Green jobs for youth: What works and what’s missing?

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Empleos verdes para los jóvenes: ¿qué funciona y qué hay que mejorar?

La preocupación de los jóvenes del medio rural por el medio ambiente está aumentando. Muchos de ellos trabajan en sectores expuestos a las amenazas del cambio climático y son muy conscientes de que su industria y los sistemas alimentarios tendrán que ser más resilientes y sostenibles que nunca.

En este contexto, cada vez es más frecuente que se considere la creación de empleo verde decente como una posible solución, ya que contribuye a preservar o restaurar el medio ambiente. Además, las previsiones indican que las prácticas de gestión sostenible podrían generar hasta 60 millones de nuevos empleos en el sector agrícola.

Las perspectivas de la juventud del medio rural sobre el auge del empleo verde son incalculables. En reconocimiento de ese hecho, el FIDA y el Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos han aunado fuerzas y creado un espacio de consulta para la juventud del medio rural.

En un diálogo reciente, preguntamos a los participantes procedentes de todo el continente africano qué creían que era lo más importante para promover el crecimiento de empleo verde gratificante en las zonas rurales. Sus respuestas reflejan la variedad de desafíos que están afrontando, y su creencia de que las soluciones climáticamente inteligentes, las oportunidades de asociaciones entre el sector público, el sector privado y los productores, el aprendizaje entre pares y las plataformas digitales son la mejor opción.

 

Aminu Ndakogi Kanko (Nigeria) 

Aminu es un líder juvenil y trabaja en el sector del arroz palay: recolecta el arroz de productores en pequeña escala para vendérselo a compradores mayoristas. Si bien terminó dedicándose a la agricultura, tiene estudios en informática y aplica ese enfoque técnico a su agronegocio. Reprogramó todo el calendario de cultivo para la estación seca utilizando de manera sensata un sistema de bombeo y creó su propia plataforma digital para vender sus productos directamente a los consumidores. 

Aminu considera que contar con los jóvenes en los procesos de formulación de políticas a todos los niveles es la manera de avanzar hacia una economía ecológica. También le gustaría que hubiera más oportunidades de creación de capacidad para la juventud del medio rural, y cree que la comercialización digital ayudará a los productores jóvenes a mantener un volumen sólido de ventas.

 

Bourahima Diallo (Malí)

Bourahima es el presidente de la Red de Financiación para los Jóvenes del Medio Rural y forma parte de la Asociación de Ganaderos y Cebadores del municipio de Narena. En su explotación agropecuaria afronta el cambio climático y la degradación del suelo aplicando técnicas agrícolas climáticamente inteligentes: emplea únicamente el estiércol orgánico de sus vacas y promueve el uso de semillas resistentes al clima muy productivas. 

Bourahima cree que las asociaciones entre el sector público, el sector privado y los productores son la clave para crear empleo verde. Le gustaría que más entidades públicas, como los comedores escolares y las instituciones gubernamentales, compraran directamente a las agroempresas dirigidas por jóvenes.

Elly Matende (Kenya)

Elly es un productor lechero y propietario de la explotación familiar orgánica Matende Holstein. También imparte formación a otros jóvenes, que ya trabajan en el sector agrícola o están interesados en unirse a él, sobre diferentes aspectos de la producción lechera: desde la incorporación de prácticas orgánicas hasta el aumento de la sostenibilidad de sus actividades agropecuarias. Elly considera que este tipo de intercambio de aptitudes es esencial para la economía verde.

“Creo que es importante fomentar las actividades de creación de capacidad entre pares que, además de difundir las debidas competencias, sirven para propiciar un cambio en la percepción de las generaciones más jóvenes sobre el empleo verde”, afirmó.

Ali Hawau (Camerún)

Ali cría pollos de engorde y los publicita y vende a través de diversas plataformas digitales. También utiliza el estiércol de las aves en su huerto, una práctica orgánica que le permite aprovechar las sinergias entre la agricultura y la ganadería gracias al uso productivo de los desechos. En su opinión, deberían aplicarse de manera más generalizada prácticas agroecológicas como esta, destinadas a aumentar la diversidad de los cultivos y reducir los insumos externos.

Un tema que le preocupa es la conexión entre los productores y los mercados, ya que considera que la falta de carreteras, en concreto, es el principal origen de los múltiples desafíos que afrontan las zonas rurales: desde la pérdida de cultivos perecederos hasta la migración de muchos jóvenes a zonas urbanas para buscar trabajo.

“Unas buenas carreteras facilitarían el transporte de los alimentos y reducirían las pérdidas poscosecha
—declaró—. También contribuirían a reducir el éxodo juvenil”.

Henry Fordi (Ghana)

Henry es un productor orgánico que lidera el proyecto de Guzakuza, formado por un equipo que capacita a mujeres jóvenes, estudiantes y campesinos sobre la importancia de la producción orgánica y los ayuda a crear o ampliar agroempresas sostenibles.

Henry aplica esa misma visión empresarial a la cuestión del empleo verde. Le gustaría que hubiera más “programas de mentoría para compartir con los jóvenes las aptitudes empresariales apropiadas y acompañarlos a medida que avancen en el desarrollo de su negocio”.

John Kiwagalo (Uganda)

John es el coordinador de la Academia de Alimentación de la Red de Jóvenes de Slow Food de Uganda, donde imparte capacitación a jóvenes campesinos sobre prácticas agroecológicas. También cría cerdos y tiene sus propios cultivos.

En su trabajo observa que hay muchos cultivos viables que se pierden por la sobresaturación de los mercados, así que considera esencial invertir en tecnología para evitar el desperdicio de alimentos en el futuro. En su opinión, la digitalización de los empleos verdes también hará que estos resulten más atractivos para las futuras generaciones de trabajadores.

Kone Zie Daouda (Côte d'Ivoire)

Kone forma parte de la Red de Jóvenes para una Agricultura Climáticamente Inteligente, a través de la que ayuda a jóvenes, nuevos en el sector agrícola o que ya forman parte de él, a ampliar sus conocimientos agrícolas y aptitudes en materia de investigación del mercado y a establecer conexiones.

Kone considera que el espacio digital es una plataforma de reunión para los jóvenes del medio rural. Espera que las innovaciones tecnológicas puedan facilitar el establecimiento de conexiones entre los jóvenes rurales y las plataformas de ese tipo puedan servir también para aumentar su participación. Además, desea que los asociados para el desarrollo, como los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales, colaboren de manera más amplia con los jóvenes agricultores.

Nuevas medidas futuras: combinar la sostenibilidad y la rentabilidad

Después de escuchar a todos los participantes en el diálogo, el Embajador para la Juventud, la Educación y el Empleo del Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos subrayó que los jóvenes no deben desanimarse a la hora de crear su propia empresa. Los costos iniciales suelen ser elevados, lo que puede abrumar a los jóvenes que esperan “resultados rápidos”, y los beneficios normalmente se obtienen solo a largo plazo. Además, aunque el sector de la agricultura ecológica presenta un enorme potencial, también hay que tener en cuenta su rentabilidad.

No obstante, el Embajador concluyó que los jóvenes del medio rural, como los que participaron en el diálogo y muchos otros, han demostrado que es posible tener empresas agrícolas sostenibles y rentables.

El FIDA también sabe que la sostenibilidad y rentabilidad pueden ir de la mano, y que los jóvenes del medio rural se encuentran entre los impulsores de una nueva economía ecológica. La colaboración con el sector privado es sumamente prioritaria para el FIDA, al igual que para muchos de los participantes en el diálogo. El FIDA ya está trabajando en el establecimiento de nuevos instrumentos y políticas para ampliar su colaboración con el sector privado a fin de aumentar las oportunidades laborales para los jóvenes del medio rural y lograr un futuro sostenible.

Este artículo se ha preparado para el foro virtual Youth at Heart, un evento destinado a colaborar con los jóvenes del medio rural en el ámbito de la economía ecológica.