Centroamérica fortalece alianzas para diálogo de políticas en agricultura familiar

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Centroamérica fortalece alianzas para diálogo de políticas en agricultura familiar

San Salvador, 18 de mayo de 2016 – Contribuir a la inclusión, la democracia y a la disminución de la pobreza a través de la promoción de políticas públicas que favorezcan a la agricultura familiar en la región es el objetivo del Proyecto: “Programa Diálogo Rural Regional - Centroamérica y República Dominicana”, presentado hoy en San Salvador.

Este proyecto, financiado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) - la agencia de Naciones Unidas para el desarrollo rural - y el Consorcio PRISMA-OXFAM-RIMISP, beneficiará cerca de 600 mil familias que viven de la agricultura familiar y están representadas en el Programa Diálogo Regional Rural (PDRR), que tendrá a cargo la implementación del mismo.

En Centroamérica, la agricultura familiar aglutina 2.3 millones de familias, representando el 70% de la producción de alimentos y el 50% del Producto Interno Bruto Agropecuario (PIBA) de la región.

Pese a su indudable relevancia económica y social, este sector enfrenta importantes desafíos derivados de los cambios socio-económicos y climáticos de las últimas décadas. Dichos cambios han afectado el desarrollo y la calidad de vida de la población rural, cuya mayoría vive en condiciones de pobreza y desigualdad, especialmente en el caso de jóvenes, mujeres y pueblos indígenas.

“La Agricultura Familiar, más allá de lo productivo, contribuye a la protección del ambiente, la biodiversidad y la identidad cultural y promueve el desarrollo territorial. Los gobiernos de la región deben diseñar políticas públicas que permitan afrontar estos desafíos, que a menudo son más difíciles de entender para funcionarios gubernamentales o responsables políticos que trabajan en entornos urbanos”, aseguró Abel Lara, representante del PDRR.

“Estas políticas deben incluir temas centrales como: fomento de la inversión en infraestructura rural resiliente al cambio climático, tecnología, servicios de extensión; financiamiento adecuado a la realidad de este sector; acceso a recursos productivos (tierra, semillas, recursos hídricos); promoción de mercados locales e interregionales; fortalecimiento de la organización y el involucramiento de mujeres y jóvenes”, aseguró Ileana Gómez, representante del Consorcio PRISMA-OXFAM-RIMISP.

El proyecto se enfocará en el fortalecimiento de las capacidades de liderazgo, incidencia y visión estratégica del PDRR, para permitirle ejercer un rol protagónico en la construcción e implementación de la agenda de políticas públicas.

El objetivo es incidir sobre e influenciar no solo aquellas políticas que afectan la agricultura familiar en la región, sino también los protocolos de los organismos multilaterales y las agencias de cooperación, para garantizar que los programas y proyectos de desarrollo rural que se pongan en marcha sean más efectivos.

El PDRR, que está integrado por 21 organizaciones campesinas e indígenas de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, actuará como interlocutor del Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC), reforzando la participación de la población rural como agente de cambio, lo que es vital para lograr una mejor efectividad de las políticas públicas.

“Las plataformas de diálogo político siempre han sido para el FIDA una parte importante de su trabajo. Un elemento al mismo tiempo de inspiración y de incidencia política. Experiencias similares a la que hoy se pone en marcha para Centroamérica han conseguido desarrollar políticas en favor de la agricultura familiar en el Cono Sur y en otros países de Latinoamérica”, aseguró Glayson Ferrari, gerente del programa de país, del FIDA para El Salvador.

El monto total de la inversión del Proyecto asciende a USD 1,750 millones, de los que el FIDA aporta USD 1,5 millones y el Consorcio PRISMA-OXFAM-RIMISP USD 250 000. El Proyecto tiene un período de ejecución de tres años.

El evento contó con la participación de autoridades del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) de El Salvador y de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Agropecuario Centroamericano (SE-CAC), así como de representantes de gremiales campesinas, juventud rural, mujeres, pueblos indígenas y organismos de cooperación.

Información de contexto:

·  Se estima que existen alrededor de 2.3 millones de familias en Centroamérica que trabajan en la agricultura familiar.

·  El peso económico de la agricultura familiar ronda el 50% del Producto Interno Bruto Agropecuario de la región. Se percibe que la contribución de ella en el empleo agrícola oscila entre el 36% en Costa Rica y el 76% en Honduras.

·  Entre los rasgos característicos sobresalientes de los agricultores familiares se estima que: 6 de cada 10 padecen de inseguridad alimentaria y 65% se encuentran en situación de pobreza

·  Entre los rasgos característicos de las granjas familiares figuran: 85% tienen una jefatura masculina; el promedio de edad de los jefes es de 49 años; trabajan 1.13 ha. por unidad productiva promedio.

Para más información o para concertar una entrevista, por favor contactar:

PR/30/2016

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado más de 17 700 millones de dólares estadounidenses en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a más de 459 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.