores y las personas del medio rural, sino también deben ser asequibles. A su vez, los hogares rurales deben saber que estas herramientas existen y tener la capacidad para emplearlas.

Por ejemplo, en la región de Asia y el Pacífico, el uso de las TIC y las herramientas digitales ha venido creciendo progresivamente en las zonas rurales en los últimos 20 años. Sin embargo, la actual crisis de la COVID-19 ha hecho que la aceleración de esta tendencia adquiera un sentido de urgencia. Se ha reconocido ampliamente que es preciso aumentar la resiliencia de los sistemas alimentarios de la región, y las inversiones en las TIC y las herramientas digitales se perciben cada vez más como medidas decisivas para esta prioridad estratégica.

En este contexto, el FIDA está acelerando su apoyo al uso de las TIC y las herramientas digitales entre los pequeños productores de las zonas rurales de todo el mundo. Actualmente, la nueva estrategia del Fondo relativa a la TIC para el desarrollo es un elemento fundamental del Marco Estratégico vigente. Como parte de sus esfuerzos para fortalecer el apoyo en la región de Asia y el Pacífico, en particular, el FIDA llevó a cabo recientemente un proceso de catalogación de las soluciones de TIC para el desarrollo que se realizan en el marco de su cartera regional.

Estado de las iniciativas del FIDA relacionadas con las TIC para el desarrollo en Asia y el Pacífico

A partir del proceso de catalogación, se determinó que había 50 intervenciones de TIC para el desarrollo en 14 países de la región de Asia y el Pacífico.

Los resultados demuestran claramente que el diseño de tecnologías digitales y soluciones de TIC, así como el acceso a ellas, es un tema importante y cada vez más presente en la agenda regional más amplia. Además, nuestra cartera refleja que hay una mayor conciencia de la importancia de integrar estas tecnologías en la prestación de los servicios que son esenciales para la viabilidad de las empresas de los pequeños productores. Las soluciones abarcan desde un sistema digitalizado de trazabilidad de la calidad e inocuidad de las cadenas de valor de la carne de cerdo en China hasta el uso de drones para combatir la pesca ilegal y no reglamentada en Filipinas y una aplicación informática que ayuda a hacer un seguimiento del progreso de los grupos de autoayuda de mujeres en la India, solo por mencionar algunos ejemplos.

Sin embargo, también se detectaron algunos obstáculos y deficiencias importantes que deben superarse para que estas intervenciones puedan ser completamente eficaces. Por ejemplo, salvo algunas excepciones, las iniciativas de TIC para el desarrollo que el FIDA lleva a cabo en la región siguen centrándose en promover el diseño de determinadas herramientas digitales y su adopción por los pequeños productores, y se presta poca atención a las lagunas que hay a nivel estratégico o de ecosistema, en particular en lo que respecta a la existencia de estrategias nacionales coherentes de digitalización de la agricultura y el establecimiento de marcos reglamentarios y de políticas.

También se concede poca atención a la elaboración de estrategias para mejorar la alfabetización digital en las zonas rurales y remotas de la región. Para subsanar esta deficiencia, es preciso colaborar con organizaciones nacionales y regionales de productores, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado, proveedores de servicios de extensión y el mundo académico.

Además, debemos redoblar nuestros esfuerzos para promover la cobertura de red y la conectividad en esas zonas, quizás ofreciendo incentivos para que el sector privado lo haga. Inevitablemente, esto requiere cierto grado de intervención de los Gobiernos, por ejemplo introduciendo reglamentos adecuados y subsidios inteligentes.

De cara al futuro: las soluciones de TIC para el desarrollo en el mundo

El FIDA reconoce que la agricultura digital es indispensable para promover la seguridad alimentaria y una transformación rural inclusiva y sostenible en el mundo. Como siempre, seguimos centrándonos en los lugares más remotos, con la aspiración de crear sociedades rurales en las que las personas tengan un acceso inclusivo a soluciones y servicios basados en las TIC para lograr la seguridad alimentaria y la prosperidad.

En apoyo de esta visión, estamos considerando la posibilidad de hacer más evaluaciones de las soluciones de TIC para el desarrollo en nuestra cartera mundial. Esperamos que esto nos permita obtener información sobre la situación de los proyectos que incluyen elementos de agricultura digital; generar ideas y recursos para el intercambio de conocimientos y la colaboración, y crear oportunidades para nuevas iniciativas. También esperamos promover el conocimiento mundial sobre los efectos de estas intervenciones, en particular subsanando la falta de datos.

El FIDA está bien posicionado para impulsar la agenda mundial relativa a las TIC para el desarrollo en lo que respecta a la agricultura. La alfabetización, especialmente la alfabetización digital y financiera, ayudará a promover los objetivos del ámbito digital entre las comunidades rurales y facilitará la elaboración de soluciones digitales sostenibles. El FIDA seguirá invirtiendo en esferas que puedan ayudar a impulsar estos esfuerzos, como alianzas entre los sectores público y privado e iniciativas de fomento de la capacidad. Al mismo tiempo, profundizaremos en nuestro planteamiento de las prioridades digitales, y seguiremos trabajando con los Gobiernos y otros asociados para el desarrollo a fin de realizar intervenciones de agricultura digital que tengan un gran impacto transformador.

 

Haga clic aquí para leer el informe completo sobre la agricultura digital en la región de Asia y el Pacífico.