Free-range chicken farming a success in remote Viet Nam

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

La cría de pollos de campo es todo un éxito en las zonas remotas de Viet Nam

©FIDA/Minzayar Oo/Panos

Al principio, cuando Nguyen Thi Bich decidió probar su suerte con la cría de pollos en tierras altas, no sabía qué esperar.

La cría de pollos no le era ajena. Había crecido en una pequeña granja, donde siempre ayudaba a su familia en todo lo que podía. Pero siempre habían tenido que esforzarse por mantener sanos a los animales, lo que los dejaba solo con lo suficiente para ellos y con unos ingresos prácticamente inexistentes. Siempre había sido así, también para otros hogares de la zona.

Luego, en 2015 el Proyecto de Desarrollo Rural Sostenible para la Población Pobre de las Provincias de Ha Tinh y Quang Binh (SRDP), que recibe apoyo del FIDA, llegó a Thanh Son, el pequeño caserío donde Nguyen vive en la provincia de Quang Binh, en Viet Nam. El proyecto tenía un plan de cría de pollos en tierras altas, un modelo que hace uso de las vastas colinas y bosques de la zona. Parecía ser una opción ideal para las metas del proyecto: ayudar a los pequeños agricultores de su región a adoptar técnicas agrícolas sostenibles que pudieran proteger el medio ambiente local y, al mismo tiempo, que la escala de este pudiera ampliarse de manera suficiente para ayudarles a unirse a cadenas de valor más amplias.

De todos modos, al estar entre los primeros agricultores de su zona que se unieron al proyecto, Nguyen Thi Bich comenzó de a poco. Con la ayuda del proyecto, invirtió algo de dinero y comenzó a criar pollos en su jardín de tres hectáreas en una ladera.

Al principio crio alrededor de 500 pollos. Después de unos tres meses, habían crecido bien y se habían adaptado al medio ambiente local, y pudo venderlos por aproximadamente 20 millones de VND (USD 919,00). Tras ver su potencial económico realizado, decidió invertir en criar una bandada más grande. En el Año Nuevo lunar de 2017 su familia vendió alrededor de 1 000 pollos, con un peso total de entre 1,5 y 2 toneladas, y obtuvo una ganancia de entre
40 y 50 millones de VND (aproximadamente, entre USD 1 768 y USD 2 200).

Desde entonces, el éxito de Nguyen no ha hecho más que crecer. Después de años de seguir este modelo con perseverancia, su familia puede permitirse criar tres lotes por año, con más de 1 000 pollos por lote. Han pasado a ser parte de la clase media y ahora sus hijos tienen acceso a una educación adecuada.

Cerca de la casa de Nguyen se encuentra la casa de Nguyen Thi Hoai Duc, que ahora sigue el mismo modelo para tierras altas, pero en menor escala. Y, como muchos en la zona, también ha visto un aumento sustancial de los ingresos de su familia.

“Noté que Nguyen y algunas otras familias estaban criando pollos en su tiempo libre y aun así se las arreglaban para ganar mucho dinero, así que mi marido y yo también decidimos invertir en este modelo de cría de pollos”, cuenta.

Proyecto de Desarrollo Rural Sostenible para la Población Pobre de las Provincias de Ha Tinh y Quang Binh, noviembre de 2017 ©FIDA/Minzayar Oo/Panos

Al poco tiempo, más y más aldeanos comenzaron a adoptar el modelo, y rápidamente conformaron una cooperativa, siendo Nguyen Thi Bich y Nguyen Duc unos de sus miembros principales. Con apoyo del proyecto, elaboraron un plan de negocios a largo plazo y firmaron un contrato para suministrar pollos recién nacidos y comprar productos a grandes empresas pecuarias. Como consecuencia de ello, la producción y las actividades empresariales del grupo se han expandido con rapidez.

Nguyen Thi Bich atribuye su éxito al cumplimiento de normas rigurosas. Los pollos pueden deambular libremente durante gran parte del día, alimentándose con maíz, insectos y pastos naturales. Esto los mantiene más sanos que en la típica cría industrial de pollos —y a los costos de la inversión mucho más bajos—. Gracias a este estilo de vida de campo, también se produce carne de pollo de mayor calidad que, según lo que indican algunos estudios, muchos clientes prefieren a la de los pollos criados de manera industrial.

Hoy en día, la cooperativa cuenta con 14 miembros. Doce de ellos, incluyendo las cuatro fundadoras, son mujeres. Los miembros crían un promedio de tres lotes de pollos por año. Cada familia participante suele criar alrededor de 1 000 pollos por lote, lo que —suponiendo que todos los pollos estén sanos— se traduce en un ingreso total de alrededor de 380 millones de VND (alrededor de USD 16 000) para el grupo. Mediante la ayuda del proyecto, la cooperativa también ha podido volver a invertir parte de estos ingresos en mejoras clave, como la reparación y la construcción de nuevas instalaciones de cría, que les han ayudado a mejorar aún más su producción.

Gracias a estos ingresos, los hogares que participan en la cooperativa han visto mejorar notablemente su situación económica. Hasta la fecha, dos de los cinco hogares participantes han salido oficialmente de la pobreza y ahora también los otros tres hogares tienen ingresos mucho mayores.

El éxito de la cooperativa también ha llamado la atención de los grupos agrícolas regionales.

“Este modelo de cría de pollos está contribuyendo notablemente al crecimiento del campo agrícola, lo que confirma que se trata de un modelo eficiente de producción de productos básicos que ayuda a desarrollar la economía social de Quang Binh”, afirma Le Cong Toan, presidente de la Asociación de Agricultores de Quang Binh. “Se utilizan las tierras, se crean más empleos para aumentar los ingresos de los trabajadores y se reduce la pobreza al tiempo que se enriquece la vida de las personas”.

Para Nguyen Thi Bich y los demás residentes de Thanh Son, este es un cambio muy bienvenido.

Más información sobre la labor del FIDA y Viet Nam