Saltar al contenido
X

El FIDA ayuda a definir la respuesta de Bangladesh a la crisis del coronavirus en las zonas rurales

16 abril 2020

Bangladesh ha logrado grandes avances en lo que respecta a la reducción de la pobreza en los dos últimos decenios. La pobreza en las zonas rurales se ha reducido a la mitad, pasando del 52 % al 26,4 %, aunque sigue siendo más elevada que la pobreza urbana (18,9 %) y hay 41 millones de personas que aún viven por debajo del umbral de pobreza en el país.

La labor que el FIDA ha realizado en los últimos 40 años, en colaboración con el Gobierno de Bangladesh, se ha centrado en ayudar a las comunidades rurales, en especial a los pequeños productores, en sus esfuerzos por mejorar la producción agrícola y el acceso a los mercados. A medida que más personas se trasladan de las zonas rurales a las urbanas, la producción rentable de alimentos debe ir acompañada de servicios confiables de transporte, elaboración de alimentos y envasado, y de mercados accesibles.

Los asociados del FIDA en Bangladesh siguen ejecutando intervenciones relativas a las cadenas de valor durante el brote de coronavirus. Al mantener las intervenciones cotidianas en los subsectores agrícolas, los microempresarios están ayudando a que los productores de leche puedan sobrevivir y están posibilitando que las cadenas de suministro de los productos lácteos permanezcan intactas.

A finales de marzo de 2020, mi equipo observó una ruptura en la producción y distribución de alimentos a nivel nacional, ocasionada por las disrupciones que se han producido tanto en el suministro de los insumos como en la comercialización de los productos. Al igual que sucede en muchos países, en Bangladesh rige actualmente un confinamiento, lo que ha hecho que las microempresas y los productores agrícolas no puedan acceder a los mercados para adquirir insumos, como semillas, fertilizantes, alevines y alimento para el ganado, así como para vender los cultivos, el ganado y los productos de acuicultura. En general, la preocupación cada vez mayor de que cualquier intercambio o contacto entre personas podría propagar el coronavirus ha generado la interrupción de la cadena de suministro.

Bangladesh ha venido avanzando de manera constante en lo que respecta a la reducción de la pobreza y la mejora de la vida de sus ciudadanos. Desafortunadamente, de no resolverse, la interrupción de la cadena de suministro agrícola podría dar lugar a que se reduzcan algunos de estos logros alcanzados con tanto esfuerzo, por ejemplo a raíz de la disminución de los ingresos de los productores y los propietarios de microempresas rurales; el desempleo de los trabajadores rurales; la menor disponibilidad de alimentos en los mercados rurales y urbanos; la inseguridad alimentaria y nutricional de las personas pobres, y, en última instancia, una crisis de los precios de los alimentos a nivel nacional y la posibilidad de una agitación social a gran escala.

En respuesta a ello, el equipo del FIDA en Bangladesh ha presentado una propuesta al Gobierno para establecer un sistema certificado de transporte y logística a fin de trasladar los insumos y los productos en las zonas rurales, que funcionaría respetando los protocolos de seguridad que han elaborado la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades sanitarias del país en relación con la COVID-19. Este sistema se utilizaría para la cosecha segura de cultivos en pie (arroz y vegetales de clima templado) y su distribución a los mercados en condiciones de seguridad, así como para la aplicación de protocolos de seguridad respecto de la distribución de insumos y equipos para la próxima campaña agrícola de hortalizas tropicales, el arroz y el maíz. También facilitaría la producción segura de los productos ganaderos y de la acuicultura y su distribución a los mercados en condiciones de seguridad.

Nos complace informar de que algunos elementos clave de nuestra propuesta se están incorporando al plan nacional de respuesta del Gobierno a fin de mantener los servicios esenciales durante la crisis y el confinamiento. Nuestro equipo está trabajando con los asociados nacionales para determinar si el sistema de transporte y logística seguros para el sector agrícola será financiado y aplicado directamente por el Gobierno o si el FIDA sufragará parte de los costos mediante la reasignación de determinados fondos de proyectos en curso que alguno de nuestros asociados para el desarrollo de larga data está ejecutando sobre el terreno.