Transforming youth into agents of change

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Los jóvenes como agentes de cambio

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Fue justo después del mediodía, en un día caluroso y lluvioso de mayo, que nos reunimos con Emmanuel Abaysenga fuera de las instalaciones de las Industrias Lácteas de Nyanza. Este joven, de 20 años de edad, había viajado con su bicicleta más de diez kilómetros para recoger la leche producida por los granjeros de Nyanza, un distrito de la Provincia Meridional de Rwanda. Emmanuel es uno de los muchos jóvenes transportistas que han sido contratados por las Industrias Nyanza para recoger leche cruda en los seis centros de recolección de leche que abastecen a la fábrica.

La recolección y distribución de leche por parte de los jóvenes como Emmanuel no es una novedad en Ruanda. Durante muchos años, el "país de las mil colinas" ha sido testigo del cadencioso trazo de los pedales de los jóvenes que veían en el negocio del transporte una forma rápida de salir de la pobreza. A pesar de su corta edad, Emmanuel ha estado haciendo este trabajo durante casi cinco años. Sólo en 2016 su papel en la cadena de valor de los productos lácteos recibió un reconocimiento formal. En palabras del propio Emmanuel, " Durante muchos años ha sido como si no existiéramos. Recolectábamos y distribuíamos leche a los agricultores y al mercado, pero no teníamos un papel formal ni algún tipo de reconocimiento". Esta situación ha cambiado drásticamente desde la adopción de la Orden Ministerial de 2016 sobre la recolección, conservación, transporte y venta de leche, que, entre otras cosas, reconoció a los recolectores de leche como parte de la cadena de valor de los productos lácteos. La ejecución de este decreto cuenta con el apoyo del Proyecto de Fomento del Sector Lechero en Rwanda (RDDP), financiado por el FIDA.

Gracias a un contrato con las Industrias Lácteas Nyanza y a la capacitación en la recolección de leche, que facilitó el proyecto, Emmanuel finalmente está ahorrando dinero. Con esto espera pagar la matrícula de un curso de ingeniería. "Mi objetivo es especializarme en la construcción y gestión de centros de recolección de leche y otros tipos de infraestructura agrícola", dijo Emmanuel. “Es en estas actividades que veo mi futuro".

La historia de Emmanuel es un claro ejemplo de cómo el sector privado puede desempeñar un papel crucial en el empoderamiento de los jóvenes. Esto es fundamental en un país como Rwanda, que tiene una población muy joven, con más de la mitad de los menores de 20 años y alrededor del 82 % de los menores de 40 años. Aunque la alfabetización de los jóvenes ruandeses es elevada, ya que el 80 % sabe leer y escribir, el desempleo juvenil era del 16,7 % en 2017. A fin de transformar el aumento de la población juvenil en un dividendo demográfico, se debe empoderar a los jóvenes no solo mediante intervenciones externas, sino también mediante programas concebidos por los jóvenes y para los jóvenes.

Con el fin de que los jóvenes participen, el Proyecto de Fomento del Sector Lechero en Rwanda se ha asociado con el Foro de Jóvenes Empresarios Agrícolas de Rwanda (RYAF). El Foro es una plataforma de jóvenes basada en sus miembros, cuyo objetivo es crear una masa crítica de agentes de cambio. Esta plataforma está integrada por 4.300 jóvenes graduados de ambos sexos que participan en la producción primaria, la ganadería, la adición de valor, los servicios de asesoramiento técnico o las tecnologías de la información y las comunicaciones orientadas a la agricultura. La asociación con el Proyecto de Fomento del Sector Lechero ha permitido al Foro designar a 46 jóvenes consultores en otros tantos centros de recolección de leche.  Se está prestando apoyo a los centros de diversas maneras, como la prestación de servicios veterinarios, la elaboración de planes estratégicos y comerciales y la movilización de grupos.

Jeannine Niyonzima, de 29 años, fue asignada por el proyecto para prestar apoyo al desarrollo del centro de recolección de leche de Arusha en el distrito de Nyabihu (provincia occidental de Rwanda). Jeanine es graduada en agroindustria, con experiencia previa en instituciones de microfinanciación y organizaciones no gubernamentales locales. El centro de recolección de leche de Arusha tiene una capacidad de refrigeración de 4.500 litros, contratos de suministro con diferentes asociados del mercado y una cuenta bancaria en la institución de microfinanciación de Unguka.

Jeannine Niyonzima and Claude Gafasi   Photo: Stefano Consiglio, IFAD

Jeannine Niyonzima y Claude Gafasi   Foto: Stefano Consiglio, FIDA
 

La colocación de Jeannine aportó importantes beneficios a los pequeños agricultores que dirigen la MCC, en particular en lo que respecta a la eficiencia de los procesos de recolección de leche, la movilización de los agricultores y la elaboración de una visión estratégica. En palabras del gerente, Claude Gafasi, "Recibimos un gran apoyo de la RYAF. Antes de que llegara Jeannine, escribíamos los nombres y la información de nuestros proveedores de leche en un libro, lo cual no era muy eficiente y definitivamente consumía mucho tiempo. Jeannine nos ha ayudado a informatizar este sistema, lo que ha permitido una reducción significativa del tiempo de recogida y un proceso de seguimiento más eficiente. También nos ha ayudado a desarrollar un plan de acción, que nos permitirá diseñar una estrategia para nuestras inversiones".

Las historias de Emmanuel y Jeannine son un reflejo de la estrategia general del Gobierno de Rwanda para empoderar a los jóvenes. Con sus innovaciones quieren promover la transformación de la agricultura de Rwanda de un sector de subsistencia a otro de conocimientos intensivos y orientado al mercado. El FIDA está apoyando esta transformación. No sólo dirigiéndose directamente a los jóvenes a través de sus intervenciones, sino también asociándose con otros, especialmente con el sector privado, que es el verdadero motor de la revolución agrícola de Rwanda.