Agricultores vulnerables recibirán millones a través del fondo de adaptación al cambio climático del FIDA gracias al compromiso de Dinamarca

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Agricultores vulnerables recibirán millones a través del fondo de adaptación al cambio climático del FIDA gracias al compromiso de Dinamarca

©IFAD/Amadou Keita

Roma, 9 de diciembre de 2021: A poco de la CP26, que incluyó un enfático llamamiento para aumentar la financiación dirigida a ayudar a los países más pobres del mundo a adaptarse a los efectos del cambio climático, Dinamarca anunció hoy una contribución de DKK 190 millones (unos USD 29 millones) al Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) para ayudar a los pequeños agricultores a enfrentarse a las condiciones climáticas impredecibles.

Mediante su Ministerio de Asuntos Exteriores, Dinamarca volcará los fondos a la Ampliación del Programa de Adaptación para la Agricultura en Pequeña Escala (ASAP+). Se busca que el ASAP+, presentado en enero, sea el mayor fondo dedicado a canalizar la financiación para el clima hacia los productores en pequeña escala con el fin de ayudarles a adaptarse al cambio climático y a combatir el hambre y la malnutrición.

“La CP26, durante la cual se hizo hincapié en la importancia de la adaptación al cambio climático, también demostró que sigue existiendo una enorme brecha de financiación que debemos subsanar con urgencia si queremos detener el aumento del hambre y la pobreza en las comunidades rurales más vulnerables”, señaló Gilbert F. Houngbo, Presidente del FIDA. “Agradecemos a Dinamarca por reforzar su compromiso de ayudar a algunas de las personas más vulnerables del mundo a adaptarse a los efectos del cambio climático. Eso es vital para mitigar de manera sostenible el hambre y la pobreza, estabilizar los medios de sustento económico de las zonas rurales y ayudar a evitar futuras crisis alimentarias y los conflictos, la inestabilidad y la migración que a menudo conllevan”.

Los pequeños agricultores, que producen alrededor de la tercera parte del total mundial de alimentos, son los más afectados por el cambio climático. El aumento de las temperaturas, la irregularidad de las precipitaciones, el aumento del nivel del mar y los fenómenos extremos, como las inundaciones, las sequías, los deslaves, los tifones y las olas de calor, acaban con las cosechas y matan al ganado, empujando a millones de personas a la pobreza y el hambre.

Las Investigaciones patrocinadas por el FIDA demuestran que de aquí a 2050, el cambio climático podría hacer que los rendimientos de cultivos básicos como el maíz disminuyan hasta un 80 % en zonas de Angola, Lesotho, Malawi, Mozambique, Rwanda, Uganda, Zambia y Zimbabwe, una situación que produciría un importante aumento de la pobreza y el hambre. Sin inversiones oportunas en medidas de adaptación, para cuando llegue 2050 el cambio climático podría haber obligado a emigrar a más de 140 millones de personas.

La contribución se enmarca dentro del Programa sobre el Cambio Climático, los Conflictos, los Desplazamientos y la Migración Irregular en el Sahel 2021-2024 (CCDMP), patrocinado por Dinamarca. El programa tiene por objeto aumentar la resiliencia de las poblaciones vulnerables a las repercusiones del cambio climático potenciando sus capacidades de adaptación y las de sus asociados nacionales y regionales, y atacar las causas profundas de la fragilidad, que pueden dar lugar a situaciones de conflicto, desplazamiento forzoso y migración irregular.

El FIDA busca movilizar USD 500 millones para el ASAP+, con vistas a realizar inversiones que permitan fortalecer la resiliencia al cambio climático de 10 millones de personas de las zonas rurales, secuestrar más de 100 millones de toneladas de equivalentes de dióxido de carbono, y comenzar a aplicar prácticas resilientes al cambio climático en más de cuatro millones de hectáreas de tierra. El ASAP+ se centra en los países de ingreso bajo que enfrentan las mayores dificultades en materia de inseguridad alimentaria y pobreza rural a raíz del cambio climático.

Desde 2012, el FIDA ha destinado USD 300 millones a la financiación para el clima, lo que ha permitido brindar asistencia a más de 6 millones de pequeños productores en 41 países para enfrentarse a los efectos del cambio climático mediante inversiones en prácticas de agricultura climáticamente inteligente y soluciones basadas en la naturaleza, mejoras en la infraestructura rural (por ejemplo, sistemas de riego y recolección del agua de lluvia a pequeña escala) y sistemas de información sobre el clima. 

La asociación entre el FIDA y Dinamarca, que desde 1978 ha aportado más de USD 157 millones al Fondo, se remonta a varios decenios.  El país es el segundo donante más importante a los fondos suplementarios del FIDA, con énfasis especial en el empleo juvenil, los microcréditos y la financiación inclusiva en las cadenas de valor agrícolas, que contribuyen en gran medida a aumentar la resiliencia de millones de personas del medio rural.

Nota para los redactores:

Alemania, Austria, Irlanda, Qatar y Suecia también han asumido compromisos de contribuir al ASAP+.


Comunicado de prensa n.º: FIDA/79/2021

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 23 200 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 518 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

En el banco de imágenes del FIDA, se encuentra disponible para descarga una amplia gama de fotografías de la labor del Fondo en las comunidades rurales.

Contacto de medios

Image of Antonia Paradela

Antonia Paradela

Communication Officer to Senior Management

a.paradelatorices@ifad.org