Saltar al contenido
X

Angola y el FIDA promoverán la agricultura sostenible y fomentarán la seguridad alimentaria ante el cambio climático

15 julio 2020

Roma, 15 de julio de 2020 - El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) ha anunciado hoy que apoyará un nuevo proyecto orientado a potenciar la productividad agrícola, mejorar la seguridad alimentaria y nutricional y fomentar la resiliencia de al menos 218 000 familias rurales de Angola que son vulnerables a las perturbaciones climáticas.

En Angola, el 50 % de las personas pobres viven en zonas rurales y dependen principalmente de la agricultura de subsistencia. Además, el sector agrícola emplea al 44 % de la población y genera el 5,5 % del producto interno bruto (PIB) del país. Para reducir la pobreza y aumentar la seguridad alimentaria en las zonas rurales resulta fundamental mejorar la producción, la productividad y la comercialización de la agricultura en pequeña escala.

Si bien el Gobierno de Angola ha ejecutado varios proyectos de desarrollo orientados a revitalizar la economía, es preciso hacer más para promover el sector agrícola y proporcionar medios de vida sostenibles a las personas pobres y vulnerables de las zonas rurales. Además, el país debe sufragar elevadas facturas por la importación de alimentos, las cuales, en el primer trimestre de 2019, ascendieron a USD 583 millones. Esta situación, junto con la reducción de los ingresos procedentes del petróleo entre 2015 y 2016 y aumento de los precios de los alimentos ha llevado al Gobierno a emprender iniciativas para promover la diversificación económica. Y en el contexto de la pandemia de la COVID-19, esas medidas son más importantes que nunca.

“Si queremos garantizar una seguridad alimentaria y nutricional sostenible y reducir el costo de las importaciones de alimentos, el Gobierno debe invertir de forma masiva en el sector agrícola”, ha señalado Robson Mutandi, Director en el País para Angola, quien también sostiene que “para favorecer la prosperidad del país, resulta fundamental prestar especial atención a la comercialización de la agricultura familiar de manera sostenible”.

Gilbert F. Houngbo, Presidente del FIDA, y Maria de Fátima Monteiro Jardim, Representante Permanente y Embajadora de la República de Angola en Italia, han firmado hoy en Roma el convenio de financiación del Proyecto de Mejora de la Resiliencia de los Pequeños Productores (SREP), el cual tendrá un valor de USD 150 millones y estará dirigido especialmente a los jóvenes y las mujeres, quienes son vulnerables a las perturbaciones climáticas, con el fin de ayudarlos en su recuperación y fomentar su resiliencia.

El proyecto promoverá prácticas sostenibles, como la introducción de variedades de cultivos resistentes a las sequías, la adaptación de los calendarios de cultivo y la captación del agua de lluvia, e invertirá en el riego en pequeña escala, el aumento del acceso al agua y prácticas agrícolas resistentes al clima.

El proyecto se ejecutará en siete provincias ubicadas en zonas agroecológicas áridas, semiáridas y subhúmedas, a saber: Bengo, Zaire, Uige y Cuanza Norte en el norte y Benguela, Cunene y Namibe en el sur. Además, reforzará la capacidad del sector privado del país para mejorar la prestación de servicios de asesoramiento y de información sobre el clima adaptados a las necesidades de los agricultores familiares.

La financiación incluye una donación del FIDA por una suma de USD 29,8 millones y cofinanciación proporcionada por el Agencia Francesa de Desarrollo (USD 42 millones) y el Banco Árabe para el Desarrollo Económico de África (USD 40 millones). El Gobierno de Angola aportará USD 10 millones y los propios beneficiarios del proyecto contribuirán con otros USD 6,5 millones. El déficit de financiación de USD 21,7 millones se cubrirá con recursos del FIDA o con las aportaciones de otros asociados para el desarrollo determinados durante la ejecución.

Además, el proyecto ampliará la capacidad de los pequeños agricultores familiares en materia de producción y procesamiento por medio de escuelas de campo para agricultores a fin de que puedan incrementar su productividad. Asimismo, aumentará el acceso de estos agricultores a los mercados al vincularlos con diferentes agentes del sector privado que intervienen en las cadenas de valor.

Por otra parte, se creará una infraestructura rural adecuada para apoyar la producción orientada al mercado y facilitar la distribución eficiente del excedente de producción de las explotaciones agrícolas familiares a los mercados, lo que permitirá a los pequeños productores rurales vender más y mejorar sus medios de vida.

El desarrollo de los medios de vida, la mejora de la nutrición y la resiliencia son esferas cruciales para la seguridad alimentaria de Angola y contribuyen al logro de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entre ellos los relativos al fin de la pobreza, el hambre cero, la igualdad de género, la acción por el clima y la vida terrestre (ODS 1, 2, 5, 13 y 15).

Desde 1990, el FIDA ha invertido en Angola USD 111,8 millones en ocho programas y proyectos de desarrollo rural, cuyo valor total asciende a casi USD 284,6 millones y que han beneficiado directamente a 486 600 familias rurales.

 

 

Comunicado de prensa n.º: IFAD/34/2020

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 22 400 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Obtenga más información sobre el FIDA en www.ifad.org/es.