Forjar herramientas para impulsar la producción alimentaria en el Senegal

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Forjar herramientas para impulsar la producción alimentaria en el Senegal

© IFAD / Barbara Gravelli

En 1992, Khadim Thiam abrió un pequeño taller en Tambacounda (Senegal) para fabricar equipos agrícolas, como azadas, sembradoras en líneas, arados y carros de tracción animal. Durante varios años, con solo cinco empleados e instalaciones demasiado pequeñas que no valía la pena ampliar, tuvo apenas algunos clientes ocasionales.

Todo eso cambió en 2014, cuando, gracias al Programa de Apoyo al Desarrollo Agrícola y la Capacidad Empresarial en las Zonas Rurales financiado por el FIDA, Khadim accedió a nuevas oportunidades de mercado y formalizó contratos por 37 millones de francos CFA (XOF) (USD 63 500) con 30 organizaciones de agricultores que se transformaron en sus clientes. También recibió orientación técnica sobre cuestiones financieras y administración de empresas. Esta asistencia combinada le permitió aumentar sus ingresos y reinvertir las ganancias: Khadim amplió las dimensiones de su taller para transformarlo en una pequeña fábrica y construyó un cobertizo donde se frabrica más equipos. Desde entonces, la cantidad de empleados se ha multiplicado casi por cinco y ha alcanzado los 24 operarios, en su mayoría jóvenes con contratos de trabajo permanentes.

La producción también ha aumentado de la mano de la sólida demanda de equipos agrícolas en el Senegal y en los países vecinos. Khadim vende sus productos en diversas zonas del país y también en Gambia, Malí y Mauritania. Sus ingresos anuales, que antes de la intervención del proyecto ascendían a unos XOF 25 millones (USD 43 000), han aumentado hasta alrededor de XOF 80 millones (USD 137 000).

Los equipos de Khadim, que mejoran la producción y eliminan el trabajo manual, marcan una importante diferencia en los campos. Al abastecer a cientos de agricultores, Khadim contribuye indirectamente al crecimiento de la producción alimentaria y la productividad en la región, beneficiando a los productores, sus familias y las comunidades.

© FIDA/Barbara Gravelli

Mejores capacidades y más actividad

Este empresario de 49 años quiere seguir progresando y planea expandir su negocio aún más. Para lograrlo, Khadim contará con la ayuda de su hijo Moussa, de 26 años, y de otros dos empleados que han asistido a un curso intensivo de capacitación sobre producción metalúrgica patrocinado por el FIDA e impartido por el Instituto Senegalés de Investigación Agrícola (ISRA).

Durante un mes, Moussa y sus colegas asistieron a clases diarias en Kedougou y Saint Louis. En el curso participaron 26 personas, en su mayoría jóvenes. Los participantes, que recibieron sus diplomas en febrero de 2019 de manos de Ngagne Mbao, coordinador del Programa de Apoyo al Desarrollo Agrícola y la Capacidad Empresarial en las Zonas Rurales, ahora están capacitados para fabricar y reparar diversos equipos, en particular máquinas que ayudan a reducir las pérdidas postcosecha y aumentar los ingresos agrícolas.

“Hemos mejorado muchísimo nuestras habilidades. La capacitación fue fundamental para nuestro futuro”, dijo el joven Moussa, que supervisa y orienta a los empleados de su padre. Los 26 diplomados, que gracias al proyecto han fortalecido su capacidad, tendrán más oportunidades de trabajo, por cuanto se han convertido en profesionales idóneos para contribuir al crecimiento de las pequeñas empresas y, con ello, potenciar la agricultura y la seguridad alimentaria en el Senegal.