Las variedades de arroz tolerantes a la sequía benefician a los agricultores incluso en años sin sequía

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Las variedades de arroz tolerantes a la sequía benefician a los agricultores incluso en años sin sequía

©IFAD/Mathilde Lefebvre

El cambio climático amenaza la producción agrícola en todo el mundo de muchas maneras, poniendo en peligro el suministro de alimentos y los medios de vida de las poblaciones rurales. En los entornos marginales o desfavorables para el cultivo del arroz, en los que la producción se ve limitada por factores adversos como las sequías, la salinidad y la anegación, el cambio climático plantea riesgos adicionales. Los agricultores que carecen de acceso al riego y dependen de la producción de secano son especialmente vulnerables a la sequía. Afortunadamente, las tecnologías agrícolas, como las variedades de arroz tolerantes al estrés, pueden ayudar a los agricultores a adaptarse al cambio climático. Se trata de variedades modernas desarrolladas por fitomejoradores para evitar las pérdidas de rendimiento debidas a las perturbaciones climáticas, como las sequías y las inundaciones.

El proyecto Consorcio sobre Entornos Desfavorables para el Cultivo del Arroz (CURE), financiado por el FIDA, se creó en 2009 con el fin de ayudar a los agricultores arroceros de Asia Meridional y Sudoriental a aumentar su resiliencia ante las perturbaciones climáticas. Adaptó las variedades de arroz tolerantes al estrés a los entornos locales y facilitó el acceso de los agricultores a las semillas. En la región de las colinas medias del Nepal, propensa a sufrir sequías, el proyecto creó grupos de productores de semillas para producir y vender a los agricultores locales semillas de variedades de arroz de alta calidad tolerantes al estrés. Al aumentar la oferta de semillas de esas variedades en la región, estos grupos facilitaron su adopción.

En 2018, nuestro equipo de investigación del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia recibió una donación del FIDA para estudiar de qué manera la adopción de variedades de arroz tolerantes al estrés en Nepal influyen en los rendimientos y las prácticas de producción de los agricultores. Dado que ese año no hubo sequía, nuestro estudio pretendía determinar el rendimiento de esas variedades en una temporada con lluvias suficientes. Los formuladores de políticas necesitan saber cómo se comportan esas variedades bajo las distintas condiciones meteorológicas a fin de evaluar si suponen una buena inversión para ayudar a la agricultura a adaptarse al cambio climático. Si bien las variedades de arroz tolerantes al estrés pueden ser más beneficiosas en años de sequía, su rendimiento en años sin sequía contribuye a su rentabilidad general y a la probabilidad de que los agricultores sigan cultivándolas. 

Entrevistamos a 900 agricultores de tres distritos de Nepal sobre su producción de arroz durante la temporada de los monzones de 2018, que es la principal temporada de producción de arroz del país. Recogimos información sobre las características de las explotaciones y de los agricultores, así como sobre las variedades de arroz cultivadas, su rendimiento y las prácticas de producción. Las variedades tolerantes al estrés eran populares entre los agricultores, y supusieron alrededor del 20 % de las semillas de arroz plantadas durante la temporada de los monzones. Esto se debió en parte a los grupos de productores de semillas, que aumentaron el suministro y la adopción de esas variedades en sus comunidades rurales y en las comunidades vecinas. Los agricultores también cultivaron variedades locales utilizadas durante generaciones y que suelen ser de bajo rendimiento, así como otras variedades e híbridos modernos, ambos de alto rendimiento pero sin resistencia a las perturbaciones climáticas. Los agricultores se mostraron entusiasmados al hablarnos de su adopción de las variedades de arroz tolerantes al estrés. Un agricultor, cuyas tierras habían sufrido cierto estrés hídrico esa temporada, nos mostró dos puñados de los granos que había cosechado, uno de una variedad autóctona y otro de una variedad de arroz tolerante al estrés. El grano de la variedad autóctona estaba descolorido y abundaban las cáscaras vacías. El grano de la variedad tolerante al estrés tenía un aspecto saludable y, según el agricultor, había dado un buen rendimiento ese año. En otra comunidad rural, un líder comunitario nos dijo que los agricultores de su comunidad estaban empezando a plantar variedades tolerantes al estrés, aunque no habían sufrido sequía, para protegerse en años futuros.

Hemos comprobado que la adopción de las variedades de arroz tolerantes al estrés es beneficiosa para los agricultores, incluso en un año sin sequía. Tras controlar las características relativas a los agricultores y las tierras que podrían sesgar nuestros resultados, estimamos que las variedades tolerantes al estrés aumentan el rendimiento medio en casi un 30 % en comparación con las autóctonas. Este efecto sobre el rendimiento es aproximadamente el mismo que el de otras variedades modernas, lo que significa que, además de proteger contra las pérdidas de rendimiento en los años malos, el cultivo de las variedades de arroz tolerantes al estrés no supone una penalización del rendimiento en los años buenos en relación con otras variedades de alto rendimiento. Los híbridos consiguen rendimientos aún mayores que las variedades modernas, pero sus semillas son costosas y pueden no ser asequibles para algunos agricultores. Las variedades tolerantes al estrés también reducen la varianza del rendimiento en comparación con las variedades autóctonas, cosa que no hacen las demás variedades modernas ni los híbridos. Por último, la adopción de variedades e híbridos modernos reduce el tiempo entre la siembra y la cosecha e induce a los agricultores a cambiar algunas prácticas de producción, como la aplicación de más fertilizantes químicos. Esto puede ayudar a los agricultores a aumentar sus ingresos y su resiliencia al cambio climático.

En los próximos años, el clima será más imprevisible, aumentando la frecuencia de fenómenos como las sequías. Las tecnologías agrícolas desempeñarán un papel fundamental para ayudar a los agricultores a adaptarse y sobrevivir. Los resultados de nuestro estudio proporcionan a los formuladores de políticas una prueba de los beneficios de las variedades de arroz tolerantes al estrés en Nepal. Esto les ayudará a tomar decisiones y realizar inversiones que permitan a los agricultores de entornos desfavorables para el cultivo del arroz adaptarse al cambio climático, protegiendo sus medios de vida y su futuro.

Puede ver más información sobre el estudio en nuestra nueva publicación de la serie de investigaciones del FIDA: How the adoption of drought-tolerant rice varieties impacts households in a non-drought year: Evidence from Nepal.

Kate Vaiknoras es economista especializada en  investigación agrícola en el Servicio de Investigación Económica del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Entre sus centros de interés de investigación se cuentan la adopción y el impacto de las tecnologías agrícolas, en particular las variedades de semillas mejoradas. Ha realizado trabajos de campo en Nepal y Uganda.