Saltar al contenido
X

Idris y Sabrina Elba, Embajadores de Buena Voluntad de las Naciones Unidas, hacen un llamamiento a la aportación de contribuciones con el objetivo de recaudar USD 200 millones para el fondo del FIDA destinado al alivio de la crisis del coronavirus entre las comunidades rurales

Los Embajadores de Buena Voluntad en el FIDA, organismo de las Naciones Unidas, hacen un llamamiento a la acción internacional para evitar que las perturbaciones económicas ocasionadas por la pandemia de COVID-19 desencadenen una crisis alimentaria y de hambre mundial.

20 abril 2020

Roma, 20 de abril de 2020. En su papel de nuevos Embajadores de Buena Voluntad de las Naciones Unidas, el actor, director y filántropo Idris Elba y la actriz, modelo y activista Sabrina Dhowre Elba han presentado hoy un nuevo fondo mundial destinado al alivio de la crisis del coronavirus en nombre del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), organismo especializado de las Naciones Unidas.

El nuevo fondo de donantes múltiples creado en respuesta a la COVID-19, denominado Mecanismo de Estímulo para la Población Rural Pobre, cuenta con un capital inicial de USD 40 millones del FIDA y aspira a recaudar al menos USD 200 millones más de los Estados Miembros, fundaciones y el sector privado para mitigar los efectos de la COVID-19 en los pequeños agricultores y productores rurales.

El objetivo del Mecanismo es ayudar a esas personas a que sigan produciendo sus cultivos, abriendo sus negocios y accediendo a los servicios financieros y mercados mientras sus países permanecen en cuarentena y se limita la libre circulación.

El Mecanismo forma parte del llamamiento del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, para adoptar medidas urgentes y coordinadas en todo el sistema de la Organización con el fin de acabar con la pandemia mundial y reducir sus consecuencias económicas y sociales.

En la presentación del Mecanismo, Gilbert F. Houngbo, Presidente del FIDA, declaró:

“Los países en desarrollo ya son especialmente vulnerables a esta pandemia, que constituye una crisis sanitaria. Si no actuamos ahora y rápido, esta crisis sanitaria se convertirá en una importante crisis alimentaria y de hambre. La COVID-19 confirma lo que descubrimos con el virus del Ébola, el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) y otras crisis: que nuestro mundo es solo uno, y el impacto de las enfermedades, el cambio climático, la pobreza, el hambre y la desigualdad no puede reducirse a un solo país o región. El efecto dominó repercute en todos nosotros, pero lo hace de manera especialmente devastadora en los que ya son pobres y padecen hambre. Tenemos que invertir en esas personas y mantener los sistemas alimentarios en funcionamiento durante esta pandemia para que los más vulnerables puedan seguir alimentando a sus familias y obteniendo ingresos".

Idris y Sabrina Elba, que han sido nombrados hoy Embajadores de Buena Voluntad de las Naciones Unidas por el FIDA, visitaron los proyectos respaldados por el Fondo en las zonas rurales de Sierra Leona en diciembre. En esa visita, escucharon los testimonios de campesinos y representantes de las comunidades rurales que habían recibido apoyo del FIDA durante la epidemia del virus del Ébola. En el transcurso de esa epidemia, los bancos rurales respaldados por el FIDA fueron los únicos que ofrecieron servicios bancarios y financieros en las zonas afectadas. Esa asistencia contribuyó a la recuperación de la economía rural y los campesinos pudieron seguir alimentando a sus familias y comunidades locales.

Mientras hablaba sobre su viaje, Sabrina Dhowre Elba señaló:

“Esta crisis nos ha enseñado que no estamos más a salvo que las personas más vulnerables. Redunda en el interés de todos que sigan funcionando los sistemas alimentarios locales, se proteja a las comunidades rurales y se mitigue una crisis sanitaria en un contexto en el que las personas que pierden su trabajo en la ciudad vuelven a las zonas rurales. Los proyectos ejecutados por el FIDA que visitamos en Sierra Leona nos brindan la esperanza de que, con la asistencia adecuada, la población rural vulnerable de todo el mundo será capaz de superar estos momentos duros".

Por su parte, Idris Elba afirmó:

“Las economías más avanzadas del mundo se encuentran ahora mismo en medio de esta pandemia y, obviamente, deben hacer todo lo posible para ayudar a su pueblo. En un momento como este, cada vida que se pierde es demasiado. De todas maneras, la cuestión es que la acción mundial también es un asunto de interés propio. Mientras la pandemia siga propagándose en algún lugar, constituirá una amenaza para todo el mundo. El FIDA necesita más asistencia para llevar a cabo la urgente e imprescindible labor de mantener los sistemas alimentarios en funcionamiento en las zonas rurales si deseamos superar esta crisis juntos y evitar el hambre y el sufrimiento innecesarios".

El FIDA ya ha observado que en algunos países afectados por la pandemia, los precios de los alimentos están aumentando, pero la productividad y los ingresos de los hogares están disminuyendo.

En respuesta, el FIDA ya está trabajando en asegurar las cadenas de suministro de alimentos en varios países garantizando el acceso de los campesinos a las semillas y otros insumos, facilitando la adquisición y el almacenamiento de productos y cooperando con los Gobiernos para mantener las rutas de transporte abiertas con el objetivo de que los campesinos puedan vender sus bienes. Cabe esperar que esas medidas contribuyan a evitar una posible crisis alimentaria y de hambre, que tendría efectos especialmente nocivos en las personas vulnerables de los países en desarrollo.

La mayoría de los productores rurales dependen de pequeñas explotaciones familiares para obtener sus ingresos y sustento. Las zonas rurales albergan a casi el 80 % de la población más pobre del mundo, así como a la mayoría de las personas más afectadas por el hambre. En los países en desarrollo, los pequeños campesinos, que trabajan en unos 500 millones de pequeñas explotaciones, producen la mitad de las calorías alimentarias que se consumen en todo el mundo.

Nota para los redactores

  • Fotos disponibles aquí. Créditos ©FIDA/Rodney Quarcoo
  • Imágenes de videos (B-roll) disponibles aquí.

Comunicado de prensa n.º: IFAD/21/2020

Acerca del FIDA

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer la resiliencia. Desde 1978, hemos destinado 22 400 millones de dólares de los Estados Unidos en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura. El FIDA es la vía más directa que tiene la comunidad internacional para canalizar inversiones hacia los pequeños productores y financiar el desarrollo rural. Para obtener más información sobre el FIDA, visite: www.ifad.org/es.