Saltar al contenido
X
Promover la inclusión financiera de la población rural pobre del planeta

La inmensa mayoría de la población rural no dispone de medios fiables y seguros de ahorrar dinero, proteger y crear activos o transferir fondos. Esta carencia se manifiesta especialmente en los grupos vulnerables, como las mujeres, los jóvenes y las personas desplazadas.

Los servicios financieros básicos del sector formal siguen llegando solo a un 10 % de las comunidades rurales. La mala calidad de las infraestructuras, la limitada capacidad de los proveedores de servicios financieros y el bajo nivel educativo de los clientes contribuyen a este complejo problema.

Motor de la transformación rural

El FIDA reconoce que la financiación rural ofrece muchas posibilidades para mejorar los medios de vida de la población campesina.

En los últimos 30 años, el desarrollo de sistemas financieros ha influido enormemente en los medios de vida rurales. Gracias al establecimiento de instituciones innovadoras y la introducción de nuevos instrumentos, los servicios financieros se han ampliado y se ha extendido su alcance.

La tecnología ha hecho posible que las comunidades remotas puedan acceder a una gama más amplia de productos financieros.

El FIDA ha trabajado en sistemas de financiación rural en más de 70 países durante más de cuatro décadas y ha invertido más de USD 3 000 millones tal efecto.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer. En una economía mundial cambiante en medio de crisis financieras, precios volátiles de los productos agrícolas y los alimentos básicos, y a los peligros del cambio climático, la financiación rural inclusiva sigue siendo un elemento fundamental en la transformación rural.

Gestionar los riesgos y movilizar inversiones

Los pequeños agricultores están expuestos a numerosos riesgos inherentes a su actividad que desalientan la inversión del sector privado.

Las instituciones financieras suelen considerar que la agricultura en pequeña escala es demasiado arriesgada y se resisten a prestar dinero a los agricultores. Otro de los desafíos es que los agricultores son reacios a solicitar préstamos e invertir debido a sus dificultades para gestionar los riesgos, como las crisis climáticas y las enfermedades del ganado.

A lo largo de los últimos 10 años, el Fondo se ha puesto a la delantera en el ámbito de la Gestión de Riesgos Agrícolas (ARM). El Fondo promueve un enfoque holístico que protege y fortalece las economías rurales y los sistemas de producción de alimentos, al mismo tiempo que) que impulsa la financiación rural y las inversiones para los pequeños agricultores.

Como parte del enfoque holístico del ARM, el seguro es un valioso instrumento financiero para los riesgos inevitables que no pueden ser gestionados de otra manera.

El FIDA alberga la Plataforma para la Gestión de Riesgos Agrícolas (PARM), una iniciativa del G20 - que aporta un enfoque integral de gestión de los riesgos basado en un proceso en el que los riesgos agrícolas se evalúan, priorizan y abordan de forma estructurada y bien coordinada.

La PARM proporciona apoyo técnico a los gobiernos de los países en desarrollo para ayudarles a pasar de una cultura de hacer frente a los desastres a una gestión inteligente del riesgo.

Al mismo tiempo, la PARM también alberga dos iniciativas de asistencia técnica centradas en los seguros de riesgos agrícolas y climáticos que apoyan la cartera del FIDA: Seguros para el Fomento de la Resiliencia y el Desarrollo Económico de las Zonas Rurales (INSURED) y la Gestión de Riesgos para el Desarrollo Rural: Promoción de Innovaciones en Microseguros (MRRD).

El poder de la microfinanciación y las remesas

Los proyectos respaldados por el FIDA aumentan el acceso a servicios financieros y préstamos, de manera que los pequeños productores puedan invertir en sus negocios e incrementar su productividad.

El FIDA es uno de los principales proveedores de microfinanciación del mundo; las inversiones en curso del FIDA en finanzas rurales al 31 de diciembre de 2017 fueron en torno a USD 1 140 millones. Alrededor del 13 % de la actual cartera de inversión está destinado a la financiación rural.

Las remesas son un poderoso instrumento para fomentar la inclusión financiera y el desarrollo de los medios de vida en las comunidades rurales. Nuestro Fondo de Financiación para Remesas (FFR) de multiples donantes apunta a maximizar el impacto de las remesas en el desarrollo y promover la participación de los migrantes en sus países de origen.

Profundizar

Seguros

Los pequeños agricultores y los hogares rurales pobres son extremadamente vulnerables a las crisis locales y mundiales. La agricultura, que es su principal fuente de alimento e ingresos, es el sector más golpeado por la crisis climática. 

Remesas y migración

Durante más de un siglo, las personas se han ido desplazando de zonas rurales a zonas urbanas y han cruzado fronteras en búsqueda de mejores oportunidades. De los 250 millones de migrantes internacionales, aproximadamente 200 millones abandonan sus hogares para trabajar y enviar remesas a sus familias en sus países de origen.

Destacados

Repaso del año: fomentar la resiliencia de las comunidades rurales en un momento de cambio

El 2020 ha sido un año convulso. La pandemia de la COVID-19 nos ha afectado a todos y cada uno de nosotros y se ha sumado a los demás desafíos que afronta la población rural de todo el mundo.

Proyectos

Benin

Adapted Rural Financing Services Promotion Project
Leer Más

Bangladesh

Proyecto de Promoción de la Comercialización y las Empresas Agropecuarias (PACE)
Leer Más

Armenia

Infrastructure and Rural Finance Support Programme
Leer Más

Noticias relacionadas

National Calls for Proposals (The Gambia, Ghana, Senegal): Supporting remittances in times of crisis in Africa

diciembre 2020 - NOTICIAS

The Financing Facility for Remittances (FFR) of IFAD is pleased to announce the 2020 National Calls for Proposals: Supporting Remittances in Times of Crisis in Africa.

Hace falta destinar más financiación para el clima a los agricultores de pequeña escala – nuevo informe

noviembre 2020 - NOTICIAS
Según un informe publicado hoy por el FIDA de las Naciones Unidas y la Iniciativa de Política Climática (CPI), solo el 1,7 % de la financiación para el clima se destina a los agricultores en pequeña escala de los países en desarrollo, a pesar de su desproporcionada vulnerabilidad a los efectos del cambio climático.

El FIDA, Mars y el Centro Mundial de Agrosilvicultura invierten en la investigación y el desarrollo de la agricultura sostenible en Indonesia y Filipinas

julio 2020 - NOTICIAS

Un nuevo proyecto se centrará en dos materias primas fundamentales para los medios de vida de los pequeños productores: el cacao y el aceite de palma.

Publicaciones relacionadas

Managing agricultural risk through remittances: the case of Senegal

diciembre 2020
This feasibility study explains the role of remittances in agricultural risk management.

Análisis del déficit de financiación climática para la agricultura en pequeña escala

noviembre 2020

En un mundo que cambia rápidamente, la agricultura está en el centro del desarrollo sostenible. En la década que queda para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, el mundo se enfrenta a una serie de riesgos, pero también hay muchas oportunidades.

Crowdfunding Malian diaspora remittances to finance rural entrepreneurship

octubre 2020
This case study examines a pilot initiative carried out by the IFAD-supported FIER project in Mali, together with the Babyloan crowdfunding platform, to leverage diaspora remittances abroad as a way to support rural entrepreneurship in the home country. 

Documentos relacionados

Política en materia de financiación rural

agosto 2009 - CORPORATE
Esta nueva política del FIDA en materia de financiación rural se basa en la política del Fondo en materia de financiación rural del año 2000, que actualiza y a la que reemplaza, atendiendo a las recomendaciones formuladas en la evaluación a nivel institucional de 2006. Incorpora las líneas maestras de la política anterior y ofrece un marco general a la cartera de financiación rural del Fondo. La nueva política proporciona los principios rectores para las operaciones de financiación rural en los tres niveles de intervención —micro, meso y macro— y da más detalles a los órganos rectores del FIDA, sus asociados en el desarrollo y el público en general acerca del enfoque del Fondo respecto de la financiación rural.

La mejora del acceso a la tierra y la seguridad de la tenencia

diciembre 2008 - CORPORATE

Tener acceso seguro a tierras productivas es fundamental para millones de personas pobres que viven en el medio rural y dependen de la agricultura, la ganadería y los bosques para sobrevivir.

Un acceso seguro reduce la vulnerabilidad al hambre y la pobreza, influye en la capacidad de invertir en actividades productivas propias y en la ordenación sostenible de los recursos, aumenta las posibilidades de conseguir medios de vida mejores y ayuda a establecer relaciones más equitativas con el resto de la sociedad, contribuyendo de ese modo a la justicia, la paz y el desarrollo sostenible.

Supervisión y apoyo a la ejecución

septiembre 2007 - CORPORATE

El logro de una mayor calidad en la ejecución de los proyectos y de mejores resultados en el terreno constituyen prioridades para el FIDA, que dependen en buena medida de una supervisión eficaz y un apoyo a la ejecución bien dirigido. Reconociendo dichas prioridades, el FIDA ha adoptado diversas medidas encaminadas a examinar, aclarar y realzar la función de supervisión y apoyo a la ejecución en las operaciones del FIDA, medidas que cobran nueva urgencia en el intento de alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio y de los cambios consiguientes en la arquitectura internacional del desarrollo.

En la Declaración de París sobre la Eficacia de la Ayuda al Desarrollo se insiste en particular en el apoyo sistemático a las estrategias que los países reconozcan como propias para el logro de resultados de desarrollo, en una mayor utilización de los sistemas nacionales de administración y en la adopción de medidas más coordinadas y previsibles entre los donantes. El FIDA, en su calidad de signatario de la Declaración de París, responde a los problemas de la armonización y la alineación situándose plenamente en este nuevo contexto de desarrollo y tratando de proporcionar el mejor apoyo posible a los países miembros a fin de reducir la pobreza rural. Parte de esa respuesta consiste en hacer frente a los problemas que se plantean en la ejecución de los proyectos mediante una mejor supervisión y un mejor apoyo a la ejecución