Stepping up rural finance to support smallholder farmers in Zambia

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Intensificación de la financiación rural para apoyar a los pequeños agricultores de Zambia

©FIDA/Simona Siad

La pandemia de la COVID-19 continúa haciendo estragos en todo el mundo, creando trastornos dondequiera que llegue. No obstante, si bien esas disrupciones suelen tener consecuencias sanitarias y económicas devastadoras, también pueden ofrecer oportunidades para que se propongan soluciones innovadoras, especialmente para las poblaciones más necesitadas, como los agricultores rurales.

En Zambia, con el Programa de Expansión de la Financiación Rural, una iniciativa conjunta del FIDA y el Ministerio de Finanzas del Gobierno de la República de Zambia, se está haciendo precisamente eso. El objetivo general del programa es aumentar el acceso a los servicios financieros sostenibles y su utilización por parte de los hombres, mujeres y jóvenes pobres de las zonas rurales. Desde su creación en 2014, casi un millón de personas se han beneficiado, directa o indirectamente, de los productos y servicios financieros desarrollados por sus asociados en la ejecución.

La pandemia de la COVID-19 ha planteado desafíos imprevistos para los beneficiarios y asociados del Programa de Expansión de la Financiación Rural. Sin embargo, gracias a las tecnologías innovadoras, en el marco del programa se presta apoyo al mecanismo de respuesta nacional en su labor de mitigación de las amenazas de la pandemia.

El papel de la financiación digital

El Programa de Expansión de la Financiación Rural funciona por medio de una red de instituciones de microfinanciación y agregadores de servicios financieros digitales. Estos servicios ofrecen plataformas digitales que permiten a los usuarios depositar y retirar dinero, recibir y pagar préstamos, hacer un seguimiento de sus gastos y, lo que es más, negociar eficazmente con lo que se ha denominado “dinero electrónico”. También funcionan como sistemas de mensajería, alertando a los usuarios sobre las oportunidades de mercado y otra información pertinente para sus negocios. Gracias al amplio alcance de las redes móviles en todo el mundo en los últimos años —con una tasa de penetración de la red superior al 91 % solo en Zambia, por ejemplo—, combinado con innovaciones como los quioscos alimentados con energía solar, estos servicios digitales siguen siendo opciones viables y accesibles incluso en zonas remotas y fuera de la red.

Optar por la financiación digital tiene varios beneficios, en particular para las microempresas y pequeñas y medianas empresas (MIPYMES). En las zonas rurales remotas, el uso de los monederos electrónicos es más fiable y seguro que el dinero en efectivo. Los usuarios pueden recibir, transferir e incluso ahorrar dinero cómodamente, ya que los servicios financieros digitales suelen eliminar la necesidad de desplazarse para retirar o depositar dinero en efectivo. Las mujeres pertenecientes a grupos de ahorro, en particular, han demostrado su nueva capacidad para controlar sus asuntos financieros gracias a los servicios financieros digitales. Sus ahorros permanecen a salvo en monederos electrónicos a los que solo ellas pueden acceder, y la reducción de los desplazamientos les ha permitido liberar tiempo para dedicarlo a sus negocios y medios de vida.

Actualmente, mediante el Programa de Expansión de la Financiación Rural se está trabajando con los organismos reguladores para que los servicios financieros digitales sean más asequibles para los usuarios, y también se está apoyando activamente a la comisión de protección del consumidor de Zambia que trabaja para filtrar el correo basura, educar a los usuarios de servicios financieros digitales sobre el fraude y emitir alertas de seguridad.

Apoyo a las zonas rurales

En tiempos normales, la ampliación de estos servicios a nuevos beneficiarios habría requerido un proceso lento y gradual para educar a los usuarios en el uso de estos productos y promover un cambio de comportamiento eficaz. Ahora, en cambio, la pandemia del coronavirus está acelerando la adopción de los servicios financieros digitales en las comunidades rurales, pobres y de otro tipo. Dadas todas las ventajas que el dinero electrónico puede aportar, es fácil ver por qué.

Gracias a la forma en que están estructurados los servicios financieros digitales, pueden prestarse casi sin problemas y a bajo costo, incluso en un panorama en el que las interacciones físicas, los viajes y las reuniones están restringidos. Estos servicios también eliminan los posibles riesgos de transmisión de enfermedades, ya que se evita la necesidad de contactos interpersonales estrechos y el manejo de dinero en efectivo. En consecuencia, las autoridades sanitarias, el Banco Central y otros proveedores de servicios financieros han aprovechado esta oportunidad para promover el uso del dinero electrónico y, hasta ahora, la población ha respondido bien.

Estas y otras instituciones también han comenzado a utilizar estos servicios financieros de maneras que pueden resultar inesperadas. Por ejemplo, el Ministerio de Salud del país ha elaborado mensajes específicos para concienciar sobre la COVID-19 y cómo prevenir su transmisión, y ha difundido estos mensajes a través de los cajeros y quioscos solares en el marco del Programa de Expansión de la Financiación Rural, así como a través de los agentes de los operadores de redes móviles. También se ha movilizado en gran medida a los operadores de redes móviles para que distribuyan información a los beneficiarios sobre las alternativas disponibles, incluidas las soluciones digitales, para asegurar la continuidad de los servicios esenciales. Esto ha sido particularmente valioso para los servicios del programa que requieren reuniones en persona, como los grupos de ahorro.

Apoyo a la recuperación económica

A medida que Zambia comienza a mirar hacia el futuro, en el marco del Programa de Expansión de la Financiación Rural se ha contraído el compromiso de profundizar en la comprensión de la forma en que la COVID-19 afectará a los pequeños agricultores y a otros grupos de bajos ingresos. Con ese fin, se está financiando, en el contexto del programa, una iniciativa denominada Promoción del Sector Financiero de Zambia, en virtud de la cual se llevará a cabo un análisis socioeconómico destinado a fundamentar las políticas de recuperación una vez superada la pandemia. El Gobierno central también ha creado un instrumento específico, denominado Servicio de Refinanciación a Medio Plazo, para apoyar la recuperación y la resiliencia del sector financiero. Este servicio, que pondrá en marcha el Banco de Zambia y que cuenta con una financiación total de ZMW 10 000 millones (USD 550 millones), permitirá a los asociados en los servicios financieros amortiguar los efectos económicos de la pandemia en las agroempresas.

Asimismo, por medio del Programa de Expansión de la Financiación Rural se sigue prestando apoyo a la Asociación de Instituciones de Microfinanciación de Zambia, que ha logrado que las autoridades y los organismos reguladores nacionales actúen en nombre de sus miembros para asegurar que el mecanismo de recuperación siga siendo accesible para los pequeños prestatarios y las MIPYMES.

Hasta la fecha, el Banco de Zambia ha aprobado un total de ZMW 2 300 millones (USD 127 millones) en fondos del mecanismo de recuperación, el 60 % de los cuales se asigna a instituciones de microfinanciación. En asociación con el FIDA, a través del programa también se prestará asistencia técnica para asegurar que la financiación disponible por conducto del mecanismo de recuperación llegue a los pequeños agricultores de las zonas rurales.

Por lo que respecta al Programa de Expansión de la Financiación Agrícola, esto es solo otra parte de su mandato. A pesar de la pandemia, su objetivo sigue siendo ayudar a los beneficiarios a acceder a los servicios que necesitan, ampliando los límites de la inclusión financiera al tiempo que se lleva la respuesta del país a la COVID-19 hasta las zonas más remotas.

Los autores desean agradecer las contribuciones y revisiones del personal de la oficina de coordinación del Programa de Expansión de la Financiación Rural: Michael Mbulo, Cephas Moonga y Caiaphas Habasonda.

Obtenga más información sobre la labor del FIDA en Zambia.