El FIDA y sus asociados anuncian una futura coalición para apoyar las iniciativas de los bancos públicos de desarrollo dirigidas a financiar sistemas alimentarios sostenibles y equitativos

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

El FIDA y sus asociados anuncian una futura coalición para apoyar las iniciativas de los bancos públicos de desarrollo dirigidas a financiar sistemas alimentarios sostenibles y equitativos

Roma, 27 de julio de 2021 – Crear sistemas alimentarios sostenibles y equitativos que beneficien a las personas más vulnerables del mundo exigirá importantes inversiones, que según algunas estimaciones estarían en el orden de los USD 350 000 millones por año durante el próximo decenio. Los bancos públicos de desarrollo son capaces de ayudar a financiar tales iniciativas y generar beneficios económicos y sociales exponenciales, según el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), que ha anunciado la formación de una coalición de asociados para pasar de las palabras a los hechos.

“Los bancos públicos de desarrollo ya realizan importantes inversiones en la alimentación y la agricultura. Si aprovechamos esas inversiones y las redirigimos para promover la transición hacia sistemas alimentarios más justos y sostenibles, podríamos impulsar profundos cambios”, dijo Gilbert F. Houngbo, Presidente del FIDA. “Es necesario que los bancos públicos de desarrollo participen en la adopción de medidas sólidas, conjuntas y decisivas a escala mundial si queremos sistemas alimentarios beneficiosos para todos, en particular para las personas más pobres de las zonas rurales, que cultivan gran parte de nuestros alimentos”.

El FIDA y sus asociados, a saber: la Agence Française de Développement (AFD) y Cassa Depositi e Prestiti (CDP) han dado el anuncio hoy en la Precumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios durante un acto al que han asistido Daniele Franco, Ministro de Finanzas de Italia; Karina Gould, Ministra de Desarrollo Internacional del Canadá, y Arkhom Termpittayapaisith, Ministro de Finanzas de Tailandia, así como representantes del Banco Africano de Desarrollo (BAfD), Coller Capital, FIRA y la Organización Panafricana de Agricultores.

Se necesitan inversiones para cambiar la forma en que cultivamos, procesamos, vendemos y consumimos alimentos, de forma tal que los sistemas alimentarios brinden alimentos nutritivos para todos, ofrezcan medios de vida dignos para quienes trabajan en ellos y preserven el medio ambiente y la biodiversidad. Según las estimaciones, establecer sistemas alimentarios que favorezcan la salud de las personas, del planeta y de la economía exigirá entre USD 300 000 millones y USD 350 000 millones por año durante el próximo decenio, pero esa inversión también podría generar ganancias económicas en el orden de los USD 5,7 billones anuales.

“El sistema financiero mundial cuenta con recursos que podrían utilizarse para subsanar las desigualdades y las ineficiencias de nuestros sistemas alimentarios, a la vez que se reducen sus efectos adversos sobre el planeta”, señaló Houngbo. Lo que necesitamos son agentes influyentes con la voluntad política y el compromiso para impulsar una nueva agenda y la influencia financiera necesaria para hacerlo realidad”.

Los bancos públicos de desarrollo son instituciones financieras que funcionan bajo el control de los gobiernos centrales o locales —o que reciben su apoyo— y buscan alcanzar objetivos de políticas públicas a fin de apoyar el desarrollo económico de un país o una región.

Actualmente, los bancos públicos de desarrollo que invierten en la alimentación y la agricultura como parte de su cartera representan casi las dos terceras partes de la financiación oficial destinada a la agricultura. Según una investigación que publicarán próximamente el Instituto de Nueva Economía Estructural y la AFD, se estima que sus inversiones anuales están en el orden de los USD 1,4 billones.

La coalición planificada no solamente reunirá a los bancos públicos de desarrollo, sino también a los Gobiernos, los institutos de investigación, el sector privado y la sociedad civil para que cooperen entre sí a fin de fortalecer la capacidad de estos bancos de redirigir, optimizar y aumentar la escala de su financiación de inversiones sociales y ecológicas, y para que beneficien a los pequeños productores rurales que trabajan en algunos de los países más pobres del mundo.

Para lograrlo, muchos bancos públicos de desarrollo necesitan reorientar sus inversiones, fortalecer su gobernanza, sus estrategias de focalización y sus actividades de evaluación y gestión de los riesgos, y mejorar sus actividades de seguimiento y elaboración de informes sobre los impactos ambientales y sociales. Muchos también necesitan diseñar instrumentos más atractivos para estimular las inversiones del sector privado, así como productos financieros accesibles y asequibles para los productores rurales y las agroempresas pequeñas y medianas. Esto exige profundizar el intercambio de conocimientos para poder acceder a financiación pública para el clima y movilizar capital para inversiones verdes.

“Los bancos públicos de desarrollo pueden y deben seguir luchando contra la inseguridad alimentaria y facilitar una transición justa y sostenible en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de París. A través de la cumbre Finance in Common, invitamos a todas las partes interesadas a participar en esta iniciativa dirigida a ampliar la escala de las inversiones inclusivas y ecológicas”, dijo Rémy Rioux, Director General de la AFD.

“La coalición promovida por el FIDA representa un primer paso firme para aumentar la capacidad de los bancos públicos de desarrollo a la hora de ofrecer financiación asequible y capital paciente en pro de una transformación sostenible de los sistemas alimentarios. Cassa Depositi e Prestiti, en calidad de institución anfitriona de la cumbre Finance in Common de 2021, está preparada para seguir avanzando con esta iniciativa en la próxima cumbre, de la mano del FIDA, la AFD y otras partes interesadas”, añadió Antonella Baldino, Oficial Principal de Financiación Internacional para el Desarrollo de Cassa Depositi e Prestiti.

La primera medida concreta de la coalición será establecer una plataforma para que estos bancos intercambien mejores prácticas y conocimientos, así como para facilitar la cooperación técnica y el establecimiento de alianzas innovadoras.

La coalición planeada proseguirá con la labor de un grupo de bancos públicos de desarrollo convocado por el FIDA que, durante la primera cumbre Finance in Common organizada por Francia el pasado noviembre , acordaron mediante una declaración conjunta reforzar sus inversiones para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París y los ODS. En la Declaración de Matera, en junio, los Ministros de desarrollo y asuntos exteriores del G20 reconocieron la importancia de este trabajo.


Comunicado de prensa No.: FIDA/44/2021

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 23 200 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 518 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura. 

Contacto de medios

Image of Caroline Chaumont

Caroline Chaumont

Communications Specialist

c.chaumont@ifad.org