Pope Francis joins 25 countries to fight against poverty and hunger in first round of pledges to IFAD

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

El Papa Francisco se suma a 25 países en la lucha contra la pobreza y el hambre en la primera sesión de promesas de contribución al FIDA

©FIDA/GMB Akash

Roma, 11 de diciembre de 2020 - A pesar de las consecuencias económicas de la COVID-19, un número cada vez mayor de países de todo el mundo ha aumentado sus inversiones en el sector del desarrollo a largo plazo, poniendo de relieve el creciente reconocimiento del vínculo que existe entre el hambre, la desigualdad y la inestabilidad, que a menudo desencadenan crisis humanitarias. Al presentar nuevas promesas de contribuciones al Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de las Naciones Unidas, se comprometieron a garantizar que cientos de millones de personas de las zonas rurales de algunos de los países más pobres del mundo puedan disponer de un acceso sostenible a alimentos nutritivos y obtener ingresos dignos. 

Los anuncios se realizaron en la primera sesión oficial para la presentación de promesas de contribución en apoyo a la Duodécima Reposición de los Recursos del FIDA (FIDA12), un proceso por el que los Estados Miembros se comprometen a asignar fondos a la organización para su labor durante el período 2022-2024. Algunos de los países más pobres del mundo fueron de los primeros en anunciar sus compromisos. Antes de la sesión oficial para la presentación de promesas de contribución, el Papa Francisco había mostrado su apoyo al FIDA a través de una contribución sin precedentes de la Santa Sede.

“Puesto que luchamos a nivel mundial contra los efectos de la COVID-19 y un cambio climático que avanza rápidamente, nuestra interdependencia nunca ha sido tan evidente. Es indispensable que colaboremos para transformar nuestros sistemas alimentarios y aumentar la prosperidad y el bienestar de la población rural más vulnerable del mundo con el fin de que podamos evitar la migración masiva y los conflictos y construir un mundo estable y pacífico para todos —declaró Gilbert F. Houngbo, Presidente del FIDA—. Las promesas de contribución que se han presentado hoy no solo reflejan el compromiso de esos países con la erradicación de la pobreza y el hambre, sino que también demuestran su confianza en el impacto de la labor del FIDA”.

El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de su Santidad el Papa, se hizo eco de esa declaración en un discurso. “Básicamente, no podemos permanecer en silencio ante tanto sufrimiento y tanta adversidad —afirmó—. Hoy más que nunca, la comunidad internacional debe aunar fuerzas con el objetivo de prepararse para lograr un futuro sostenible, inclusivo y justo para todos. Lo que debemos hacer, y está a nuestro alcance, es ayudar a las personas más pobres y vulnerables del mundo”.

Suecia anunció hoy una promesa de contribución que es un 60 % más alta que su última contribución. “Suecia sigue apoyando firmemente la importante labor que lleva a cabo el FIDA para erradicar la pobreza y fortalecer los sistemas alimentarios sostenibles”, afirmo Peter Eriksson, Ministro de Cooperación para el Desarrollo Internacional de Suecia.

Expresando su "orgullo por apoyar al FIDA", los Países Bajos también anunciaron su importante compromiso. "Los Países Bajos valoran firmemente su asociación con el FIDA para marcar la diferencia en favor de la población rural y la seguridad alimentaria y se mantiene como un donante comprometido con el desarrollo agrícola para hacer frente a la pobreza y el hambre", afirmó Kitty van der Heijden, Directora General de la Cooperación Internacional en el Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos.

El FIDA se encuentra entre las instituciones financieras multilaterales del desarrollo agrícola y rural más importantes del mundo y lleva a cabo sus operaciones en zonas rurales remotas de casi 100 países. Durante más de 40 años, su labor ha servido para demostrar que la inversión en las zonas rurales promueve la prosperidad, la seguridad alimentaria y la resiliencia al cambio climático, los desastres naturales, el aumento de los precios y otras perturbaciones, como las derivadas de la pandemia de la COVID-19 que más adelante pueden dar lugar a crisis humanitarias. Las investigaciones también revelan que el crecimiento económico en la agricultura es entre dos y tres veces más eficaz para reducir la pobreza que el crecimiento en otros sectores.

Muchos Estados Miembros anunciaron su intención de aumentar sus contribuciones en esta primera presentación de promesas de contribución. Finlandia aumentó su contribución en más de un 40 %. El Japón hizo una importante promesa de contribución, mientras que Grecia, Luxemburgo y Santo Tomé y Príncipe también van a incrementar considerablemente sus contribuciones.

Igualmente presentaron promesas de contribución Cabo Verde, Chipre y otros países, sumandose a los países que presentaron sus promesas de contribución al FIDA a principios de este año, entre ellos Burkina Faso, Côte d'Ivoire y Malí, que se han comprometido a, como mínimo, duplicar sus contribuciones más recientes al FIDA, mientras que Gambia, Sierra Leona y Uganda también las van a aumentar en gran medida. Muchos otros países han confirmado su intención de anunciar un incremento de sus contribuciones en la sesión principal destinada a ello, que se celebrará en febrero de 2021.

El FIDA ha pedido a los donantes que aumenten considerablemente sus contribuciones para ejecutar un programa general de trabajo de al menos USD 11 000 millones en el período 2022-2024, que abarca un nuevo programa de participación del sector privado en la financiación y una ampliación de su programa pionero de adaptación al cambio climático (ASAP+). Esos fondos contribuirían al aumento de la producción y los ingresos de aproximadamente 140 millones de personas de las zonas rurales gracias a un mejor acceso a los mercados, a la creación de puestos de trabajo y a la mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición de las personas más vulnerables del mundo.

El FIDA es la única organización internacional en la que muchos más países además de sus Estados Miembros contribuyen a sus recursos básicos, incluidos algunos de los países más pobres del mundo. Esto pone de relieve el valor que asignan al apoyo que reciben del Fondo.


Comunicado de prensa n.º: FIDA/62/2020

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 22 400 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Contacto de medios

Image of Antonia Paradela

Antonia Paradela

Communication Officer to Senior Management

a.paradelatorices@ifad.org