Proyecto financiado por el FIDA incrementará la producción de café y cacao y la resiliencia de los pequeños agricultores al cambio climático en el este de Cuba

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Proyecto financiado por el FIDA incrementará la producción de café y cacao y la resiliencia de los pequeños agricultores al cambio climático en el este de Cuba

Roma/La Habana, 4 de marzo de 2022 – El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de las Naciones Unidas y el Gobierno de Cuba lanzaron hoy en el Hotel Nacional de La Habana el Proyecto de Desarrollo Cooperativo Agroforestal (PRODECAFÉ), cuyo objetivo es aumentar la producción de café y cacao y contribuir a mejorar la resiliencia al cambio climático de las cooperativas de pequeños agricultores en la región oriental del país.

Con una inversión inicial de USD 42,5 millones (USD 18,35 millones de fondos FIDA y USD 23,65 de contribuciones cubanas), la inversión total está previsto que ascienda a USD 63,65 millones una vez que se materialicen nuevas contribuciones de donantes internacionales. El Ministerio de Agricultura implementará el proyecto a través de su Grupo Empresarial Agroforestal.

“Como han demostrado anteriores proyectos del FIDA en el país, invertir en cooperativas es la forma más eficiente de abordar los problemas de baja productividad, falta de equipamiento, escasez de oportunidades económicas, vulnerabilidad al cambio climático y fenómenos meteorológicos extremos, migración de la juventud rural a las ciudades, desigualdad de género y escasez de alimentos nutritivos”, dijo Juan Diego Ruiz, Director de País del FIDA para Cuba.

PRODECAFÉ tiene como objetivo mejorar la seguridad alimentaria y las condiciones de vida de las familias rurales de las provincias orientales de Granma, Guantánamo, Holguín y Santiago de Cuba mediante el incremento de la producción y comercialización de productos agroforestales —principalmente café y cacao— y la reducción de su vulnerabilidad al cambio climático y fenómenos meteorológicos extremos.

El proyecto beneficiará directamente a 300 cooperativas agroforestales y 17 500 familias (unas 68 250 personas). Esa cifra incluye a los miembros de las cooperativas y jornaleros y expertos en asistencia técnica que trabajan para estas organizaciones. Se pondrá especial énfasis en las mujeres y los jóvenes, creando oportunidades para aumentar sus ingresos y apoyando su inclusión en las cooperativas y en sus procesos de toma de decisiones.

PRODECAFÉ trabajará con estas 300 cooperativas para fortalecer sus activos físicos y productivos; potenciar sus capacidades organizativas, de gestión y tecnológicas; y mejorar sus recursos naturales y capacidades de adaptación a la variabilidad climática. El proyecto fortalecerá las capacidades de los proveedores que prestan servicios a las cooperativas agroforestales mediante capacitación, asistencia técnica y entrega de insumos.

Esta mejora de los servicios de asistencia técnica, así como la reparación y nueva construcción de caminos de acceso a las zonas montañosas beneficiarán indirectamente a otras 11 600 familias (45 240 personas) que pertenecen a otras 290 cooperativas.

PRODECAFÉ contribuirá de forma crucial al bienestar de la población rural de Cuba. A pesar de sus buenos indicadores sociales, la alta dependencia del país de las importaciones de alimentos (80 % de los alimentos consumidos) hace que su población sea muy vulnerable a las perturbaciones externas, como el aumento de los precios de los alimentos y el transporte.

Además de la producción agroforestal, los planes de desarrollo cooperativo ayudarán a los miembros de las cooperativas a diversificar su producción de alimentos en el hogar, haciéndoles más resistentes a los impactos climáticos y económicos. PRODECAFÉ promoverá actividades agrícolas de pequeña escala —producción avícola, cría de cerdos y cultivo de frutas y verduras— que mejorarán la seguridad alimentaria y la dieta de las familias participantes, al mismo tiempo que generan ingresos modestos pero frecuentes en períodos en los que actualmente no existen.

El Gobierno ha declarado la seguridad alimentaria y nutricional un objetivo nacional estratégico y un elemento central de sus políticas sociales y económicas. La escasez de alimentos que sufre el país se debe a una producción agrícola insuficiente. Este hecho está relacionado con la situación particular del país (Cuba es la única economía socialista planificada en la región) y con el embargo al que Cuba ha sido sometida durante décadas, dificultando su acceso a equipos e insumos agrícolas básicos.

Para garantizar que la producción agrícola satisface la demanda de alimentos del país, las políticas públicas otorgan un papel creciente a las cooperativas. Así, el proyecto está totalmente alineado con el Plan Nacional de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional de Cuba que será aprobado en abril por la Asamblea Nacional. Dicho plan prevé reducir las importaciones de alimentos y acceder a recursos financieros y tecnológicos a través de líneas de crédito externas. Este ha sido el principal objetivo de los dos proyectos apoyados por FIDA desde que reinició sus actividades en Cuba en 2013.

La lógica, el diseño y la metodología de PRODECAFÉ se basan en las lecciones aprendidas de los exitosos proyectos PRODEGAN —en curso— y PRODECOR —recién concluido—, que han contribuido a mejorar el rendimiento de las cooperativas de producción de grano y ganado.

Ahora, PRODECAFÉ apoyará la transformación gradual de las cooperativas agroforestales en empresas modernas, con una producción y unos servicios eficientes, capaces de adaptarse al mercado, los efectos del cambio climático y otros impactos externos negativos.

Desde que el FIDA reanudó sus operaciones en Cuba en 2013, el Fondo ha invertido en tres proyectos en el país —incluido PRODECAFÉ— por un valor total de casi USD 170 millones (alrededor de USD 38 millones de fondos FIDA), beneficiando a más de 40 000 familias rurales. La cartera del FIDA en Cuba incluye sólidas alianzas estratégicas con socios financieros como la AFD y el Fondo Compensatorio (Francia), KfW (Alemania), AECID-FONPRODE (España) y el Programa LAIF (Unión Europea).


  Comunicado de prensa n.º: IFAD/09/2022

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 23 200 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 518 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura. 

Una gran variedad de fotografías que ilustran la labor del FIDA en las comunidades rurales se pueden descargar del banco de imágenes de la organización.

Contacto de medios

Image of Juan Ignacio Cortes Carrasbal

Juan Ignacio Cortes Carrasbal

Communications Division

j.cortescarrasbal@ifad.org