El FIDA y la Unión Europea prestan apoyo a la diáspora maliense para impulsar las inversiones en el sector agrícola

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

IFAD and EU provide support to Malian diaspora to boost investments in agricultural sector

Un nuevo estudio pone de manifiesto que la diáspora maliense está dispuesta a invertir más en las pequeñas y medianas empresas si cuenta con apoyo adecuado – El FIDA, listo para canalizar conocimientos técnicos y generosa financiación de la Unión Europea

© Obiettivo sul Mondo

París, 28 de octubre de 2022 - De poder acceder a capacitación, información y productos financieros adecuados, la diáspora maliense está resuelta a invertir en el desarrollo de pequeñas y medianas empresas (pymes), en especial para impulsar el sector agrícola, según revela un nuevo informe sufragado por la Unión Europea, encargado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y elaborado por Red Mangrove Development Advisors y Adept, la plataforma de desarrollo de la diáspora en África y Europa.

El estudio se ha presentado hoy en un acto celebrado en París y organizado por la Coordinación de Oficiales Franceses Electos de Origen Maliense (CEFOM), uno de los agentes más importantes en el ámbito de la cooperación entre Francia y l Malí, con el fin de sensibilizar sobre esas inversiones a los líderes de la diáspora y los agentes franceses en el ámbito de la ayuda para el desarrollo y poner de relieve nuevas formas de participación de la diáspora en pro de la consolidación de la paz y el desarrollo en estos tiempos atribulados.

“Tanto individual como colectivamente, la diáspora maliense invierte cada vez más en busca de impacto en el desarrollo social sostenible y un rendimiento financiero sólido, pero necesita apoyo en materia de educación financiera y oportunidades de inversión fiables”, declaró Frédéric Ponsot, experto del FIDA en remesas e inversiones de la diáspora.

A medida que la crisis alimentaria mundial hace temblar los cimientos de los sistemas alimentarios, países de ingreso bajo como Malí se percatan de que años de inversión insuficiente en el desarrollo de su sector agrícola y sus zonas rurales ponen en peligro no solo la seguridad alimentaria, sino también la seguridad nacional en su conjunto. La gran dependencia de las importaciones de alimentos está sumiendo a la población en el hambre y la pobreza y provocando malestar social, desplazamientos e inestabilidad política de suma gravedad.

Las inversiones en agricultura pueden evitar estos efectos, estando demostrado que el sector primario es un motor de desarrollo y crecimiento económico. En África subsahariana, el crecimiento de la agricultura reduce la pobreza hasta 11 veces más rápido que el crecimiento de otros sectores, según el FIDA.

“La Unión Europea sigue siendo el principal socio de Malí en cuestiones relacionadas con la migración. Apoyar los esfuerzos de la diáspora maliense en favor del desarrollo socioeconómico del país sigue siendo nuestra prioridad, ya que estas personas que viven en el extranjero contribuyen de manera significativa a la economía y al desarrollo integral de Malí”, dijo Sarah Mokri, Directora del Programa de Empleo, Diáspora y Educación y Formación Técnica y Profesional de la Delegación Europea en Malí.

Gracias al apoyo de la Unión Europea, mediante una donación de EUR 1 millón, el Fondo está procediendo a la creación de mecanismos piloto de inversión que ofrecen bases sólidas e información para aprovechar las posibilidades y el interés de la diáspora maliense a efectos de invertir en el sector agrícola de su país de origen.

“A todo el mundo le preocupa su parcela, pero cuando no se tiene cierto nivel de educación no resulta posible plantearse lo acertado de invertir en otro negocio”, afirmó un miembro de la diáspora maliense.

Los productos especializados y la información específica respaldados por el FIDA ayudarán a canalizar el potencial global de inversión de la diáspora, que se calcula en EUR 9 millones anuales, con apoyo de Investisseurs et Partenaires (I&P) y FADEV, empresas que se dedican al capital inversión en el país y son accionistas minoritarios en empresas con grandes posibilidades de generar impacto social y ambiental.

Gracias a la donación de la Unión Europea, ejecutada por el FIDA, FADEV respalda YiriMali, solución de inversión que ofrece a la diáspora maliense la posibilidad de financiar microempresas gestionadas por parientes en su país de origen. En paralelo, I&P presta apoyo a un grupo de inversores de la diáspora maliense que ha creado Ciwara Capital, empresa dedicada a invertir en pymes con gran potencial en Malí y brindarles apoyo técnico. Se espera que ambas actividades generen no solo inversiones, sino también 90 puestos de trabajo estables.

El estudio: potencial y papel de la diáspora

Cuatro millones de malienses viven en el extranjero, y Europa acoge a 250 000, de los que más de la mitad reside en Francia. La diáspora es una fuente de ingresos esencial para el país: el año pasado, las transferencias de los malienses residentes en el extranjero a su país de origen ascendieron a USD 973 millones, lo que equivale al 5 % del PIB de Malí.

Además de enviar remesas a sus parientes con el principal objetivo de llegar a fin de mes, la diáspora maliense ha participado históricamente en el desarrollo económico y social a través de distintas organizaciones de la diáspora.

El estudio del FIDA “Prácticas y preferencias de inversión de la diáspora maliense en su país de origen”, financiado por la Unión Europea, ha dado a conocer las prácticas y preferencias de la población maliense establecida en Europa, así como su impacto en el desarrollo económico del país. La labor de investigación corrió a cargo de 90 organizaciones y 210 personas radicadas en Francia, España e Italia, los países europeos donde es más numerosa la comunidad maliense.

En las conclusiones del estudio se recomienda brindar a la diáspora información sobre soluciones y sectores de inversión prometedores, impartirle capacitación específica en inversión y creación de empresas y diseñar soluciones de inversión atractivas, además de supervisar y asegurar sus inversiones desde el punto de vista reglamentario.

El FIDA aprovecha la experiencia acumulada gracias a la ejecución satisfactoria de otros proyectos encaminados a fomentar las inversiones de la diáspora. En Somalia, una iniciativa similar ayudó a acelerar las inversiones de la diáspora somalí en las pymes en su país de origen y suscitó el interés del sector financiero nacional en desarrollar actividades centradas en la inversión de la diáspora en la economía local. El proyecto financió a 14 empresas, movilizó USD 2,3 millones y los miembros de la diáspora invirtieron USD 1 millón, lo cual generó beneficios indirectos en la cadena de valor y en la creación de empleo.

Nota para los redactores:

La Coordinación de Oficiales Franceses Electos de Origen Maliense (CEFOM). La CEFOM, fundada en 2006, se dedica al desarrollo socioeconómico, la promoción cultural y la paz entre Francia y Malí. Se trata de una asociación integrada por unos 70 oficiales electos franceses de origen maliense procedentes de más de 62 autoridades locales de todos los niveles que se propone reforzar los vínculos entre ambos países.

I&P ha recaudado más de EUR 210 millones y ha prestado apoyo a más de 170 empresas del continente. Con sus fondos locales, financia y apoya a pymes y empresas emergentes con gran potencial de crecimiento y necesidades que oscilan entre los EUR 30 000 y EUR 300 000, y promedian EUR 100 000.

FADEV es una cooperativa de inversión radicada en Montreuil (Francia). Lleva más de 10 años dedicándose a la financiación solidaria: invierte en el impacto de las microempresas en el desarrollo en África Occidental y Central y presta apoyo al respecto. Desde su creación, la cooperativa ha recaudado e invertido EUR 1,5 millones en 27 empresas africanas. FADEV se dirige a las microempresas y ciertas pymes situadas del sector de las mesofinanzas, cuyo capital oscila entre EUR 15 000 y EUR 125 000. Opera en el Camerún, Côte d'Ivoire, el Senegal y Malí. Malí ocupa actualmente el primer lugar en su cartera de países.


Comunicado de prensa n.º IFAD/54/2022

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 23 200 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 518 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

En el banco de imágenes del FIDA, se encuentra disponible para descarga una amplia gama de fotografías y vídeos de calidad profesional sobre la labor del Fondo en las comunidades rurales.

Contacto de medios

Image of Alberto Trillo Barca

Alberto Trillo Barca

Communication Officer, Global Media

a.trillobarca@ifad.org

Image of Bakary Coulibaly

Bakary Coulibaly

Communication Analyst, West and Central Africa Division

ba.coulibaly@ifad.org