Saltar al contenido
X

Un único mandato: erradicar la pobreza y el hambre

Idiomas: Arabic, English, French, Spanish

El FIDA es un organismo especializado de las Naciones Unidas y una institución financiera internacional (IFI), creada con el objetivo de movilizar recursos en beneficio de la agricultura y el desarrollo rural en países en desarrollo.

El FIDA es la única IFI con el mandato específico de erradicar la pobreza y el hambre mediante la inversión en la población rural pobre; para ello, se presta asistencia técnica y financiera a proyectos dedicados a la agricultura y el desarrollo rural en Estados Miembros en desarrollo.

Las operaciones del FIDA se financian principalmente gracias a las contribuciones de los Estados Miembros, el reembolso de los préstamos, los ingresos por inversiones y las contribuciones especiales de Estados no miembros. Otras fuentes de financiación incluyen los prestamos soberanos y, como opciones valoradas recientemente, los préstamos en condiciones favorables y los préstamos en los mercados internacionales de capital.

Al igual que otras instituciones supranacionales de crédito homólogas, el FIDA dispone de un perfil operacional sólido, que se sustenta sobre una gobernanza transparente y unos conocimientos especializados en gestión, la relevancia de su mandato público, firmes relaciones con las partes interesadas y un tratamiento de acreedor privilegiado.

El FIDA participa de forma activa en diversos grupos de trabajo de bancos multilaterales de desarrollo e IFI, cuyos objetivos consisten en armonizar las políticas y las prácticas, y en intercambiar conocimientos.

Actividad financiera institucional

Por medio de la actividad financiera institucional del FIDA se respalda la integridad, la transparencia en la presentación de informes, el control de los recursos financieros del Fondo (activos por valor de 8 200 millones de USD en 2016) y la de rendición de cuentas, lo que garantiza la confianza que las partes interesadas depositan constantemente en el FIDA. Para apoyar la responsabilidad operacional y  los análisis en tiempo real, la actividad financiera institucional proporciona herramientas de información operativa (sobre contribuciones, desembolsos, pagos y activos) que ayudan a tomar decisiones fundamentadas y ajustadas a los objetivos del FIDA. Los estados financieros preceptivos del FIDA se elaboran de acuerdo con las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) , una de las principales prácticas de en este sentido; un auditor externo independiente se encarga de auditar anualmente los estados financieros del Fondo.

Gestión financiera

La supervisión y la gestión correctas de los recursos financieros son determinantes para que el FIDA pueda alcanzar sus objetivos y demostrar a las diversas partes interesadas que cuentan con disposiciones de gobernanza adecuadas. La gestión financiera de los proyectos constituye un factor clave para la estructura de gobernanza del FIDA; proporciona garantías fiduciaria basadas en los riesgos (cumplimiento) y rendimientos de las aportaciones con valor añadido. Asimismo, la gestión financiera contribuye a la eficacia de la labor de desarrollo del FIDA gracias al apoyo de una mejor prestación de sus servicios y el aumento del volumen de desembolsos.

El FIDA se ciñe a sus compromisos de desarrollo como IFI madura y asociado fiable para el desarrollo: la mejora de su modelo operacional y el desarrollo de su plan operacional estratégico, por medio de las mejores prácticas armonizadas de gestión financiera, la modernización de políticas operacionales con procesos rigurosos de gestión financiera y una buena gestión de los conocimientos.

Productos financieros y condiciones de financiación

El objetivo del FIDA consiste en reducir la pobreza rural, mejorar la nutrición y aumentar la producción de alimentos mediante la concesión de préstamos y donaciones para avalar programas que impulsen el crecimiento económico, reduzcan las desigualdades y mejoren las condiciones de vida de la población rural pobre. Además, el Fondo hace uso del mecanismo de sostenibilidad de la deuda para ayudar a los países de bajos ingresos a recuperar o mantener la sostenibilidad de la deuda externa.

Las calificaciones de riesgo se deducen de los análisis de sostenibilidad de la deuda prospectivos de cada país que se realizan sobre los principios del marco conjunto del FMI y el Banco Mundial de Sostenibilidad de la deuda para los países de bajos ingresos.

Gestión de inversiones

En el FIDA, por “gestión de las inversiones” se entiende la gestión de la cartera de activos líquidos del Fondo. Los fondos de esta cartera se invierten sobre todo en títulos de renta fija con calificación de valor de inversión; se administran de forma activa de conformidad con las directrices establecidas en la Política de Inversiones del FIDA y se controlan mediante las medidas descritas en el Marco de Control Interno. Las mediciones del riesgo y del rendimiento se presentan en el informe sobre la cartera de inversiones del FIDA.

La cartera de inversiones se compone de los fondos procedentes de las contribuciones de los Estados Miembros y los fondos obtenidos mediante empréstitos. Las disposiciones del FIDA por las que se establece la gestión de los recursos tomados en préstamo de entidades soberanas se conoce como “Marco para la Obtención de Empréstitos Soberanos”, mientras que el documento en el que se establecen las disposiciones de gestión de los préstamos obtenidos de asociados en condiciones favorables se conoce como “Marco de Préstamos de Asociados en Condiciones Favorables”.

Además de la gestión de la cartera de inversiones, el FIDA también determina el nivel de fondos de la cartera disponible para compromisos, también denominado “recursos disponibles para compromisos”.