Saltar al contenido
X

Logramos resultados que cambian vidas

Idiomas: Arabic, English, French, Spanish

El desarrollo rural puede ser una fuerza impulsadora del cambio cuando se empoderan a las mujeres y los hombres pobres de las zonas rurales. El crecimiento económico por sí solo no cambia las vidas. Invirtiendo en la resiliencia y en la participación en los mercados de los pequeños productores agrícolas se puede llegar a conseguir un gran cambio, y, sobre todo, sostenible.

Para que las actividades agrícolas den buenos resultados, los pequeños agricultores necesitan  la garantía de acceso a la tierra y los recursos hídricos, un suministro de energía a precios bajos, un mejor acceso a los servicios financieros, transporte y carreteras pavimentadas para llevar sus productos a los mercados.

 

También, tener acceso a la tecnología sería de gran ayuda a los agricultores ya que estarían informados de las situaciones del mercado. Asimismo, los mercados deberán gestionarse de manera óptima, de tal modo que los agricultores sientan que pueden invertir en mejorar su producción.

El FIDA respalda proyectos que conectan a la población rural pobre con los mercados y los servicios para que puedan producir más y ganar más.

Además, nuestros proyectos transforman las comunidades rurales desde el punto de vista económico y social, y promueven la igualdad de género y la inclusión.

Inversiones que hacen la diferencia

Hasta la fecha, el FIDA:

  • ha movilizado alrededor de USD 28 000 millones en cofinanciación y financiación procedente de fuentes nacionales para el desarrollo rural, y ha contribuido con USD 20 900 millones adicionales en préstamos y donaciones;
  • ha prestado apoyo a 1,069 programas y proyectos en asociación con 125 gobiernos receptores, y
  • ha empoderado a, aproximadamente, 483 millones de personas para que puedan producir más alimentos, gestionar mejor sus tierras y otros recursos naturales, adquirir nuevas competencias, poner en marcha actividades empresariales en pequeña escala, establecer organizaciones sólidas e intervenir en las decisiones que afectan a sus vidas. 

Integrantes de una cooperativa agrícola respaldada por el FIDA empaquetan galletas que se venderán a escuelas cercanas en el estado de Bahía (Brasil). Las ganancias se dividen entre las jóvenes que trabajan en la cooperativa. En 2016, el 50 % de las personas que recibieron servicios de proyectos respaldados por el FIDA eran mujeres. ©FIDA/Lianne Milton/Panos

El impacto de nuestras inversiones tiene un amplio alcance. Gracias a nuestra labor:

  • las familias pueden alimentarse y contribuir a la seguridad alimentaria general;
  • tanto padres como niños gozan de una nutrición y una salud digna;
  • la seguridad económica nace en las comunidades rurales;
  • las mujeres, los pueblos indígenas y otros grupos vulnerables se están empoderando;
  • las mujeres y los hombres jóvenes optan por crear empresas en sus comunidades rurales, y
  • las personas de las zonas rurales aumentan su resiliencia a las crisis de origen climático.

 
Principales resultados

El FIDA centra toda su atención en el logro de resultados. Medimos los resultados a través del marco de medición de los resultados (MMR) acordados con los Estados Miembros en el contexto de las consultas sobre la reposición del FIDA. Los progresos se notifican anualmente a la Junta Ejecutiva y su Comité de Evaluación en el Informe sobre la eficacia del FIDA en términos de desarrollo (RIDE) y el Informe anual sobre los resultados y el impacto de las actividades del FIDA (ARRI), elaborados por la Oficina de Evaluación Independiente del FIDA (IOE).

En los últimos años, el Fondo se ha enfocado más en la medición de los resultados. La IIniciativa para la Evaluación del Impacto en el marco de la FIDA9 representa una iniciativa pionera que procura ampliar la base empírica para medir el impacto del Fondo.

Los siguientes son algunos de los resultados registrados en 2016:

  • se impartió capacitación a 2 millones de personas en la utilización de prácticas y tecnologías de producción agrícola, de las cuales un 52 % eran mujeres;
  • 1,6 millones de personas han recibido capacitación en producción ganadera;
  • 1,4 millones de personas han recibido capacitación en gestión de los recursos naturales;
  • 3,6 millones de hectáreas de tierras de propiedad común fueron objeto de prácticas de gestión mejoradas;
  • se construyeron o se repararon 16 000 kilómetros de carreteras;
  • se constituyeron o se fortalecieron 32 000 grupos de comercialización;
  • se impartió capacitación a 1 millón de personas en los ámbitos de los negocios y la capacidad empresarial, y
  • el 50 % de las personas que recibieron servicios de proyectos respaldados por el FIDA eran mujeres.

 

Más información sobre como evaluamos nuestros programas y medimos el impacto y la eficacia de nuestro trabajo..


Publicaciones relacionadas

Research Series Issue 16 - Getting the most out of impact evaluation for learning, reporting and influence

julio 2017
This paper describes the Participatory Impact Assessment and Learning Approach (PIALA) which was developed and piloted by IFAD. The approach aims to produce rigorous qualitative and quantitative evidence that can be used not only to identify and assess the impacts of development projects, but also to promote learning and improved understanding of the associated processes and pathways of socio-economic change. Illustrated with cases from Viet Nam and Ghana, the paper assesses the value of the approach for collaborative learning and reporting for IFAD’s country programming and global policy engagement, as well as for the wider development community.

Research Series Issue 7 - Measuring IFAD's Impact

diciembre 2016

This paper examines the impact of IFAD-supported projects so as to learn lessons for future projects. It analyses the different methods used by IFAD to measure a project's impact, finds that IFAD is improving the well-being of rural people, and recommends that impact assessments be built into future projects from their inception.

Informe Anual

Informe Anual 2018

junio 2019

Conozca mejor la labor del FIDA destinada a promover la transformación rural en nuestro Informe anual 2018.