Saltar al contenido
X

Una cooperativa rural de mujeres chinas da un vuelco a su actividad en la lucha contra la COVID 19

Las mujeres de la provincia rural de Yunnan en China se han ganado un nuevo nombre: qiao xiu niang, o "mujeres diestras en el bordado".

En 2016, el Proyecto de Mejora de los Sectores Agrícola y Rural en Yunnan, financiado por el FIDA, se asoció con la Federación de Mujeres del Distrito de Qujing Zhanyi para transformar el arte del bordado tradicional en una nueva fuente de ingresos y empleo. En Qujing, situado en la multiétnica provincia de Yunnan, vive el grupo étnico Yi, cuya población asciende a unos 300 000 habitantes. Muchas mujeres de esta etnia son herederas del bordado yi, un arte tradicional con una historia de más de mil años. Sin embargo, a lo largo de los siglos, varios factores, como la débil organización comunitaria, la ausencia de las operaciones comerciales necesarias y la consiguiente escasez de oportunidades para desarrollar aptitudes de comercialización y oportunidades de financiación, han dejado a muchas mujeres yi sumidas en un círculo de pobreza persistente.

Una mujer de la etnia Yi realiza un bordado tradicional yi.

La asociación se propuso cambiar por completo esa situación. Basándose en un enfoque participativo, el FIDA proporcionó a los grupos de mujeres yi financiación, equipo e instalaciones, además de capacitación técnica. Pronto se formaron varios equipos de bordadoras en los condados de Dapo y Lingjiao, que crearon de forma colectiva la Cooperativa Agraria de Mujeres Bordadoras de Qujing. Desde entonces, la cooperativa ha formado a más de 2 800 "mujeres bordadoras".

Cuando la pandemia de COVID-19 azotó la provincia a principios de año, la vida cotidiana de esta cooperativa, como la de muchas otras personas, cambió completamente, pero no permitieron que eso las detuviera.

Miembros de la Cooperativa Agraria de Mujeres Bordadoras confeccionan mascarillas en las instalaciones de la cooperativa.

Como en muchas otras partes del mundo, las mascarillas han experimentado una gran demanda en toda China desde el comienzo de la pandemia. Ante la escasez de mascarillas y la necesidad especialmente urgente de controlar la propagación de la COVID-19 por todo el país, las mujeres bordadoras de la cooperativa se unieron para contribuir con su esfuerzo. En su taller esterilizado, las mujeres cortan gasas, doblan telas, enhebran y cosen, puntada a puntada e hilo a hilo, para producir mascarillas hechas a mano. Las mascarillas terminadas se desinfectan siguiendo normas estrictas, y luego se distribuyen gratuitamente a los trabajadores comunitarios de primera línea.

"Inicialmente, la cooperativa tenía previsto comprar un lote de mascarillas para donarlas a la comunidad, pero ahora resulta difícil comprar mascarillas, tanto por Internet como en las farmacias. Entonces decidimos pedir a las miembros que hicieran mascarillas para la comunidad", explica la Sra. Wang Luhua, directora de la cooperativa e impulsora de la iniciativa.

Una miembro de la cooperativa plancha la tela para preparar la confección de las mascarillas.

A pesar de los encomiables esfuerzos del colectivo, la Sra. Wang se muestra modesta con respecto a su trabajo. "Esta mascarilla no puede compararse con las mascarillas médicas, pero al menos puede impedir la propagación de algunas partículas. Las máscaras médicas profesionales pueden reservarse para el personal sanitario que está luchando contra la epidemia. Es mejor que nada; solo queremos hacer lo mejor para todos", dice.

"Me alegra mucho sumarme a la iniciativa comunitaria, trabajar junto con otros miembros y hacer todo lo posible para luchar contra la pandemia", añade la Sra. Yan Chengmei, una de las bordadoras voluntarias.

Una miembro de la Cooperativa Agraria de Mujeres Bordadoras que trabaja en el taller de la cooperativa comparte sus progresos en WeChat.

Como muchas otras provincias de China, Yunnan estuvo bajo confinamiento durante gran parte del mes de febrero, pero la Cooperativa Agraria de Mujeres Bordadoras estaba decidida a seguir adelante. Cuando la pandemia de COVID-19 les impidió reunirse en persona, elaboraron un sólido plan para continuar su actividad empresarial.

Durante el confinamiento, se alentó a las miembros de la cooperativa a seguir trabajando desde casa. La Sra. An Taohua, una bordadora ganadora de un premio, confeccionó más de 10 bufandas nuevas en su casa durante la pandemia.

La cooperativa también ha hecho un amplio uso de las plataformas digitales para asegurar la continuidad de sus operaciones. La Sra. An, por ejemplo, compartió sus experiencias y habilidades de confección de bufandas entre los demás miembros de la cooperativa a través del servicio de mensajería WeChat.

La Sra. Wan Jincui, otra de las miembros, considera que los grupos de WeChat de la cooperativa son inestimables para continuar su labor. Como muchas de sus compañeras, nunca aprendió a leer ni a escribir, pero gracias a los mensajes de voz y a los vídeos de WeChat, ha podido resolver sus dudas y recibir consejos sobre nuevas técnicas.

Una muestra de algunos de los productos que las miembros de la cooperativa han podido vender a través de las plataformas digitales.  

Aparte de utilizarlas para la enseñanza y el aprendizaje, la Cooperativa Agraria de Mujeres Bordadoras también ha comenzado a utilizar las plataformas digitales en toda su extensión para labores de comercialización y venta. Actualmente, promueven sus productos en varios mercados en línea, como el escaparate del gigante minorista Alibaba Tmall, el popular sitio web chino de comercio electrónico JD y redes sociales como Weibo. Las miembros han transmitido incluso en vivo sus talleres de bordado para atraer a más clientes.

Frente a la nueva realidad impuesta por la pandemia de la COVID-19, la Cooperativa Agraria de Mujeres Bordadoras ha sido capaz de convertir la crisis en un punto de inflexión. Han encontrado nuevas formas de comunicarse y han desarrollado una cadena de suministro digital integral para mantener la marcha de sus actividades, e incluso han hallado formas de apoyar a quienes se encuentran en el frente de batalla contra la pandemia. La determinación y el espíritu innovador que muestran las qiao xiu niang esconden algo más que su prodigiosa habilidad.

Obtenga más información sobre la labor del FIDA en China.

Más información sobre la respuesta del FIDA a la COVID-19.