Agencia de Naciones Unidas expandirá sus proyectos de promoción de la agricultura familiar en el noreste del Brasil

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Agencia de Naciones Unidas expandirá sus proyectos de promoción de la agricultura familiar en el noreste del Brasil

©IFAD/Giuseppe Bizzarri

A rural woman takes a break from planting maize in Santa Maria da Lage community, Poço Verde district, Brazil. IFAD's new strategy aims to collaborate with Brazilian authorities to fight poverty where it is most needed – in the poor rural areas of north-eastern Brazil.

Brasilia, 24 de mayo de 2016 –El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) ha presentado hoy en Brasilia su nueva estrategia para el Brasil, destinada a expandir los proyectos de promoción de la agricultura familiar que el Fondo apoya en el noreste del país.

En colaboración con los gobiernos federales y estatales del Brasil, el FIDA, la agencia de Naciones Unidas especializada en desarrollo rural, ha invertido en proyectos de desarrollo en la región semiárida del noreste del país (el sertão) desde que comenzó a operar en el Brasil en los años 80. Ahora, el FIDA tiene previsto ampliar sus operaciones a través de dos nuevos proyectos de desarrollo rural, uno la región de transición a la selva amazónica de Maranhão y otro en la región de bosque tropical costero (mata atlántica) de Pernambuco.

"Esta estrategia está destinada a colaborar con las autoridades brasileñas en la lucha contra la pobreza donde más se necesita: las zonas rurales pobres del nordeste del país", dijo Paolo Silveri, gerente del programa del FIDA para el Brasil.

Aunque el porcentaje de brasileños que viven en la pobreza se redujo del 22 al 8,9 por ciento entre 2004 y 2013, el país sigue siendo el hogar de 18 millones de personas pobres. La pobreza extrema afecta a unos ocho millones de personas, cinco millones de las cuales viven en las regiones norte y noreste. Debido a las tendencias actuales de la economía del Brasil, un mayor progreso en esta área puede ser particularmente difícil, pero no imposible.

"Incluso dentro de este ciclo económico desafiante, es posible seguir luchando contra la pobreza rural. Por ello, el Gobierno del Brasil y el FIDA, en consulta con la sociedad civil y las organizaciones de pequeños agricultores, acordaron ampliar las operaciones del Fondo", dijo Silveri.

Los nuevos proyectos financiados por el FIDA están actualmente en fase de diseño. El proyecto en Maranhão debe aprobarse antes del fin de 2016; el proyecto en Pernambuco, a lo largo de 2017. El FIDA ya financia seis proyectos en los estados de Alagoas, Bahía, Ceará , Paraíba, Piauí y Rio Grande do Norte.

Todos los proyectos financiados por el FIDA en el Brasil se centran en promover la agricultura familiar. Su objetivo es aumentar la capacidad productiva y de generación de ingresos de los pequeños agricultores, facilitando su acceso a servicios esenciales (capacitación, planificación de la inversión, financiación rural y asistencia técnica, con especial atención a las tecnologías sostenibles), el fortalecimiento de sus organizaciones y su conexión con los mercados.

Las operaciones financiadas por el FIDA trabajan para asegurar que grupos tradicionalmente marginados, como las comunidades indígenas y quilombolas (afrodescendientes), los asentados por la reforma agraria, las mujeres y los jóvenes se benefician de sus proyectos.

"Al igual que en otros países de América Latina y en todo el mundo, tratamos de asegurarnos de que nuestros proyectos contribuyen a llevar a cabo una transformación rural inclusiva y sostenible que no olvide a nadie y ayude a preservar el medio ambiente", explicó Silveri.

Una de las principales características de las operaciones apoyadas por el FIDA en el Brasil ha sido su búsqueda de innovaciones técnicas y prácticas agrícolas que proporcionen a los agricultores familiares herramientas adecuadas para prosperar en ambiente hostil del noreste del país. Los ejemplos incluyen: métodos de producción orgánicos y agroecológicos; tecnologías de recolección y conservación del agua; metodologías de planificación participativa para aprovechar tanto las innovaciones como los conocimientos tradicionales; y programas de participación de la juventud rural como dinamizadores de sus comunidades.

Las lecciones aprendidas de las operaciones financiadas por el FIDA en Brasil han sido compartidos con funcionarios del gobierno, la sociedad civil, el sector privado y los agricultores familiares a través de diferentes foros de diálogo sobre políticas públicas y el programa de intercambio de conocimientos Semear (sembrar).

Esto continuará siendo un componente clave del programa del FIDA en el Brasil, que, en esta nueva etapa, está ampliando su red de socios estratégicos, incluyendo en ella agencias de cooperación internacional y otras agencias de la ONU así como instituciones financieras brasileñas de primer nivel.

"Las innovaciones generadas por nuestros proyectos las hacemos disponibles como un bien público para todos nuestros socios, toda la sociedad del Brasil y más allá", explicó Paolo Silveri.

Información para los editores

Brasil tiene la mayor cartera de operaciones apoyadas por el FIDA en América Latina y el Caribe. Desde 1980, el FIDA ha financiado 11 proyectos de desarrollo rural en el país.

Las operaciones en curso incluyen seis proyectos en beneficio de más de 250 000 familias. Representan una inversión total de USD 452,9 millones, de los cuales 164,2 millones son aportados por el FIDA, 212,4 millones por las autoridades brasileñas y 76,3 millones por los beneficiarios. Cinco de los proyectos son implementados por los gobiernos estatales, mientras que uno - el Proyecto Dom Helder Camara - está implementado por el gobierno federal.

Comunicado de prensa No.: IFAD/32/2016

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado 17 700 millones de dólares estadounidenses en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a unos 459 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.