Para “reverdecer” el Sahel, necesitamos planes ambiciosos y acciones comunes

enero 2021 - RELATO
Para que el desierto florezca, lo mejor es cavar un hoyo. No un pozo, sino un hoyo poco profundo en el suelo arenoso, tan ancho como el largo de tu antebrazo. Luego se debe añadir un poco de estiércol, plantar las semillas y esperar las lluvias.