Bringing home the bacon: Digitalization helps Chinese pig farmers scale up

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Tras la meta, el tocino: la digitalización ayuda a los criadores de cerdos chinos a expandirse

Tras la meta, el tocino: la digitalización ayuda a los criadores de cerdos chinos a expandirse

El condado de Zhenba, enclavado en las montañas de la provincia china de Shaanxi, es conocido desde hace tiempo por su tocino tradicional, expertamente ahumada y curada para obtener un sabor inigualable.

En circunstancias normales, los criadores de cerdos del condado de Zhenba tendrían toda una nación de entendidos a la que vender. Durante siglos, el cerdo ha sido la carne más consumida en China. El ciudadano chino medio come unos 30 kg de carne de cerdo al año, y se estima que en 2020 su consumo total en el país ha sido de 40,3 millones de toneladas.

Sin embargo, en los últimos años, conmociones como el brote de peste porcina africana y la pandemia de la COVID-19 no han hecho más que dificultar la situación, al reducir el tamaño de los rebaños y disparar los precios de la carne de cerdo. A pesar de los enormes recursos que supone ser el mayor productor de carne de cerdo del mundo, los criadores de cerdos de China han tenido que esforzarse para mantenerse a flote.

Ante esta situación, el Gobierno chino ha puesto en marcha un conjunto de políticas para apoyar la expansión de la industria ganadera nacional, con el objetivo de alcanzar una autosuficiencia del 95 % en la producción de carne de cerdo. Iniciativas como esta deberían representar una enorme oportunidad de negocio para los ganaderos de porcino del país, pero, desafortunadamente, a menudo quedan fuera del alcance de todos, salvo de las mayores empresas comerciales.

Los ganaderos del condado de Zhenba se encuentran entre el 99 % de los criadores de cerdos chinos que poseen 500 cerdos o menos. Para las pequeñas y medianas explotaciones como estas, resulta extremadamente difícil aumentar su tamaño en la medida que exigen estas iniciativas gubernamentales. También es menos probable que utilicen los métodos normalizados que emplean las granjas industriales, lo que puede dar lugar a una excesiva variabilidad en la calidad del producto, obligando a esos ganaderos a aceptar un precio de mercado inferior al valor real de sus productos. También suelen carecer de los recursos necesarios para emprender iniciativas de creación de marcas y comercialización, lo que limita su capacidad de vender productos porcinos de alto valor, como el tocino, a una clientela más amplia.

Un miembro de una de las cooperativas ganaderas del condado de Zhenba pasea con sus cerdos.

Ampliar la escala con un sistema de seguimiento digital

Para competir con las grandes explotaciones industriales, los ganaderos del condado de Zhenba necesitaban una solución que les ayudara a cumplir sistemáticamente las normas de calidad, al tiempo que ampliaban su escala, y que idealmente les ayudara también a abrir nuevos mercados para sus productos. En el marco de un proyecto financiado por el FIDA que se llevaba a cabo en el sur de la provincia de Shaanxi, se concibió una idea. En 2019, el proyecto se asoció con la autoridad local reguladora del mercado para invertir en un sistema de seguimiento digitalizado.

El nuevo sistema de trazabilidad de la calidad y la inocuidad del tocino de Zhenba permite hacer un seguimiento de cada envase de tocino desde la granja hasta el estante del supermercado. Todo empieza con un sistema de identificación de los animales que hace un seguimiento de cada cerdo de las granjas participantes. Este seguimiento se mantiene durante todo el proceso de producción de la carne de cerdo, mientras que las normas alimentarias incorporadas al sistema garantizan el mantenimiento de la calidad. A cada envase final de tocino de Zhenba se le asigna una “tarjeta de identificación” digital que el consumidor final puede utilizar para hacer un seguimiento del proceso desde su origen.

Además de las tecnologías de las que depende el sistema de trazabilidad, como las plataformas de software y el Internet de las cosas para la agricultura (es decir, instrumentos y equipo capaces de supervisar e intercambiar datos), la inversión inicial también proporcionó financiación para actividades de formación y creación de capacidad en todas las fases de la cadena de valor, la mejora del acceso a los mercados y los recursos para la comercialización de productos, y el apoyo a las actividades de investigación y desarrollo. Los beneficios se hicieron evidentes de inmediato.

Durante el primer año de funcionamiento del sistema de trazabilidad, las empresas y cooperativas participantes pudieron diversificar sus productos y regular su calidad, atrayendo a más proveedores y consumidores. Cabe destacar que las normas de calidad introducidas por el proyecto han sido adoptadas por diversos agentes a lo largo de la cadena de valor, desde pequeños criadores de cerdos y cooperativas ganaderas hasta empresas de primera línea. En todas las etapas del proceso de producción del tocino, desde la cría del cerdo y la adquisición de materias primas, hasta la producción y elaboración, el envasado y etiquetado, y la venta, se utiliza ahora el sistema de trazabilidad, lo que ayuda a todos los participantes a adherirse a un conjunto común de normas y hacer más sostenible y fiable el conjunto de la industria del tocino de Zhenba. 

La importancia de los pequeños productores en la cadena de valor digital

Naturalmente, las partes interesadas más importantes del nuevo sistema de trazabilidad son los pequeños productores. Liu Xuefei es uno de ellos.

El Sr. Liu se crió en Zhenba, pero hace algún tiempo se marchó a trabajar a Beijing. Un día, mientras curioseaba por la tienda de comestibles de su barrio, se encontró con un paquete de tocino de Zhenba, lo que le animó a volver a su lugar de origen y montar su propio negocio. Actualmente, es el responsable de la cooperativa ganadera Smart Sister. Tras un gran esfuerzo inicial por acceder a los mercados, acaba de firmar un acuerdo a largo plazo de compra con una empresa líder en tecnología alimentaria.

Gracias a su participación en el nuevo sistema de trazabilidad del tocino, el Sr. Liu también ha recibido ayuda financiera para ampliar sus instalaciones de cría de cerdos, además de una formación que le ha ayudado a desarrollar su propio sistema de trazabilidad digital para su granja de cerdos de campo.

El Sr. Liu tampoco es el único que se ha beneficiado de la iniciativa. En junio de 2020, el condado de Zhenba contaba con 18 unidades de producción y venta de tocino (que incluían 5 empresas de producción certificada, 10 pequeños productores y 3 empresarios autónomos de tocino), que producían unas 500 toneladas métricas de tocino al año, por un valor de 50 millones de yuanes (unos USD 7,75 millones). Se calcula que, en 2021, el condado de Zhenba podrá crear más de 25 cooperativas, que se prevé que atraigan a 1 500 hogares rurales que poseerán colectivamente 20 000 cerdos y producirán 2 000 toneladas de tocino por un valor de producción de 200 millones de yuanes (unos USD 31 millones).

El camino a seguir: llevar el tocino chino a una clientela más amplia

Ahora que la industria del tocino del condado de Zhenba se está estabilizando y desarrollando, las autoridades locales están estudiando otras posibilidades.

“Estamos planeando desarrollar rutas de ecoturismo en la ciudad”, dice la Sra. Sun Jie, teniente de alcalde del condado de Zhenba. “Queremos atraer a los turistas para que visiten nuestras montañas y granjas, disfruten de nuestra cultura y música locales y, por supuesto, coman tocino”.

También hay planes para introducir el tocino de Zhenba en los mercados europeos. Recientemente, se ha incluido como una de las indicaciones geográficas seleccionadas para beneficiarse del sistema de protección de marcas en el acuerdo bilateral firmado entre China y la Comisión Europea. Muy pronto, los consumidores de toda la Unión Europea podrán probar un bocado de tocino tradicional china, sin tener que viajar al país.

 

Obtenga más información sobre la labor del FIDA en China.