En Kirguistán, las nuevas tecnologías ayudan a preservar pastizales ancestrales

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

En Kirguistán, las nuevas tecnologías ayudan a preservar pastizales ancestrales

Urmatbek Omurbekov recuerda la época en que Internet no tenía nada que ver con apacentar a su ganado. Todas las primaveras, los pastores como él llevaban a sus animales a las laderas de las majestuosas montañas Tian Shah para engordarlos para el siguiente invierno.

En esta región del mundo, la mayoría de las familias tienen ganado. Es común ver cabras y vacas corriendo libres junto a caballos y yaks, y los lugareños se informan los unos a los otros cuando encuentran las ovejas o las vacas de un vecino perdidas en las montañas.

Pero a pesar de este idílico entorno, en años recientes las disputas se han multiplicado. A menudo, giran en torno al creciente agotamiento de las tierras de pastoreo. 

Las generaciones de pastores kirguises anteriores a Urmatbek eran nómadas, e iban migrando con su ganado a través de las montañas y las planicies. Sin embargo, en la actualidad la mayoría de los ganaderos se han establecido en las tierras bajas y ya no viajan para alimentar a sus animales. Como resultado, las tierras de pastoreo cercanas a sus comunidades han sido sobreutilizadas, en tanto que otras tierras más lejanas y en buen estado para esta actividad permanecen vírgenes. Este uso desigual no solamente perjudica el medio ambiente (por ejemplo, al aumentar la erosión y otros daños localizados), sino que afecta la salud y la productividad de los animales.

Es por ello que el FIDA ha estado trabajando con el Gobierno de Kirguistán para financiar iniciativas como el Programa de Desarrollo de la Ganadería y el Mercado (LMPD), a fin de empoderar a las comunidades para que utilicen de manera más inteligente los recursos terrestres disponibles. Parte de ese proceso ha implicado incorporar tecnología de teledetección a los sistemas actuales de gestión de las tierras de pastoreo de Kirguistán y poner esa tecnología digital al alcance de los ganaderos como Urmatbek.

“Con la ayuda del programa Google Earth, aprendimos a leer mapas electrónicos que nos ayudan a elaborar planes para gestionar las tierras de pastoreo”, relata.

Urmatbek es el responsable del comité de Cholpon Zhayit, uno de los casi 70 comités de pastores en Naryn, la región administrativa más grande de Kirguistán. También es la más pobre del país. Durante decenios, estos comités de pastores, compuestos por los pastores y los ganaderos locales, se han encargado de administrar los derechos sobre las tierras de pastoreo. Para definir el lugar donde cada uno apacentará a su ganado, utilizan un sistema de billetes, cuyos precios establece la comunidad y los ingresos del cual se destinan a cubrir los gastos de la comunidad, como la reparación de los abrevaderos.

Pero si bien la estructura para administrar estas tierras de pastoreo ya existía, los comités de pastores, como el que dirige Urmatbek, carecían de herramientas para determinar qué tierras estaban infrautilizadas o sobreutilizadas y cuáles estaban en riesgo de agotarse. Tampoco permitían determinar con claridad de qué manera cambia la calidad de cada parcela de pastoreo en función de la estación. 

Todo eso cambió con el Programa de Desarrollo de la Ganadería y el Mercado. Gracias al programa, las asociaciones de pastores han accedido a la tecnología y la capacitación que necesitan para digitalizar los mapas de las zonas de pastoreo y valerse de los sistemas de información geográfica en línea.

Con la ayuda de dispositivos GPS adquiridos mediante el programa, las asociaciones lograron determinar las coordenadas geográficas de sus tierras de pastoreo. Esto les ha permitido hacer varias cosas, desde definir qué zonas necesitan nueva infraestructura (como puentes y caminos) hasta establecer determinadas zonas con fines de investigación (por ejemplo, para aplicar técnicas de mejora de los rendimientos).

Mientras tanto, el uso de imágenes provenientes de los sistemas de información geográfica ha ayudado a establecer valores de referencia sobre el estado de las varias tierras de pastoreo en su zona. Esto les permite comparar los rendimientos y el estado de esas tierras de año en año y de estación en estación, e intervenir si se necesita para evitar su sobreutilización. Por ejemplo, los comités pueden acordonar parcelas específicas que necesiten recuperarse y emitir billetes únicamente para las parcelas en buen estado.

Gracias a esto, los ganaderos de las regiones de Issyk-Kul, Naryn y Osh, donde el programa está funcionamiento, ha logrado aumentar el rendimiento lácteo y disminuir los conflictos. Un estudio realizado tras la finalización de la primera etapa del programa concluyó que el peso corporal promedio de una res había aumentado hasta un 50 %, y el número de conflictos había disminuido más de un 20 %. 
Mientras tanto, gracias a una iniciativa de colaboración entre la Asociación de Sindicatos de Ganaderos y el Instituto de Investigación Científica de Cría de Ganado y Pastizales de Kirguistán, con el apoyo del FIDA, se está avanzando en la resiembra de las parcelas agotadas.

Y lo que es más, el programa ha aportado fondos para establecer un nuevo sistema de alerta temprana para los fenómenos meteorológicos extremos y llegar hasta los criadores de las zonas más alejadas, a fin de ayudarlos a adoptar mejores decisiones en materia de pastoreo.


“El sistema envía convenientes notificaciones sobre el clima para los siguientes 10 días”, dice Karybek Karabaev, encargado del comité de pastores en Zhoosh, en la región de Osh. “Por ejemplo, tenemos un sitio remoto de pastoreo en la cordillera de Alai, y este año hemos empezado a enviar a los ganaderos de la zona información meteorológica”. 

Desde su teléfono o su computadora, ahora Karybek accede a un sitio web especializado en datos meteorológicos para los pastizales, y encuentra las tierras de pastoreo que están bajo la jurisdicción de su comité. Luego difunde la información entre los ganaderos llamándolos directamente a sus teléfonos móviles, a fin de que puedan planificar sus rutas de pastoreo a una distancia segura de las condiciones meteorológicas extremas.

El sitio web que utiliza Karybek y muchos otros aspectos del sistema de alarma temprana son gestionados por el Departamento de Pastizales y Ganadería de Kirguistán.

A primera vista, el panorama de hoy es el mismo que el de hace un decenio: vacas, caballos, ovejas y yaks deambulando libremente por exuberantes laderas montañosas y valles de pastizales. La diferencia es que ahora todo funciona con el apoyo de un sofisticado sistema digital, que permite elaborar planes para gestionar los pastizales y adoptar decisiones con perspectivas de futuro, para que tanto los pastizales como el ganado se mantengan saludables y productivos por muchos años.

 

Consulte más información sobre la labor del FIDA en Kirguistán.