Saltar al contenido
X

Rwanda: los productores de gusanos de seda tejen vínculos con los mercados mundiales

Pierre Kanyarwanda, productor rwandés de 47 años de edad, es entusiasta. En los últimos cinco meses ha llevado más dinero a casa aplicando sus recién adquiridos conocimientos en sericultura (cría de gusanos de seda).

“Me gusta mucho, pero no es fácil. Proteger a los gusanos de los depredadores y las enfermedades y alimentarlos hasta ocho veces al día exige sumo cuidado y un montón de trabajo. Pero cuando quieres algo, encuentras la forma de que funcione”, explica Pierre. Antes, había trabajado toda su vida como agricultor de subsistencia, tratando de arreglárselas con el cultivo de yuca, frijoles y bananas.

La cría de gusanos de seda le ha abierto la puerta a un futuro mejor.

“Ahora comemos carne y arroz en casa y puedo pagar la matrícula escolar de mi hijo”, dice este padre de tres hijos. Actualmente está contratado en una granja de cría de gusanos de seda y está ahorrando para invertir en su propia empresa de gusanos de seda.

@FIDA/Edward Echwalu - Pierre con las hojas de morera que usa para alimentar a los gusanos de seda en la mano.

Pierre es uno de los 5 000 productores que se benefician con el desarrollo de la sericicultura en Rwanda en el marco del proyecto del FIDA titulado Proyecto para la Promoción de los Ingresos Rurales mediante las Exportaciones.

El Gobierno de Rwanda, pionero entre los países de África, ha comenzado a invertir en el fomento de las cadenas de valor de la seda. Con la creciente demanda de Asia, la producción de artículos de seda de gran calidad ofrece importantes oportunidades de exportación.

Con objeto de acceder a los crecientes mercados internacionales, la Junta Nacional para el Fomento de las Exportaciones Agrícolas de Rwanda se ha asociado con HEWorks, una empresa coreana fabricante de seda.

“No ha sido fácil encontrar a un inversor. Los posibles inversores tenían miedo, porque la sericultura es algo nuevo para África, pero HEWorks decidió invertir cuando vio la estrecha colaboración que manteníamos con los productores”, explica Jean-Marie Vianney Munyaneza, jefa de la división que se ocupa de productos emergentes de la Junta Nacional para el Fomento de las Explotaciones Agrícolas.

Con apoyo del proyecto, HEWorks y el Gobierno de Rwanda han construido una fábrica de elaboración de seda en la Zona Económica Especial de Kigali. HEWorks dirige la fábrica y compra los capullos del gusano de seda directamente a los productores, por lo que se beneficia de una materia prima confiable y de calidad. En el marco del proyecto se financió asimismo la apertura de un centro nacional de formación en sericultura y un centro de producción de huevos de gusanos de seda, así como la rehabilitación de otros seis centros provinciales de sericultura, con miras a prestar apoyo a los productores en las actividades de cría de gusanos de seda.

El centro nacional de producción de huevos es un componente decisivo de la cadena de valor de la seda. Además de las actividades de investigación que lleva adelante, supervisa el mantenimiento de la raza de gusanos de seda en todas sus fases, ya que se ocupa desde establecer los linajes de los gusanos progenitores hasta producir huevos sin enfermedades y garantizar que la oferta de gusanos de seda para cría sea suficiente.

En los últimos meses, la cría de gusanos de seda se ha convertido en una actividad interesante para miles de productores de las colinas de Rwanda. A fin de impulsar la producción de capullos, HEWorks ha aumentado gradualmente el precio que paga por ellos a los productores: de USD 2 por kilogramo en octubre de 2016 a cerca de USD 4 en octubre de 2019.

Celestine Ruzindana, el empleador de Pierre, es uno de los numerosos productores que han invertido en sericultura. Con ayuda de HEWorks y el proyecto, Celestine plantó 14 000 moreras para alimentar a los gusanos y construyó una instalación para la cría de gusanos. Además de vender los capullos a HEWorks, Celestine también suministra gusanos de seda jóvenes a otros productores. En total, la cría de gusanos de seda le aporta unos ingresos de más de USD 1 500 al año.

Los esfuerzos de Celestine también generan oportunidades laborales en su comunidad, ya que da empleo a seis trabajadores permanentes en el criadero de gusanos y a 16 trabajadores temporales en la plantación de morera. Ahora está invirtiendo en otras dos hectáreas de terreno a fin de plantar más árboles y construir otro criadero.

@FIDA/Edward Echwalu - Celestine se detiene para que le tomen una foto en su plantación de morera.

La sericultura también genera oportunidades de empleo para los jóvenes de las zonas urbanas. La fábrica de elaboración de seda de Kigali ha estado en funcionamiento desde febrero de 2019 y da empleo a 34 trabajadores permanentes, de los cuales 18 son mujeres, muchas de ellas con diploma universitario.

“Me gusta trabajar aquí. Es muy interesante: como nuestras actividades se basan en los resultados, tenemos que producir lo mejor”, explica Emanuel Uyisenga, un empleado de 30 años con un título universitario en Química que trabaja en la sala de pruebas de la fábrica.

La estrategia de la Junta Nacional para el Fomento de las Explotaciones Agrícolas consiste en producir artículos de gran calidad y obtener precios superiores, entre USD 50 y USD 70 por kilogramo, en los mercados internacionales. El 50 % de la hilaza de seda que se produce ya recibe una calificación de 6A, el grado de mayor calidad en el mercado, y otro 40 %, de 5A. Para generar mayores ingresos, los capullos que tienen calificaciones más bajas también se usan para hacer sábanas de seda.

@FIDA/Edward Echwalu - Dative nos muestra la máquina de devanado de la fábrica de seda de Kigali.

“Podemos cultivar muchas cosas en Rwanda, pero lo más importante es que podemos agregar valor”, dice Dative Ingabire, la directora de 30 años de la fábrica de seda, licenciada en Derecho por la Universidad de Rwanda.

Dative es optimista acerca del futuro de la sericultura.

“Espero que la producción de seda inspire a otros países africanos a invertir en sericultura y ello lleve a que los productos de seda se elaboren a nivel local en el continente”, dice.

Entérese más de la labor del FIDA en Rwanda