Las mujeres pueden ser agentes de cambio en la lucha contra la pobreza

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Las mujeres pueden ser agentes de cambio en la lucha contra la pobreza

Comunicado de prensa IFAD 12/03

Roma, 20 febrero 2003 – Hay pocas posibilidades de erradicar la pobreza y el hambre hasta que no cambie el papel de la mujer en el mundo en desarrollo. Fue el mensaje de una mesa redonda organizada en el marco del Consejo de Gobernadores en el 25 aniversario del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

Uno de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio, adoptados por la comunidad internacional en el 2000 hasta el 2015, es la promoción de género.

Pero en el avance en los derechos de la mujer, hay otros objetivo que lograr, que atenta contra ella, como la reducción de la mortalidad infantil, permitir a lo menores que terminen la educación primaria y la lucha contra el HIV-SIDA.

Lograr los derechos de la mujer, es quizás el primero y más importante de los objetivos, se señaló en la reunión. La desigualdad de género es una de las causas de la pobreza, especialmente en el caso de las mujeres campesinas, que son las más vulnerables y pobres. Las mujeres constituyen alrededor del 70% de la gente más pobre del mundo.

La mujer rural en todo el mundo posee solo el 2% de la tierra. Ellas tienen menos acceso a la educación, la salud, el agua y el crédito que los hombres. Esta situación se repite de generación en generación, perpetuando un círculo vicioso de pobreza y privación.

Profundas prácticas culturales impiden el progreso de la mujer, incluso cuando sus derechos están protegidos por ley, dijo Armani Kandil, directora ejecutiva de la Arab Network, Organización No Gubernamental (ONG) que tiene su sede en Egipto.

¨Hay un abismo entre las leyes y la práctica¨, afirmó. En Egipto, la mujer tiene derecho al voto desde 1956, pero en las últimas elecciones generales, en el 2000, votó solo el 16 por ciento, expresó.

Las privatizaciones realizadas en numerosos países en desarrollo, significan nuevos problemas para la mujer porque el sector privado está dominado por los hombres, manifestó Jocelyn Dow, Presidenta de la Organización de Mujeres Desarrollo y Medio Ambiente, de Guyana.

El apoyo a la mujer trae consigo beneficios para toda la comunidad, señaló. Manifestó que la lucha contra el HIV-SIDA es más lento en aquellas regiones donde es menor la educación de la mujer. La educación de niñas y mujeres tiene un impacto en los niveles de la nutrición y la mortalidad infantil.

Programas micros financieros dirigidos por mujeres, han sido más efectivos que los dirigidos por hombres, dijo John Byakagaba, coordinador de un proyecto de Uganda.