On the UN’s 75th anniversary, IFAD joins the call for greater global cooperation and solidarity

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

En el 75º aniversario de las Naciones Unidas, el FIDA se une al llamamiento a una mayor cooperación y solidaridad mundial

©FIDA/GMB Akash

Este año se cumplen 75 años del nacimiento de las Naciones Unidas, una organización que surgió de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial con el compromiso de unir a las naciones para preservar la paz y la seguridad y mejorar las vidas de las personas. El FIDA es un símbolo de ese compromiso.

Como organismo especializado de las Naciones Unidas, el FIDA fue uno de los principales resultados de la Conferencia Mundial de la Alimentación de 1974, organizada por las Naciones Unidas en respuesta a la crisis alimentaria de principios de la década de 1970, cuando la escasez mundial de alimentos estaba causando hambrunas y malnutrición generalizadas. Los líderes mundiales reconocieron que, más que fracasos en la producción de alimentos, la inseguridad alimentaria y la hambruna eran problemas estructurales relacionados con la pobreza. A ello se sumaba el hecho de que la mayor parte de los pobres del mundo vivía en las zonas rurales.

Desde mediados de la década de 1970, la labor del FIDA ha beneficiado a cientos de millones de personas y mejorado incontables vidas. El FIDA, el único organismo mundial especializado para el desarrollo dedicado a transformar la agricultura, los sistemas alimentarios y las economías rurales, llega adonde pocos otros llegan y trabaja donde la pobreza y el hambre tienen sus mayores efectos: en las regiones más remotas de los países en desarrollo y en las situaciones de fragilidad.

El FIDA reconoce que la agricultura ha demostrado ser un factor que promueve la reducción de la pobreza y que las economías locales prósperas son el fundamento de las comunidades resilientes. Al invertir en los pequeños productores y facilitar su acceso a las oportunidades y las herramientas que necesitan, el FIDA no solo los ayuda a producir alimentos, sino también a impulsar la actividad económica y el crecimiento, promoviendo una estabilidad duradera que beneficia a todas las sociedades. De esta manera, la labor del FIDA no solo reduce el hambre y la pobreza mundiales, sino que también contribuye a mantener la paz y la seguridad generales, el principio fundamental sobre el que se sustentan todas las acciones de las Naciones Unidas alrededor del mundo.

Con el inicio de 2020, el FIDA y la comunidad de las Naciones Unidas en su conjunto reconocieron que aún quedaba mucho por hacer para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de aquí a 2030. Pese a los decenios de progreso, la pobreza y el hambre siguen estando profundamente arraigadas en algunas zonas. Mientras tanto, el cambio climático y la pandemia del coronavirus no solo obstaculizan nuestros esfuerzos para enfrentar estos problemas, sino que amenazan nuestros mismísimos sistemas alimentarios, poniendo en riesgo una vez más la necesidad más básica de la humanidad y reviviendo los fantasmas de una crisis alimentaria mundial, con los conflictos y las divisiones que eso traería aparejado.

El FIDA y las Naciones Unidas están convencidos de que, al igual que en los decenios anteriores, será imposible enfrentar estos desafíos sin unirse para apoyarnos los unos a los otros y compartir soluciones. En reconocimiento de ese hecho y en el marco de la celebración de su 75º aniversario, las Naciones Unidas han lanzado una nueva campaña llamada “El futuro que queremos, las Naciones Unidas que necesitamos: reafirmación de nuestro compromiso colectivo con el multilateralismo”, para profundizar la solidaridad y la cooperación internacional.

En consonancia con eso, el FIDA reconoce que invertir en las poblaciones rurales nunca había sido tan importante para fomentar la resiliencia mundial que se necesita para dar respuesta a estos desafíos. Como parte de la Duodécima Reposición de los Recursos del FIDA, el Fondo ha convocado a los Estados Miembros y a otros asociados mundiales para que inviertan en la prosperidad rural. El FIDA, que sabe que brindar apoyo directo a los pequeños productores, la piedra angular de nuestro sistema alimentario mundial, puede sentar las bases para lograr cambios positivos y duraderos a nivel mundial, está comprometido a brindar una plataforma para facilitar dicha transición.

Alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible a la vez que respondemos a la pandemia del coronavirus exigirá a los gobiernos, al sector privado, a las organizaciones no gubernamentales y a la sociedad civil enfoques innovadores y un nivel de cooperación internacional sin precedentes. Mientras celebra el 75º aniversario de las Naciones Unidas, el FIDA se hace eco de su llamamiento para aumentar el multilateralismo y la cooperación mundial y está listo para apoyar a la Organización como plataforma mundial por excelencia para promover dicha cooperación.

Más información de la labor del FIDA y los Objetivos de Desarrollo Sostenible