Saltar al contenido
X

El FIDA y los Estados Árabes estudian formas de frenar el deterioro de la seguridad alimentaria

05 octubre 2020

Roma, 5 de octubre de 2020. El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de las Naciones Unidas celebrará hoy un diálogo en línea con los representantes de los países árabes con el objetivo de estudiar la forma de detener el aumento de la inseguridad alimentaria y la pobreza en la región, situación que se ve agravada por los efectos del cambio climático y la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

“En la región árabe, la inseguridad alimentaria afecta a casi 55 millones de personas (más del 13 % de la población). Para la región, la necesidad de garantizar a su población en rápido crecimiento un acceso seguro a productos alimentarios básicos, pero también de calidad, supone una presión cada vez mayor”, sostuvo la Sra. Dina Saleh, Directora Regional de la División del Cercano Oriente, África del Norte y Europa del FIDA.

“El acto de hoy consiste en un diálogo con 16 países asociados sobre la manera de aunar nuestros esfuerzos para superar desafíos tales como las situaciones de fragilidad, la migración, la seguridad alimentaria y la escasez de agua, que están obstaculizando el desarrollo rural sostenible en la región”.

A la sesión, titulada “Intensificar la actuación del FIDA en favor de una transformación rural inclusiva y sostenible en la región árabe”, asistirán representantes de Arabia Saudita, Argelia, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, Iraq, Jordania, Kuwait, el Líbano, Libia, Marruecos, Omán, Qatar, Siria, Sudán, Túnez y el Yemen.

El encuentro se celebra en el contexto de la Duodécima Reposición de los Recursos del FIDA, período para el que la organización pide a los Estados Miembros que aumenten su financiación para que el Fondo pueda duplicar su impacto de cara a la reducción de la pobreza y el hambre para 2030. El diálogo virtual contribuirá a orientar y respaldar las actividades futuras del FIDA en la región árabe y sus actuales esfuerzos por movilizar recursos, así como intensificar su colaboración de larga data con los países árabes.

“Es sumamente apremiante transformar los sistemas agroalimentarios de la región; el FIDA está adaptando su modelo operacional para adecuar su respuesta a la evolución de las necesidades de la población rural a la que presta apoyo”, afirmó el Sr. Ronald Hartman, Director de la División de Participación Activa, Asociaciones y Movilización de Recursos a Nivel Mundial del FIDA.

“El FIDA está ampliando su gama tradicional de instrumentos financieros con objeto de incorporar herramientas más adecuadas para colaborar con el sector privado, y hacer frente a la vulnerabilidad climática y aumentar la resiliencia”.

La región árabe se ha visto afectada por conflictos armados prolongados, perturbaciones climáticas y una pandemia sin precedentes, que han agravado la seguridad alimentaria y la nutrición y han aumentado la pobreza y las tasas de desempleo.

En esta región se registran los mayores niveles de escasez de agua del mundo, y la agricultura en pequeña escala se ve cada vez más amenazada por las malas cosechas, lo que empuja a millones de hogares rurales a emigrar a las zonas urbanas, donde a menudo tienen dificultades para encontrar un empleo. Las tasas de desempleo juvenil se sitúan entre las más elevadas del mundo, y se prevé que la COVID-19 provoque la pérdida de 1,7 millones de puestos de trabajo.

El FIDA lleva desde 1981 adoptando soluciones a medida para abordar los principales desafíos que entorpecen el desarrollo rural sostenible. Ha invertido un total de 6 460 millones de dólares de los Estados Unidos (de los cuales, 2 180 millones provienen de sus propios recursos) en 132 proyectos y programas ejecutados en 13 países de la región árabe.

A día de hoy, las operaciones del FIDA en la región benefician a más de 2 millones de personas del medio rural, cuya inversión total asciende a 1 560 millones de dólares de los Estados Unidos.

 

 

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer la resiliencia. Desde 1978, hemos destinado 22 400 millones de dólares de los Estados Unidos en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura. Encontrará más información sobre el FIDA en este enlace: www.ifad.org/es.

Comunicado de prensa n.º: FIDA/45/2020