Help small-scale farmers adapt to climate change or face increased hunger and migration, warns IFAD President

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

El presidente del FIDA advierte que no ayudar a los pequeños agricultores a adaptarse al cambio climático aumentará el hambre y la migración

©FIDA/Susan Beccio

Roma, 22 de enero de 2021 – Si las inversiones para ayudar a los pequeños agricultores a adaptarse al cambio climático no aumentan sustancialmente, podríamos enfrentarnos a una situación de hambruna e inestabilidad mundial generalizadas, advirtió Gilbert F. Houngbo, Presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), antes del comienzo de la Cumbre sobre la Adaptación Climática que se celebrará la próxima semana.  

Su advertencia sigue al reciente anuncio de las Naciones Unidas de que 2020 fue uno de los años más cálidos de que se tiene registro, en un contexto en que se esperan catastróficos aumentos de temperatura a lo largo de este siglo.

“Es inaceptable que los pequeños agricultores, que cultivan gran parte del alimento del mundo, queden a merced de la imprevisibilidad de los patrones climáticos, con inversiones mínimas para ayudarlos a adaptarse”, señaló Houngbo. “Son quienes menos contribuyen al cambio climático, pero sufren sus peores consecuencias. Las malas cosechas y la muerte de su ganado, una situación cada vez más común, pone en riesgo nuestro entero sistema alimentario. Es fundamental que nos aseguremos de que puedan conservar sus tierras y producir alimentos nutritivos de manera sostenible. Si no lo hacemos, el hambre, la pobreza y la migración serán cada vez más comunes en los próximos años”.

En respuesta, el 26 de enero, durante la Cumbre sobre la Adaptación Climática, Houngbo anunciará el lanzamiento de la ampliación del Programa de Adaptación para la Agricultura en Pequeña Escala (ASAP+) en compañía de Idris y Sabrina Elba, Embajadores de Buena Voluntad de las Naciones Unidas por el FIDA, quienes hablarán sobre el tema con Alexander de Croo, Primer Ministro de Bélgica, y Dag Inge Ulstei, Ministro de Desarrollo Internacional de Noruega.

Según un informe publicado a finales de 2020 por el FIDA, solo el 1,7 % de la financiación mundial para el clima —una fracción de lo que se necesita— se destina a los agricultores en pequeña escala de los países en desarrollo, a pesar de su desproporcionada vulnerabilidad a los efectos del cambio climático.

A través del ASAP+ se buscará cambiar esta realidad. Está previsto que sea el fondo más grande dedicado a canalizar la financiación para el clima hacia los pequeños productores. Su objetivo es movilizar USD 500 millones para mitigar la amenaza que el cambio climático entraña para la seguridad alimentaria, disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y ayudar a más de 10 millones de personas a adaptarse al cambio climático. Alemania, Austria, Irlanda y Qatar ya han asumido compromisos.

El ASAP+ se centrará en los países de ingreso bajo que dependen en gran medida de la agricultura y tienen más dificultades en materia de inseguridad alimentaria, pobreza rural y exposición al cambio climático. El programa buscará introducir prácticas resilientes al clima en 4 millones de hectáreas de tierras degradadas y secuestrar alrededor de 110 millones de toneladas de equivalente dióxido de carbono durante los próximos 20 años.  También ayudará a los países a alcanzar sus contribuciones determinadas a nivel nacional en virtud del Acuerdo de París.

“Los pequeños agricultores de las zonas rurales desempeñan un papel fundamental en garantizar la sostenibilidad, la estabilidad y la seguridad en el mundo. La financiación para la adaptación al cambio climático no debe dejarlos atrás”, expresó Jo Puri, Director de la división del FIDA sobre el cambio climático. “El programa ASAP+ contribuirá a avanzar hacia la meta mundial de reducir los gases de efecto invernadero, y garantizará que los productores rurales y otros grupos vulnerables reciban importantes beneficios en materia de ingresos”. 

Aunque producen la mitad de las calorías que se consumen en el mundo, los sistemas de producción agropecuaria de pequeña escala a menudo dependen por completo de los recursos naturales, incluidas la lluvias. En consecuencia, corren un riesgo considerable debido al aumento de las temperaturas, las precipitaciones irregulares, las plagas, el aumento del nivel del mar y los fenómenos extremos como las inundaciones, las sequías, los desprendimientos de tierras, los tifones y las olas de calor.

Investigaciones recientes patrocinadas por el FIDA demuestran que el cambio climático podría hacer que la producción de cultivos básicos, como los frijoles, el maíz y la yuca, disminuya entre un 50 % y un 90 % de aquí a 2050 en zonas de Angola, Lesotho, Malawi, Mozambique, Rwanda, Uganda, Zambia y Zimbabwe, una situación que produciría un importante aumento en la pobreza y el hambre. Si todo sigue igual, para cuando llegue 2050 el cambio climático podría haber obligado a emigrar a más de 140 millones de personas. También es previsible que se produzcan volatilidades en los precios, ya que los desastres naturales en una parte del mundo podrían ocasionar aumentos de más del 50 % en los precios del grano en todos los demás lugares.

El programa ASAP+ se basa en el Programa de Adaptación para la Agricultura en Pequeña Escala (ASAP), del FIDA, que ya ha permitido canalizar USD 300 millones en beneficio de más de 5 millones de agricultores en 41 países, con inversiones que promueven las técnicas agrícolas que tienen en cuenta al clima y las soluciones basadas en la naturaleza, así como el acceso a infraestructuras y tecnologías tales como los sistemas de riego en pequeña escala,los mecanismos de captación del agua de lluvia, los servicios de información sobre el clima y los cultivos resistentes a las sequías y las inundaciones. 

Nota para los redactores:

Líderes de todo el mundo se dan cita en la Cumbre sobre la Adaptación Climática (CAS), organizada por los Países Bajos, para asumir compromisos concretos dirigidos a aumentar la resiliencia del mundo a los efectos del cambio climático. 

El panel del FIDA en el Evento Principal sobre Agricultura y Seguridad Alimentaria será el 26 de enero, de 09.30 a 11.30, hora de Europa Central (UTC+1), en el canal 4 de la CAS, desde Kenya. Inscríbase aquí o siga el canal de la CAS en YouTube.

El Presidente del FIDA, Gilbert F. Houngbo, anunciará el lanzamiento de la ampliación del Programa de Adaptación para la Agricultura en Pequeña Escala (ASAP+) en compañía de Idris y Sabrina Elba, Embajadores de Buena Voluntad de las Naciones Unidas por el FIDA, quienes hablarán sobre el tema con Alexander de Croo, Primer Ministro de Bélgica, y Dag Inge Ulstei, Ministro de Desarrollo Internacional de Noruega.

 


Comunicado de prensa n.º: FIDA/03/2021

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 22 400 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Contacto de medios

Image of Antonia Paradela

Antonia Paradela

Communication Officer to Senior Management

a.paradelatorices@ifad.org