La República Unida de Tanzanía y el FIDA se asocian para impulsar la productividad, mejorar la seguridad alimentaria y aumentar la resiliencia de los productores en pequeña escala ante el cambio climático

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

La República Unida de Tanzanía y el FIDA se asocian para impulsar la productividad, mejorar la seguridad alimentaria y aumentar la resiliencia de los productores en pequeña escala ante el cambio climático

©IFAD/Mwanzo Millinga

Roma, 12 de mayo de 2021 El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Gobierno de la República Unida de Tanzanía han firmado un proyecto de USD 77,4 millones, que proporcionará una muy necesaria ayuda a 260 000 familias rurales que sufren los efectos del cambio climático. El Programa de Desarrollo de la Agricultura y la Pesca (AFDP) brindará los medios necesarios para que las personas de las zonas rurales puedan impulsar la productividad, mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición y aumentar su resiliencia.

Los niveles de pobreza son más elevados en las zonas rurales, donde el 31 % de las personas viven por debajo del umbral de pobreza y dependen del ganado el cultivo de alimentos y la pesca para subsistir.

En un momento en que la crisis de la COVID-19 podría sumir a 500 000 personas más en la pobreza, el AFDP beneficiará a los pequeños agricultores, los pequeños y medianos productores de semillas, los pescadores artesanales, los acuicultores y los agricultores de algas, entre otros, que residen en 41 distritos del territorio continental de Tanzania y Zanzíbar. La mitad de los beneficiarios serán mujeres y el 30 %, jóvenes.

La agricultura es fundamental para erradicar la pobreza y el hambre. El sector agrícola supone el 29 % del producto interno bruto (PIB) del país, da empleo al 66,3 % de la población y satisface el 95% de las necesidades alimentarias a nivel nacional. El 80 % de los alimentos producidos provienen de pequeños agricultores que dependen de las precipitaciones y disponen de un acceso limitado a ciertos insumos e informaciones que podrían contribuir a mejorar sus cosechas.

Gracias al proyecto, se distribuirán a los agricultores 13 000 toneladas de semillas certificadas (maíz, girasol y legumbres). Los servicios de extensión agraria contribuirán a promover los conocimientos sobre las semillas mejoradas y a facilitar los vínculos comerciales con los procesadores y los compradores de granos para evitar que haya semillas falsas en el mercado y maximizar el uso de las semillas mejoradas por parte de los agricultores.

A fin de aumentar la ingesta de proteínas y promover una alimentación saludable entre los hogares participantes en el proceso, el proyecto ayudará a aumentar la capacidad de los centros de desarrollo de la acuicultura para producir 25 millones de alevines de tilapia y 10 millones de bagres. Esto incrementará la cantidad de pescado disponible y reducirá su el precio en el mercado local. El proyecto también creará huertos domésticos de hortalizas y brindará capacitación en materia de nutrición a los hogares.

“La seguridad alimentaria y la nutrición son tanto indicadores como impulsores del crecimiento económico inclusivo y el desarrollo sostenible. Al mismo tiempo, constituyen una inversión de futuro”, dice Francesco Rispoli, Director de País del FIDA en la República Unida de Tanzanía.

En este país, los agricultores seguirán siendo los más afectados por el cambio climático, pues las sequías y el incremento de las precipitaciones aumentarán la presión sobre el ecosistema del que dependen. Con objeto de mejorar su resiliencia, los agricultores podrán acceder a semillas adaptadas a las condiciones locales.

Los pequeños agricultores recibirán capacitación sobre técnicas y tecnologías favorables al medio ambiente en el ámbito de la pesca y la gestión de los recursos naturales El proyecto también apoyará las asociaciones entre el sector público, el sector privado y los productores a fin de involucrar a las compañías implicadas en la pesca en aguas profundas y reducir las pérdidas poscosecha.

Los participantes del programa podrán acceder a una serie de servicios financieros asequibles brindados por el Sistema de Garantía de Crédito para Pequeños Productores, financiado por el FIDA a través del Programa de Apoyo a la Financiación Rural, el Valor Agregado y la Infraestructura de Comercialización (MIVARF).

Para ejecutar este nuevo programa, el FIDA tiene previsto conceder un préstamo por valor de USD 58,8 millones. El Gobierno de la República Unida de Tanzanía contribuirá con USD 7,7 millones, a los que se sumarán otros USD 8,4 millones procedentes del sector privado y USD 2,4 millones aportados por los propios beneficiarios.

Desde 1978, el FIDA ha financiado 16 programas y proyectos de desarrollo rural en la República Unida de Tanzanía por un monto total de USD 917 millones, con una inversión propia de USD 402,5 millones. Estas inversiones han beneficiado directamente a más de 4 millones de familias rurales.


Comunicado de prensa n.º: IFAD/19/2021

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 23 200 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 518 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Contacto de medios

Image of David Florentin Paqui

David Florentin Paqui

Regional Communications Officer, East and Southern Africa, West and Central Africa

d.paqui@ifad.org

Image of Linda Odhiambo

Linda Odhiambo

Communication Analyst

l.odhiambo@ifad.org