Saltar al contenido
X

La ayuda humanitaria no basta por sí sola para resolver el problema del hambre, dice el nuevo Vicepresidente del FIDA, una organización de las Naciones Unidas

03 agosto 2020

Alemán

Roma, 3 de agosto de 2020. Estamos errando en la respuesta al aumento de los niveles de hambre al centrarnos predominantemente en la ayuda humanitaria, ha declarado Dominik Ziller, el nuevo Vicepresidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) quien ha tomado posesión de su cargo hoy.

“Sabemos que la COVID-19 va a aumentar drásticamente el hambre y la pobreza, sobre todo en las zonas rurales. Esto se debe a que la mayor parte de la población rural depende de las cadenas de suministro agrícola para obtener ingresos y alimentos, y esas cadenas de suministro se están interrumpiendo”, ha indicado Ziller. “La asistencia humanitaria por sí sola no basta para resolver el problema. Si no creamos cadenas de suministro resistentes a las crisis, la gente seguirá acostándose cada día con el estómago vacío.”

Según los datos que recoge el informe sobre El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, publicado el mes pasado, el hambre ha aumentado en los últimos cinco años, y se prevé que la COVID-19 deje a su paso entre 83 y 132 millones de personas más con hambre antes de que acabe el año.

El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas dedicado a erradicar la pobreza y el hambre en las zonas rurales de los países en desarrollo. Dominik Ziller, ciudadano alemán y ex Director General de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania, asume su nuevo cargo en el FIDA en un momento crucial.

“Hace cinco años, la comunidad mundial hizo una promesa al adoptar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Nos hemos alejado completamente del camino para lograr el hambre cero, y solo nos quedan 10 años para cumplir ese compromiso”, ha afirmado Ziller. “Pero no podemos quedarnos con las manos cruzadas y darnos por vencidos. Tenemos que superarnos a nosotros mismos. Por eso me alegro de incorporarme al FIDA, una organización que creo que puede contribuir verdaderamente a alcanzar un mundo libre de hambre.”

La mayoría de las personas más pobres y malnutridas del mundo viven en zonas rurales, y sus medios de vida dependen de la agricultura o de actividades relacionadas con ella. Como segunda autoridad al mando del Fondo, Dominik Ziller proporcionará asesoramiento y apoyo a la dirección estratégica del FIDA y a todos los aspectos de sus operaciones y actividades, y contribuirá a afianzar el apoyo político y financiero de los Estados Miembros al FIDA. 

En su anterior puesto en el Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo, Ziller se encargaba de la cooperación para el desarrollo de la Unión Europea y de los mecanismos de desarrollo del G7 y el G20. Durante la presidencia alemana del G20, dirigió el grupo de trabajo sobre desarrollo. Anteriormente trabajó para la Agencia Alemana de Cooperación Internacional, donde fue miembro del Comité de Gestión Ejecutiva.


Comunicado de prensa n.º: IFAD/37/2020

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado 22 400 millones de dólares de los Estados Unidos en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.