Saltar al contenido
X

Diez jefes de Estado de África exhortan a los dirigentes de todo el mundo a aumentar la inversión en el FIDA para erradicar el hambre y la pobreza

19 octubre 2020

Roma, 19 de octubre de 2020 - Diez jefes de Estado africanos hicieron un firme llamamiento a otros dirigentes mundiales para aumentar la financiación destinada al Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y así no poner en riesgo las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para erradicar la pobreza y el hambre, particularmente en África.

“Compartimos la visión del FIDA de comunidades rurales dinámicas donde las personas no padezcan pobreza ni hambre”, manifestaron en su escrito los dirigentes de Angola, Benin, Burkina Faso, Côte d’Ivoire, Etiopía, Gambia, Kenya, el Senegal, Sierra Leona y Togo en cartas dirigidas a sus pares de Europa, América del Norte, Oriente Medio, Asia y Oceanía.

“Invertir con miras a aumentar la resiliencia de la población rural es ahora más importante que nunca para garantizar el suministro de alimentos, proteger los medios de vida rurales, velar por que los progresos alcanzados a lo largo de los años no se pierdan y evitar que más personas de las zonas rurales caigan en la pobreza y el hambre”.

Actualmente, África está haciendo frente a conflictos, cambios en los patrones climáticos, plagas y los efectos socioeconómicos de la COVID-19. Los niveles de hambre en el continente duplican el promedio mundial.

El FIDA es la única organización multilateral de desarrollo dedicada exclusivamente a erradicar la pobreza y el hambre en las zonas rurales. En sus cartas, los líderes africanos instaron a aumentar considerablemente las contribuciones a la Duodécima Reposición de los Recursos del FIDA (FIDA12), un proceso de consulta de un año de duración durante el cual los Estados Miembros se reúnen para acordar orientaciones estratégicas y movilizar fondos para que el FIDA pueda otorgar préstamos en condiciones favorables y donaciones a países en desarrollo.

“Este apoyo de los jefes de Estado africanos es testimonio del impacto real que el FIDA tiene en las vidas y los medios de subsistencia de las poblaciones rurales en estos países”, afirmó Marie Haga, Vicepresidenta Adjunta del Departamento de Relaciones Exteriores y Gobernanza del FIDA. “Su apoyo demuestra la importancia de invertir en zonas rurales para lograr la seguridad alimentaria, la sostenibilidad ambiental y el desarrollo económico de las naciones, lo que tiene un impacto enorme en la estabilidad y resiliencia mundial”.

Alrededor del 75 % de la población más pobre vive en las zonas rurales y depende de la agricultura y las actividades conexas para sus medios de vida. En las cartas, los dirigentes africanos recalcan el enorme potencial de la agricultura africana y los sólidos datos empíricos de que invertir en la agricultura es una de las formas más eficaces de reducir la pobreza.

El FIDA aspira a generar un programa general de trabajo de unos USD 10 000 millones para el período correspondiente a la FIDA12 (2022-2024), durante el cual más de la mitad de las inversiones se destinarán a África. Ello ayudaría a que más de 140 millones de productores en pequeña escala aumentaran su producción y sus ingresos gracias a un mejor acceso a los mercados y a una mayor resiliencia, y contribuiría a crear puestos de trabajo y a mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición de las personas que corren más riesgo de quedar rezagadas.

“El éxito de la reposición permitirá movilizar miles de millones de dólares en financiación destinada a transformar las economías rurales y los sistemas alimentarios de todo el mundo, lograr que el FIDA duplique su impacto para 2030 y contribuir a acabar con la pobreza y el hambre”, afirmaron los dirigentes.

Mientras la pandemia sacude al mundo, las personas pobres y vulnerables son quienes más sufren, entre ellos, las mujeres rurales, los jóvenes y los agricultores en pequeña escala. Frente a las repercusiones socioeconómicas de la pandemia y al impacto de sequías prolongadas y plagas de langosta, los dirigentes africanos exhortaron a reafirmar de manera colectiva el compromiso del mundo con la erradicación del hambre.

 

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer la resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 22 400 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Comunicado de prensa n.º: IFAD/49/2020