CP26: Suecia refuerza su compromiso de ayudar a los pequeños agricultores en riesgo a adaptarse al cambio climático con su promesa de aportar millones al fondo del FIDA para el clima

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

CP26: Suecia refuerza su compromiso de ayudar a los pequeños agricultores en riesgo a adaptarse al cambio climático con su promesa de aportar millones al fondo del FIDA para el clima

Glasgow, 8 de noviembre de 2021 – En el día de hoy Suecia indicó su sólido compromiso de ayudar a algunos de los pequeños agricultores más pobres del mundo a adaptarse al cambio climático mediante su promesa de contribuir con SEK 100 millones (casi USD 11,7 millones) al Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA). El anuncio fue realizado en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CP26) en Glasgow.

En virtud del compromiso que el país asumió mediante su Ministerio de Asuntos Exteriores, se destinarán fondos a la  Ampliación del Programa de Adaptación para la Agricultura en Pequeña Escala (ASAP+), un mecanismo de financiación para el clima presentado por el FIDA en enero. Se prevé que este mecanismo sea el mayor fondo dedicado a canalizar la financiación para el clima hacia los productores en pequeña escala con el fin de ayudarles a adaptarse al cambio climático y a combatir el hambre y la malnutrición.

“Para los pequeños agricultores, el cambio climático es una cuestión de supervivencia. Necesitamos con urgencia invertir más para ayudarlos a adaptarse. Si no pueden producir alimentos, entonces el hambre y la pobreza aumentarán”, señaló Gilbert F. Houngbo, Presidente del FIDA. Gracias a esta oportuna y generosa donación de Suecia, podremos ayudar a los productores rurales afectados por la disminución de los rendimientos y la muerte del ganado a ser más resilientes y a que puedan seguir alimentando a sus comunidades”.

“Aunque son los que menos contribuyen a generarlo, los agricultores más pobres del mundo son los más afectados por los impactos del cambio climático. Al mismo tiempo, los esfuerzos para fortalecer la agricultura y la producción de alimentos son esenciales para el desarrollo sostenible. Aumentando el apoyo financiero a los pequeños agricultores para que se adapten al cambio climático, podemos mejorar la resiliencia al clima de los sistemas alimentarios y garantizar la seguridad alimentaria de los más vulnerables.”, dijo Per Olsson Fridh, ministro de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional.

Aunque las pequeñas explotaciones producen alrededor de un tercio de los alimentos del mundo, corren un riesgo considerable debido al aumento de las temperaturas, las precipitaciones irregulares, el aumento del nivel del mar y los fenómenos extremos como las inundaciones, las sequías, los desprendimientos de tierras, los tifones y las olas de calor.

Investigaciones recientes patrocinadas por el FIDA demuestran que de aquí a 2050, el cambio climático podría hacer que los rendimientos de cultivos básicos como el maíz disminuyan hasta un 80 % en zonas de Angola, Lesotho, Malawi, Mozambique, Rwanda, Uganda, Zambia y Zimbabwe, una situación que produciría un importante aumento en la pobreza y el hambre. Si todo sigue igual, para cuando llegue 2050 el cambio climático podría haber obligado a emigrar a más de 140 millones de personas.

El objetivo del FIDA es movilizar USD 500 millones para el ASAP+. Las metas del programa incluyen fortalecer la resiliencia al cambio climático de 10 millones de personas de las zonas rurales, secuestrar más de 100 millones de toneladas de equivalentes de dióxido de carbono, y comenzar a aplicar prácticas resilientes al cambio climático en más de cuatro millones de hectáreas de tierra. El ASAP+ se centrará en los países de ingreso bajo que enfrentan las mayores dificultades en materia de inseguridad alimentaria y pobreza rural a raíz del cambio climático.

Mediante la primera etapa del ASAP, que se puso en marcha en 2012, el FIDA ya ha destinado USD 300 millones a la financiación para el clima.  Hasta ahora, más de 6 millones de pequeños productores en 41 países han recibido ayuda para enfrentarse a los efectos del cambio climático mediante inversiones en prácticas de agricultura climáticamente inteligente y soluciones basadas en la naturaleza, mejoras en la infraestructura rural (por ejemplo, sistemas de riego y recolección del agua de lluvia a pequeña escala) y sistemas de información sobre el clima. 

Suecia es uno de los miembros fundadores del FIDA y desde 1978 ha aportado más de USD 476 millones al Fondo. Haciendo especial hincapié en ayudar a los agricultores en pequeña escala a adaptarse al cambio climático, el país ha contribuido sustancialmente aumentar la resiliencia de más de 30 millones de personas de las zonas rurales.

Nota para los redactores:

Alemania, Austria, Irlanda y Qatar también han asumido compromisos de contribuir al ASAP+.


Comunicado de prensa n.º: IFAD/70/2021

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 23 200 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 518 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura. 

Una gran variedad de fotografías que ilustran la labor del FIDA en las comunidades rurales se pueden descargar del banco de imágenes de la organización.

Contacto de medios

Image of Antonia Paradela

Antonia Paradela

Communication Officer to Senior Management

a.paradelatorices@ifad.org