Promoción de las tecnologías de energía renovable entre los pequeños agricultores de Camboya

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Promoción de las tecnologías de energía renovable entre los pequeños agricultores de Camboya

Hace cuatro años, cuando se puso en marcha el proyecto relativo a la ampliación de escala de tecnologías de energía renovable en Camboya (S-RET), respaldado por el FIDA, la pregunta más habitual era “¿qué son las tecnologías de energía renovable?”. No tardamos mucho en darnos cuenta de que muchas comunidades y responsables de políticas no conocían el sector. Hoy en día, es mucho lo que se ha avanzado en la integración de las tecnologías de energía renovable en la producción agrícola en pequeña escala.

La agricultura en pequeña escala es vulnerable al cambio climático y, a su vez, plantea sus propios riesgos para el medio ambiente. Por ejemplo, actividades como el bombeo de agua, la elaboración poscosecha y el transporte dependen en su mayoría de motores diésel. Muchos de esos motores son viejos e ineficientes, por no mencionar que dependen de los combustibles fósiles y de sus fluctuantes precios. Sin embargo, hasta la fecha son muy pocas las instituciones que se han planteado integrar las tecnologías de energía renovable en la agricultura en pequeña escala. Parte de esta reticencia es comprensible: estas tecnologías a menudo se perciben como demasiado caras o insuficientemente probadas.

No obstante, el proyecto S-RET ha convencido a muchas partes interesadas de la viabilidad de estas tecnologías. Hasta la fecha, se han instalado en el marco del proyecto más de 4 500 unidades de energía renovable en toda Camboya y otros lugares, gracias a la asociación con empresas de energía renovable, institutos técnicos y personal de extensión nacional y provincial. Recientemente, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) seleccionó el S-RET como uno de sus proyectos de buenas prácticas mundiales.

Secadores solares utilizados para desecar carne y pescado desarrollados en colaboración con el proyecto S-RET del FIDA. © FIDA

Un vistazo a algunas de las asociaciones más importantes del S-RET

EcoSun, por ejemplo, promueve una bomba solar portátil que proporciona acceso al agua durante la estación seca para los cultivos de alto valor. Estas bombas permiten a cada agricultor ahorrar un promedio de dos a tres litros de gasolina al día.

Lighting Energy Solutions (LES) ha colaborado con una empresa india para promover los secadores solares, que ahora utilizan muchos agricultores para desecar carne de vacuno y pescado. Los métodos tradicionales de secado al sol exponen el pescado y la carne a las moscas, el polvo y otros contaminantes. La adopción de los secadores solares mejora la higiene (evita las moscas y el polvo), la eficiencia (se eliminan las barreras estacionales, lo que aumenta la capacidad de secado) y la rentabilidad (los agricultores venden ahora una media de 6 kg de carne seca de vacuno al día, lo que supone unos beneficios medios de USD 20 diarios).

Lighting Energy Solutions utiliza un enfoque innovador de recompra, comprando los productos secos a los agricultores y vendiéndolos al por menor en supermercados de todo Phnom Penh a través de una plataforma de comercio electrónico. Al no ser necesaria la comercialización, numerosos agricultores han podido comprar secadores adicionales para aumentar su producción. Lo siguiente que tiene previsto hacer es trasladar su producción localmente para reducir los costes de fabricación.

Incubadoras avícolas solares desarrolladas en colaboración con el proyecto S-RET del FIDA. ©FIDA

Green Innovet Camboya promueve las incubadoras solares para aves de corral mediante un enfoque holístico, en el que se forma a los agricultores a lo largo de toda la cadena de valor. Los agricultores compran un lote que incluye el sistema de incubación y todo lo que necesitan para criar pollos. También reciben formación sobre la incubación de pollos y su cuidado durante todo el ciclo de vida, así como sobre el funcionamiento y el mantenimiento de la incubadora. Con una capacidad de incubación de 300 o 500 huevos, según el modelo, la incubación de pollos se ha convertido en la fuente principal de ingresos de muchos agricultores (la mayoría de ellos mujeres), que les reporta entre USD 300 y USD 400 al mes.

Perspectivas de futuro mediante la colaboración gubernamental e instituciona

Además de estas asociaciones, el proyecto S-RET ha seguido ampliando su antigua colaboración con el Programa Nacional de Biodigestores de Camboya. Hasta la fecha, el proyecto ha instalado más de 2 600 biodigestores (unidades que descomponen la materia orgánica, como los residuos de alimentos, reduciendo la cantidad que se envía a los vertederos). En total, esas unidades han supuesto una reducción de gases de efecto invernadero equivalente a 124 660 toneladas de CO2.

También se han puesto a prueba aplicaciones innovadoras de la energía del biogás, no solo para cocinar (como alternativa a la leña y el carbón vegetal), sino también para la gestión de los residuos de los mataderos, la producción de biolodo granular (un fertilizante altamente orgánico), la calefacción y el calentamiento de polluelos, así como el funcionamiento de maquinaria pequeña, como las bombas de agua.

La adopción de las tecnologías de energía renovable ha mejorado directamente los medios de vida de las mujeres, así como su salud. Muchas mujeres disfrutan ahora de una mayor productividad y de mayores ingresos, además de una mayor seguridad alimentaria y nutricional gracias a actividades como la horticultura doméstica. Los biodigestores han demostrado ser especialmente útiles en este sentido. El gas que producen puede sustituir completamente a la leña, con lo que se evitan las consecuencias para la salud asociadas a su uso, desde el trabajo físico que supone su recogida hasta la incidencia de enfermedades respiratorias y oculares causadas por la exposición a la combustión de leña a corta distancia.

Las mujeres pueden ahora vender una variedad de excedentes de frutas y hortalizas de sus huertos domésticos.

Los beneficios del proyecto se han conseguido gracias a un enfoque innovador basado en donaciones. En una primera fase, se concedieron donaciones a empresas de energías renovables para que probaran las tecnologías sobre el terreno. Esto también permitió a las empresas llegar a las zonas rurales, donde los costes de transacción para realizar operaciones comerciales son más elevados. En una segunda fase, una vez que la tecnología de energía renovable se consideraba viable, las empresas tenían la opción de solicitar una donación adicional para su implantación. Esas donaciones les permitieron establecer cadenas de suministro en las zonas rurales, incluidos los servicios de distribución y posventa.

En estos momentos, cuando el proyecto se aproxima a su finalización, el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Camboya está utilizando sus propios recursos para diseñar una nueva propuesta para la próxima reposición de fondos del FMAM, que permitiría ampliar la escala del S-RET con una participación aún mayor del sector privado, lo que constituye un claro indicador de hasta qué punto el FIDA ha logrado el compromiso del citado ministerio con la tecnología limpia y verde.

Muchos países están haciendo ahora un mayor hincapié en las energías renovables, especialmente para evitar estancarse en una vía de crecimiento económico que genera grandes cantidades de carbono. También se puede constatar que las energías renovables ofrecen oportunidades prometedoras de nuevos puestos de trabajo, especialmente para los jóvenes. El proyecto S-RET ha logrado grandes progresos en la ampliación de escala de estas tecnologías en Camboya y en la ampliación del diálogo en torno a las energías renovables, un diálogo que ahora incluye a los asociados en pequeña escala.

Consulte más información sobre la labor del FIDA en Camboya.