Mantener los servicios de extensión esenciales para los pequeños productores durante la COVID 19

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Mantener los servicios de extensión esenciales para los pequeños productores durante la COVID 19

©FIDA/ Vera Onyeaka

Los servicios de extensión agrícola juegan un papel fundamental en la creación de capacidad para que los productores mantengan buenas prácticas agrícolas, que incluyen el control de las plagas y enfermedades que afectan a los cultivos y al ganado; además, permiten vincular a los productores con los insumos, los servicios y los mercados. Los proyectos respaldados por el FIDA brindan servicios de extensión a través de diferentes canales, como las escuelas de campo para agricultores, las jornadas de campo, las parcelas de demostración, los viajes de estudio y las plataformas de múltiples partes interesadas.

Incluso durante la crisis de la COVID-19, los servicios de extensión siguen siendo esenciales para dar una respuesta inmediata con el objeto de garantizar la rápida adopción de prácticas seguras, mantener la inocuidad de los alimentos en toda la cadena de valor y ayudar a identificar y responder a cuestiones relacionadas con la continuidad de la cadena de valor alimentaria. Además, los agricultores necesitan servicios de asesoramiento rápidos para poder adaptar con celeridad sus sistemas y prácticas y así poder afrontar los retrasos en el acceso o la falta de insumos, mano de obra, efectivo y mercados. Sin embargo, en el contexto de las medidas tomadas para controlar la pandemia, como las de confinamiento, es posible que sea más difícil implementar muchos de estos servicios, o que no puedan implementarse en absoluto.

Una gran parte de los proyectos financiados por el FIDA, junto con los Gobiernos asociados y los proveedores privados, han desarrollado mecanismos para continuar brindando servicios de extensión al mismo tiempo que se adaptan al contexto de emergencia y a las normas gubernamentales vigentes. En este sentido, tanto las herramientas digitales como los servicios descentralizados centrados en los agricultores y los mecanismos de ejecución están demostrando su valor.

Identificar y dar seguimiento a las necesidades de los agricultores en los medios sociales

Muchos de los proyectos financiados por el FIDA han aprovechado las plataformas de redes sociales para interactuar con sus asociados y beneficiarios, y así establecer una comunicación ágil e interactiva con ellos. Por ejemplo, el Programa de Mejora de la Producción de Cereales en Kenya – Modalidad de Fomento de Medios de Vida Agrícolas Resistentes al Cambio Climático (KCEP-CRAL) utiliza la plataforma WhatsApp para coordinar las actividades del proyecto y brindar servicios de extensión. Para dar respuesta a la crisis de la COVID-19, la plataforma, que incluye a los productores principales y a los beneficiarios del proyecto, ha provisto servicios de extensión actualizados, que incluyen orientaciones sobre agricultura y apoyo según las necesidades. Varios proyectos respaldados por el FIDA en la India también adoptan este enfoque para conectar a las unidades de gestión del programa con los oficiales del sistema de extensión descentralizada y los agricultores principales.

Este tipo de plataformas han transformado enormemente el flujo de información entre las partes interesadas de estos proyectos, asegurando la comunicación en tiempo real y una retroalimentación más rápida de las actividades en curso. En particular, alentar la participación de los agricultores principales en dichos grupos permite acercar los problemas y las mejores prácticas desde el terreno, lo que permite responder con celeridad, aprender en conjunto y ampliar la escala de las innovaciones entre los proyectos y los agricultores.

Las herramientas informáticas facilitan la provisión de servicios de asesoramiento electrónico a los productores

Otros proyectos financiados por el FIDA están haciendo un uso generalizado de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), de las soluciones incorporadas en la integración de los teléfonos móviles y otros medios digitales, para ampliar el acceso de los productores a la información y al conocimiento necesarios durante la pandemia. El FIDA también respalda el desarrollo de las plataformas en línea que proporcionen un único portal para acceder a una serie de diferentes servicios.

En Zambia, por ejemplo, el Programa Reforzado de Inversión Ganadera en Pequeñas Explotaciones ha probado una plataforma de extensión en línea denominada M-FLAIS ante la aparición de la COVID-19. La plataforma combina las más recientes innovaciones en producción pesquera y ganadera, y establece vínculos entre los oficiales de extensión locales y los productores, quienes pueden acceder a la plataforma desde un teléfono móvil básico. La plataforma también aborda los desafíos del distanciamiento físico por las restricciones impuestas durante la COVID-19 y la reducción de la dotación de personal dentro del sistema gubernamental. En el ínterin, en el estado de Meghalaya, en la India, la Dirección de Agricultura ha instalado una plataforma integrada en la nube que hace las veces de Centro de Respuesta Agrícola. Conecta a los agricultores con los especialistas en la materia y con los proveedores, brinda un número sin cargo para que los agricultores puedan llamar y realizar consultas, y gestiona vehículos de respuesta “itinerantes” que pueden desplegarse donde sea necesario para ayudar a transportar la producción. Y en Camboya, el conjunto de soluciones para la agricultura Chamka, en lengua local, ofrece una plataforma totalmente integrada que vincula varias aplicaciones, que incluyen desde servicios de asesoramiento para agricultores y recomendaciones sobre acceso a los insumos hasta servicios de mercado y bancarios.

Dado que el acceso a los teléfonos móviles y la Internet es aún difícil para muchos, y que la alfabetización a menudo continúa siendo un obstáculo, algunos proyectos también hacen uso de la radio y de la televisión. En Malawi, el Programa de Fomento de la Producción Agrícola Sostenible divulga información sobre buenas prácticas agrícolas en programas de radio y televisión con el objetivo de complementar el sistema público de extensión convencional. En respuesta a la COVID-19, estos mensajes ahora incluyen la ubicación de los mercados de venta de insumos y productos, información meteorológica y opciones de gestión poscosecha.

Fomento a distancia de la capacidad de los agricultores principales y de las organizaciones de base

Ya que no todos los agricultores pueden utilizar directamente las tecnologías de la información y de las comunicaciones, y muchos prefieren aprender de un contacto de confianza, es crucial también recurrir a sistemas descentralizados de divulgación y a redes entre pares para zanjar la brecha digital. Numerosos proyectos respaldados por el FIDA en Asia y África dependen de los servicios de extensión descentralizados, como los agricultores principales y los especialistas de la comunidad, así como las organizaciones de base, que juegan un papel fundamental para no dejar a nadie atrás durante la pandemia de la COVID‑19.

En la India, cuando se restringió el desplazamiento del personal del proyecto y de los agentes de extensión del Gobierno, los proyectos financiados por el FIDA intensificaron el apoyo técnico a distancia para los agricultores principales y los especialistas de la comunidad mediante la preparación de videos pregrabados y materiales basados en imágenes a fin de proporcionar capacitación de calidad a aquellos que no pudieran acceder a los servicios que ofrecen las tecnologías de la información y de las comunicaciones. Con el apoyo de los videos, los especialistas de la comunidad del Proyecto de Fomento de los Medios de Vida y el Acceso a los Mercados (LAMP) lograron capacitar a los agricultores para que produjeran sus propios insumos y alimento para los animales cuando se interrumpió la oferta. Estos agricultores pueden ahora capacitar a sus pares en grupos más pequeños, de conformidad de las directrices sobre la COVID-19 del país.

Varios proyectos también incluyen plataformas que proveen acceso a materiales y videos de capacitación. A modo de ejemplo, la iniciativa weconnectfarmers en África Occidental ofrece un directorio de diferentes servicios, incluso de recursos de capacitación, en un esfuerzo por facilitar el intercambio entre los agricultores. Del mismo modo, en Camboya, la aplicación Chamka permite acceder a materiales de capacitación y a consejos de expertos, lo que puede resultar crucial para empoderar a los agricultores principales y a los especialistas de la comunidad. Otras innovaciones incluyen el seguimiento regular por Facebook en formato video de demostraciones agrícolas, lo que facilita el intercambio entre los agricultores, permite ofrecer capacitaciones a distancia y compartir actualizaciones periódicas sobre los resultados positivos y los desafíos.

Las organizaciones de agricultores y los distribuidores agrícolas (operaciones en pequeña escala que acopian insumos agrícolas) también juegan un papel clave en acercar los servicios de extensión a los agricultores, especialmente cuando ya están equipados con herramientas informáticas y de la comunicación. En Maharashtra, por ejemplo, 265 000 miembros de la organización de agricultores están usando WhatsApp a los efectos de intercambiar experiencias y aprender en conjunto. En Kenya y en muchos países de Asia, los proyectos financiados por el FIDA también usan a distribuidores agrícolas locales para distribuir los materiales de extensión y los mensajes críticos a sus clientes.

De cara al futuro: garantizar el acceso continuo

Las medidas de confinamiento impuestas durante la COVID-19 han afectado la comunicación entre los productores, las instituciones y los proveedores servicios. Al usar y adaptar las soluciones informáticas existentes, los proyectos respaldados por el FIDA han podido continuar brindando apoyo en materia de extensión a los pequeños productores en esas circunstancias donde no era posible reunirse en persona. Para garantizar el acceso continuo a los servicios de extensión y de asesoramiento, es clave combinar la adopción de las herramientas digitales con el fortalecimiento de los mecanismos de divulgación y de las organizaciones de base a fin de mejorar la eficiencia, la inclusión, la resiliencia y la puntualidad del apoyo en materia de extensión más allá de la actual crisis por la COVID.

 

The authors would like to acknowledge contributions from the Bangladesh, Cambodia, India, Kenya, Malawi and Zambia country teams, as well as from other IFAD partners such as Grow Asia; the reviews from Simone Sala, Robert Delve, Nerina Muzurovic and Thouraya Triki; the insights shared during the VCBN seminar organized in collaboration with IFAD and GFRAS; and the FAO farmer field school platform and extension unit.Los autores desean dar las gracias por las contribuciones de los equipos de los siguientes países: Bangladesh , Camboya, la India, Kenya, Malawi y Zambia así como también a otros asociados del FIDA como Grow Asia, a Simone Sala y Robert Delve por sus revisiones, por los aportes compartidos durante el seminario de VCBN organizado en colaboración con el FIDA y el Foro Mundial sobre Servicios de Asesoramiento Rural (FMSAR), y la plataforma de escuelas de campo para agricultores de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)  y la unidad de extensión.