Noruega se compromete a aportar fondos al FIDA para sacar de la pobreza a las comunidades de acuicultores de Kenya, Mozambique y Tanzanía y disminuir la malnutrición

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Noruega se compromete a aportar fondos al FIDA para sacar de la pobreza a las comunidades de acuicultores de Kenya, Mozambique y Tanzanía y disminuir la malnutrición

©FIDA/Andrew Esiebo/Panos

Roma, 20 de diciembre de 2021: Cuando cada vez son más las personas que caen en el hambre y la pobreza a raíz de las restricciones vinculadas con la pandemia, el cambio climático y los conflictos, el Organismo Noruego de Cooperación para el Desarrollo (NORAD) se ha comprometido a aportar NOK 45 millones (USD 5 millones) para aumentar los ingresos y la resiliencia de los pequeños acuicultores de Kenya, Mozambique y Tanzanía, anunció hoy el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

“Esta generosa contribución de Noruega es una prueba más de su liderazgo mundial en la gestión sostenible de la pesca y de su incansable determinación de liberar al mundo del hambre y la pobreza”, expresó Gilbert F. Houngbo, Presidente del FIDA. “El desarrollo sostenible del sector de la acuicultura ofrece buenas perspectivas de mitigar la malnutrición y la pobreza a nivel mundial. Gracias al apoyo de Noruega, miles de pequeños acuicultores podrán mejorar las vidas de sus familias y producir los alimentos saludables que sus comunidades necesitan”.

La contribución del NORAD financiará el Proyecto de Promoción de la Acuicultura en Pequeña Escala Resiliente y sensible a las cuestiones de Nutrición (ARNSA) que el FIDA ha puesto en marcha con sus asociados gubernamentales. Con el objetivo de apoyar a unos 3 000 pequeños productores y aumentar la disponibilidad y la calidad de los productos pesqueros para al menos 100 000 personas, el proyecto permitirá poner a prueba tecnologías y enfoques acuícolas resilientes y centrados en la nutrición y aumentar su escala. En particular, mejorará el acceso a insumos de producción asequibles y de calidad, como semillas y pienso, y ofrecerá más oportunidades de mercado, especialmente para las mujeres y los jóvenes, promoviendo la innovación y la creación de valor. También reforzará las destrezas técnicas de los productores y los servicios de extensión que reciben, y mitigará las pérdidas poscosecha.

El proyecto se centrará principalmente en la acuicultura continental, excepto en Tanzanía, donde también se dará atención a la cadena de valor de las algas. El apoyo del NORAD confirma la creciente importancia que el FIDA está dando a la acuicultura en la región del África Subsahariana, que ahora incluye inversiones relacionadas en Angola, Eritrea, Etiopía, Ghana, Kenya, Mozambique, Nigeria y Tanzanía.

Actualmente, los acuicultores en pequeña escala representan casi el 80 % de la producción acuícola mundial. Unas 20 millones de personas, muchas de las cuales enfrentan dificultades para mantener medios de vida aceptables, se dedican a tiempo completo o a tiempo parcial a la acuicultura. Con una demanda cada vez mayor de productos pesqueros, en particular en África y en Asia, el sector ofrece excelentes posibilidades de crecimiento, de mayores ingresos para los productores y de empleo, en particular para las mujeres.

Además, como fuente de macronutrientes y micronutrientes de alta calidad, el pescado y los alimentos acuícolas son insustituibles para combatir la malnutrición y mitigar las deficiencias nutricionales. A nivel mundial, un 22 % de los niños menores de cinco años (149 millones) padecen retraso del crecimiento (son demasiado pequeños para su edad), y un 30 % de las niñas y las mujeres de entre 15 y 49 años (571 millones) sufren anemia.

A través de su programa de Pesca para el Desarrollo, Noruega, cuyo sector pesquero y acuícola es uno de los más importantes del mundo, ha priorizado el establecimiento de pesquerías y ecosistemas seguros y sostenibles en los países asociados. El país se ha trazado el objetivo de dar una respuesta coordinada y eficaz a la creciente demanda de alimentos, al aumento de la pobreza y a la urgencia de alcanzar varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de aquí a 2030.

Noruega, uno de los miembros fundadores del FIDA, ha aportado USD 435,26 millones a los recursos básicos del Fondo desde su creación, en 1978. Además, el país se ha comprometido a aportar NOK 508 millones (USD 53,46 millones) al ciclo de financiación 2020-2024 del FIDA, un aumento del 40 % frente al ciclo anterior. Noruega también está apoyando directamente programas específicos por un total de USD 30,2 millones, en particular para ayudar a los pequeños productores a adaptarse al cambio climático, mitigar la malnutrición y apoyar a las familias de agricultores y a los refugiados en la cuenca del lago Chad.


Comunicado de prensa n.º: IFAD/82/2021

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer la resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 23 200 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 518 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

En el banco de imágenes del FIDA, se encuentra disponible para descarga una amplia gama de fotografías de la labor del Fondo en las comunidades rurales.

Contacto de medios

Image of Caroline Chaumont

Caroline Chaumont

Communications Officer (Writer/Speechwriter)

c.chaumont@ifad.org