La población rural debe ser una prioridad en los planes de recuperación después del virus del Ébola. Así lo comunicará el jefe de un organismo de las Naciones Unidas a los dirigentes de Sierra Leona y Liberia

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

La población rural debe ser una prioridad en los planes de recuperación después del virus del Ébola. Así lo comunicará el jefe de un organismo de las Naciones Unidas a los dirigentes de Sierra Leona y Liberia

©IFAD/Sarah Morgan

Kono district council is paying young people to maintain and rehabilitate roads.

Roma, 3 de agosto de 2016 – El peor brote del virus del Ébola en la historia de la humanidad ya ha pasado, pero se necesita invertir urgentemente en las zonas rurales de Sierra Leona y Liberia para que estos países puedan recuperarse plenamente, dijo el Sr. Kanayo F. Nwanze, Presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), en vísperas de su visita oficial a esos dos países.

“El virus del Ébola ha tenido efectos gravísimos en la vida de los habitantes de las zonas rurales, muchos de los cuales son agricultores en pequeña escala que no pudieron cultivar alimentos ni ganarse la vida mientras duró la epidemia”, dijo el Sr. Nwanze. “Si no canalizamos ahora nuestras inversiones hacia las zonas rurales, estos agricultores podrían verse obligados a migrar en busca de trabajo. Esto podría poner en peligro el futuro de la seguridad alimentaria en estos países.”

Durante su visita a Sierra Leona (del 4 al 6 de agosto), el Sr. Nwanze se reunirá con el Presidente Ernest Bai Koroma, los ministros encargados de la agricultura, las finanzas y las cuestiones de género y el Presidente del Banco de Sierra Leona.

En Liberia (del 6 al 8 de agosto), se reunirá con la Presidenta Ellen Johnson Sirleaf, el Ministro de Agricultura y distintos asociados en la ejecución de proyectos.

Las conversaciones se centrarán en cómo puede el FIDA prestar más apoyo a los planes de los dos países para la recuperación después del virus del Ébola, especialmente en las zonas rurales.

Entre 2014 y 2016 más de 11 310 personas murieron a causa del virus del Ébola en los tres países afectados: Guinea, Liberia y Sierra Leona. Las medidas de contención del virus, como las restricciones a la libertad de circulación, el cierre de fronteras y las cuarentenas, causaron el cierre de mercados y el declive de la agricultura familiar y de exportación.

Los proyectos financiados por el FIDA siguieron operando durante la crisis y sus equipos distribuyeron botiquines de prevención, semillas y fertilizantes entre los participantes en los proyectos para ayudarles a seguir cultivando y alimentar a sus familias.

Cuando los bancos comerciales de Sierra Leona abandonaron las zonas rurales durante la epidemia, las instituciones financieras rurales respaldadas por el FIDA siguieron suministrando servicios financieros al personal de atención de la salud, los funcionarios públicos y los maestros de las zonas rurales, lo cual les permitió permanecer en las zonas afectas y prestar servicios esenciales. Desde que finalizó el brote, el FIDA ha proporcionado a las instituciones financieras rurales otros USD 960 000 para ayudar a los pequeños agricultores a recuperar sus medios de vida.

El FIDA también ha proporcionado USD 80 000 al Gobierno de Liberia para llevar a cabo una encuesta de evaluación de la situación alimentaria después de la crisis causada por el virus del Ébola a fin de determinar cuál sería la mejor forma de restaurar la capacidad productiva de los agricultores en pequeña escala. El FIDA ha aprobado asimismo una suma de USD 41,6 millones para dos nuevos proyectos en apoyo de las iniciativas gubernamentales para la recuperación posterior a la crisis del virus del Ébola.

“En estos países más del 70 % de la población rural se dedica a la agricultura. Así pues, nuestra primera preocupación es garantizar que estas personas puedan volver a cultivar alimentos y obtener ingresos de modo que sean capaces de reconstruir sus comunidades”, dijo el Sr. Nwanze. “No obstante, es igualmente importante asegurarles el acceso a los instrumentos y recursos adecuados para reforzar su resiliencia a fin de que puedan reducir su vulnerabilidad ante futuras conmociones.”

Notas para los editores

Desde 1980, el FIDA ha financiado ocho programas y proyectos en Sierra Leona cuyo valor total se cifra en USD 251,9 millones, de los cuales USD 116,2 millones han sido aportados por el Fondo. Estos programas y proyectos han beneficiado directamente a 513 500 hogares rurales.

En Liberia, el FIDA inició sus operaciones en 1981. Debido a la prologada guerra civil, el FIDA suspendió sus actividades en el país durante 20 años y reanudó sus operaciones en 2009. Hasta ahora el FIDA ha financiado seis programas y proyectos en Liberia cuyo valor total se cifra en USD 117,2 millones, de los cuales USD 61,9 millones han sido aportados por el Fondo. Estos programas y proyectos han beneficiado directamente a 156 600 hogares rurales.

 

Comunicado de prensa No.: IFAD/47/2016

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado cerca de 17 700 millones de dólares estadounidenses en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a unos 459 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Contacto de medios

Image of David Florentin Paqui

David Florentin Paqui

Regional Communications Officer, East and Southern Africa, West and Central Africa

d.paqui@ifad.org