Results-based financing: A potential game-changer for IFAD's future operations

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Financiación basada en los resultados: Un posible cambio de juego para las futuras operaciones del FIDA

©IFAD/Giuseppe Bizzarri

El FIDA siempre está explorando nuevos mecanismos de préstamo para aumentar el número de posibles soluciones financieras que puede ofrecer. Con este fin, el FIDA se ha comprometido a desarrollar y experimentar en sus operaciones préstamos basados en los resultados. Este enfoque tiene el potencial de cambiar la forma en que el FIDA ofrece resultados de desarrollo a los productores en pequeña escala de todo el mundo.

¿Qué es la financiación basada en los resultados?

Los préstamos basados en los resultados, que forman parte de la financiación basada en los resultados, consisten en un método de financiación que vincula la financiación con resultados o efectos mensurables y previamente acordados. Con arreglo a este método, el desembolso de cada tramo de financiación está vinculado al cumplimiento de objetivos preestablecidos, lo que brinda a los organismos de ejecución un incentivo para cumplir los objetivos y la flexibilidad necesaria para lograr los resultados deseados, al tiempo que reduce los costos de supervisión para el pagador.

En los últimos años, esta práctica se ha generalizado entre los donantes, las instituciones financieras y los Gobiernos como una forma de generar impacto y asegurar la rentabilidad. Durante el último decenio, el monto total de financiación para el desarrollo vinculada a los resultados ha aumentado sustancialmente, de apenas unos pocos miles de millones de dólares de los Estados Unidos a por lo menos 25 000 millones de dólares de los Estados Unidos.

La mayoría de los proyectos de desarrollo financiados hasta la fecha mediante financiación basada en los resultados se han llevado a cabo en los sectores de la salud y la educación. Cuando está bien concebida, la financiación basada en los resultados puede mejorar sustancialmente los resultados en esas esferas. Por ejemplo, el uso de la financiación basada en los resultados en un programa de salud materna en Rwanda aumentó los partos en instituciones en un 23 % y las visitas preventivas entre los niños de 2 a 5 años en un 133 %, en comparación con el uso de la financiación tradicional basada en insumos.

En el ámbito del desarrollo agrícola, la financiación basada en los resultados se ha empleado para acelerar la investigación y el desarrollo de productos y prácticas mejoradas, servicios de extensión agrícola e infraestructura. También en este caso, las intervenciones de financiación basadas en los resultados pueden ser más eficaces que la financiación tradicional en algunos contextos, por ejemplo, mediante la inclusión y la motivación del sector privado para innovar y ofrecer soluciones eficaces en función de los costos. Sin embargo, solo un número muy reducido de proyectos agrícolas (menos del 1 %) han recurrido a financiación basada en los resultados.

Los últimos datos de que se dispone confirman que el crecimiento económico del sector agrícola es dos o tres veces más eficaz para reducir la pobreza extrema y la inseguridad alimentaria que un crecimiento equivalente generado fuera del sector agrícola. Por lo tanto, el empleo de financiación basada en los resultados representa una oportunidad única para el FIDA — única institución financiera internacional que se dedica a la agricultura y el desarrollo rural— de contribuir al logro del ODS 1 (fin de la pobreza) y el ODS 2 (hambre cero).

Las oportunidades y los desafíos de la financiación basada en resultados en la agricultura

Recientemente, las divisiones del FIDA de América Latina y el Caribe y de Investigación y Evaluación del Impacto organizaron junto con Instiglio, una empresa consultora sin fines de lucro centrada en la comunidad para el desarrollo, un seminario web sobre la financiación basada en los resultados. En la presentación se destacó que para garantizar el éxito de las intervenciones de financiación basadas en los resultados en la agricultura es fundamental orientarlas a las necesidades específicas del grupo destinatario. Al mismo tiempo, las dificultades de financiación pueden resolverse atrayendo capital de las diferentes partes interesadas, incluido el sector privado. Por ejemplo, el Poverty Alleviation Outcomes Fund, el primer fondo para la mitigación de la pobreza que se puso en marcha en África y recaudó USD 5,32 millones de diferentes partes interesadas, contribuyó a transformar la vida de más de 12 000 hogares de las zonas rurales de Kenya y Uganda mediante la creación de más de 4 000 microempresas sostenibles, incluido el apoyo a las prácticas agrícolas mejoradas, en menos de cuatro años.

Recurrir a la financiación basada en los resultados ofrecería al FIDA diversas oportunidades en este sentido. En lo que respecta a la investigación, la financiación basada en los resultados ofrece una oportunidad única para que el FIDA aborde una serie de cuestiones de “lo que funciona” a medida que diseñamos y evaluamos los enfoques más eficaces en función de los costos para nuestros clientes, esto es, los productores en pequeña escala. En cuanto a las políticas, la financiación basada en los resultados se convierte en una solución adecuada para el FIDA en contextos en los que los países participantes exigen diseños más sofisticados, mejores y más transparentes mecanismos de selección de beneficiarios y proyectos orientados al impacto.

Sin embargo, el uso de la estructura de financiación basada en los resultados (que requiere que la institución financiera desembolse la cantidad acordada únicamente cuando se haya alcanzado cada objetivo preestablecido) plantea una serie de problemas, todos los cuales deben tenerse en cuenta cuidadosamente durante la etapa de diseño del proyecto.

En primer lugar, es fundamental incorporar medidas de precaución para gestionar los riesgos asociados a los fenómenos extremos (por ejemplo, meteorológicos u otras amenazas naturales), especialmente en las regiones sumamente vulnerables, una necesidad que también se ha señalado en las evaluaciones del impacto del FIDA. Por lo tanto, es conveniente crear varios conjuntos diferentes de objetivos preestablecidos que representen diferentes escenarios sobre el terreno.

En segundo lugar, deben establecerse sistemas amplios de seguimiento y evaluación para estos requisitos. La medición precisa de los resultados y el impacto en el desarrollo es una tarea compleja que requiere recursos técnicos y financieros, así como planes de contingencia en caso de asimetría de la información. Cuando se utiliza la financiación basada en los resultados, las metas e indicadores con que se midan deben ser sencillos, mensurables y verificables. El FIDA ya está trabajando para seguir fortaleciendo esos sistemas, y la financiación basada en los resultados podría ofrecer otra oportunidad de aprendizaje para el FIDA a este respecto.

En tercer lugar, se necesitan estructuras de incentivos que atraigan tanto a pequeños como a grandes inversores para financiar por adelantado los proyectos que recurran a financiación basada en los resultados. Los proyectos agrícolas pueden tardar varios años en mostrar resultados completos, por lo que los proyectos financiados mediante financiación basada en los resultados pueden llegar a necesitar más tiempo para alcanzar los objetivos previamente acordados y para que la financiación se desembolse en su totalidad. Sin embargo, esto puede dar lugar a que el capital de los inversores se retenga durante un tiempo inusualmente largo. Por consiguiente, las entidades que desembolsan los fondos en función de los resultados (como el FIDA u otras organizaciones financieras internacionales) deberían considerar la posibilidad de pagar en tramos para los objetivos a corto y mediano plazo de esos proyectos.

Y, por último, es importante reconocer que no todos los proyectos pueden financiarse utilizando financiación basada en los resultados. El uso de la financiación basada en los resultados requiere establecer objetivos ex ante que sean específicos y realistas que se empleen como factor de medición del éxito, y esa estructura no es aplicable a todos los proyectos.

La financiación basada en los resultados como un posible cambio decisivo para las futuras operaciones del FIDA

Para el FIDA, las perspectivas de futuro residen en aplicar un sistema de financiación basada en los resultados en los fondos nuevos y existentes basados en los resultados y en los programas de financiación combinada, de manera que se pueda garantizar una mejora de la medición de los resultados de los proyectos y, al mismo tiempo, su eficiencia. Así pues, la financiación basada en los resultados podría brindar la oportunidad de reajustar el enfoque de los resultados de los proyectos, pasando de las medidas basadas en los insumos a las basadas en los resultados, cuando las circunstancias lo permitan. Los equipos de los países tendrían que trabajar más estrechamente con las unidades de ejecución a fin de impulsar la innovación y obtener resultados mensurables que permitan la continuación de los proyectos.

Esa labor ya está en marcha: Actualmente, el FIDA está poniendo a prueba su primer financiación basada en los resultados en el Proyecto de Desarrollo Cooperativo Agroforestal (PRODECAFE) de Cuba, aprobado en septiembre de 2019, en un intento por apoyar las cadenas de valor del café y el cacao del país mediante la transformación de las cooperativas agroforestales en empresas modernas. Existen otros proyectos respaldados por el FIDA que aún están en trámite y que están concebidos para utilizar también financiación basada en los resultados. Todos ellos representan pasos en la dirección correcta.