IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

No cuentes los pollito antes de que salgan los huevos

©Fatoumata Diabate'

El segundo viernes de octubre es el Día Mundial del Huevo. Se trata de un día en el que se reconoce el papel vital de los huevos en la alimentación de las personas de todo el mundo

Muchas personas de los países en desarrollo poseen un pequeño número de aves de corral para el consumo doméstico, ya sea en forma de carne o huevos, y como fuente de ingresos por la venta de estos productos. La inversión necesaria para la cría de aves de corral es mínima, ya que la mayor parte de los insumos generados en las explotaciones agrícolas y la mano de obra son proporcionados por los miembros de las familias. Aunque la producción puede ser bastante limitada, una gran ventaja de la producción familiar de huevos de aves de corral es el suministro frecuente de nutrientes de alto valor biológico.

La escala en que se crían las aves de corral y el tipo de cría pueden ser muy dispares, desde casos en que la cría depende de que las mismas aves se dediquen a escarbar en busca de alimento hasta casos en que se lleva a cabo de forma intensiva a pequeña escala. Los proyectos respaldados por el FIDA también examinan las condiciones y los requisitos de estos sistemas, como el tipo de recursos genéticos utilizados, las prácticas de alimentación, la prevención y el control de enfermedades, la gestión de las parvadas y la forma en que estos factores interactúan entre sí.

©FIDA/Radhika Chalasani

Una gallina de la raza vanaraja en la India es más grande que las aves nativas y produce más huevos. Los huevos son una parte importante de la dieta de las tribus y la carne de pollo se consume principalmente durante los festivales religiosos. La mayoría de las familias de la tribu crían entre seis y ocho pollos.

©FIDA/GMB Akash

Además de proporcionar huevos y carne, las aves de corral también cumplen otras funciones importantes. En Asia, el estiércol de las aves de corral de las aldeas sirve de alimento para los peces como parte de un sistema integrado en el que las aves de corral se crían encima de estanques. Las aves de corral pueden formar parte de un sistema de rotación de la producción de cultivos en el que pueden ayudar a reducir los agentes patógenos y las plagas. Tener acceso a una variedad de insectos, semillas de malezas, cultivos e incluso minerales también contribuye al valor nutricional de las aves y los huevos. En Bangladesh, Morjina cuida más de 300 patos en sus arrozales para que se alimenten de plagas, fertilicen los arrozales y le suministren huevos.

©FIDA/Susan Beccio

Najiemba cría aves de corral en Uganda. Gracias a un préstamo que recibió de un proyecto respaldado por el FIDA, comenzó con 100 gallinas “ponedoras” y 100 “criadoras”, y ahora tiene 600 pollos. Vende huevos y pollos para mantener a su familia y enviar a sus hijos a la escuela.

©FIDA/GMB Akash

Morium trabaja en una granja de pollos que dirige con su marido en Bangladesh. Tienen más de 900 pollos en su granja que producen casi 900 huevos al día.
 

©FIDA/Susan Beccio

Trabajadoras empacan huevos en una granja de pollos en Samoa. Producen alrededor de 40 000 huevos al día y venden el 80 % en Samoa, y exportan el resto a Nueva Zelandia, que se encuentra a seis días de viaje en barco.