Saltar al contenido
X

Inversión en soluciones digitales conectará a agricultores latinoamericanos con mercados y servicios bancarios para hacer frente a las restricciones impuestas por la COVID-19

25 marzo 2021

Roma, 25 de marzo de 2021 – En el plazo de meses, más de 10.000 agricultores familiares de América Latina y el Caribe tendrán acceso a soluciones digitales con el fin de superar los obstáculos que encuentran para acceder a los mercados y a la financiación debido a las consecuencias de la pandemia del COVID-19, anuncia hoy el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de la ONU.

AGRIdigitalización es un proyecto financiado con una donación del FIDA de USD 2,3 millones procedentes de su Mecanismo de Estímulo para la Población Rural Pobre, creado para ayudar a las poblaciones rurales de los países en desarrollo a superar el impacto de la pandemia sobre su capacidad de adquirir y vender alimentos.

Las restricciones a la movilidad implementadas para contener la pandemia de COVID-19 han afectado a muchas cadenas de suministro y ha sido difícil para las organizaciones de pequeños agricultores tener acceso a insumos agrícolas básicos como herramientas o semillas. Las actividades de asistencia técnica se han interrumpido durante meses y, con los mercados locales cerrados y las opciones de transporte reducidas al mínimo o inexistentes, la comercialización de los productos de los pequeños agricultores se ha vuelto más difícil y costosa.

“La COVID-19 no ha hecho sino aumentar las brechas existentes en nuestras sociedades. Sin duda, una de ellas es la falta de acceso de los agricultores familiares a los mercados y servicios financieros. El FIDA ha trabajado durante años para cerrar esta brecha, algo que es más esencial que nunca en este contexto de restricciones a la movilidad a causa de la pandemia”, dijo Rossana Polastri, Directora del FIDA para América Latina y el Caribe.

“El futuro de la economía será digital. Esto, que ya es cierto para las empresas globales y urbanas, también se aplicará a la agricultura familiar. Este proyecto consiste básicamente en dar acceso a ese futuro a los pequeños productores de la región”, agregó.

AGRIdigitalización será implementada por un consorcio de organizaciones liderado por Agriterra, una organización especializada en la promoción del cooperativismo fundada por el sector agrícola holandés. El proyecto identificará y evaluará las plataformas digitales, las aplicaciones, la asistencia técnica y los servicios de capacitación ya existentes en el mundo digital. Las opciones más adecuadas se adaptarán y pondrán a disposición de las organizaciones de pequeños productores y las cooperativas de ahorro rural para ayudarles a llevar a cabo una transición hacia lo digital.

A través del proyecto, 86 organizaciones de productores podrán comercializar sus productos en línea y 132 cooperativas de ahorro rural podrán ofrecer sus servicios financieros a través de plataformas digitales. El proyecto también habilitará a pymes de jóvenes expertos en internet con presencia en zonas rurales para que presten servicio a organizaciones de productores y cooperativas de ahorro rural. Además, 3.000 agricultores recibirán asistencia técnica virtual y capacitación en sistemas internos de comunicación remota.

“El mundo digital ofrece infinitas posibilidades para que los agricultores familiares ingresen al mercado financiero y comercial, resuelvan problemas de comunicación y reciban asistencia técnica. Para aprovechar estas herramientas, es necesario fortalecer la gestión de las cooperativas y capacitar a sus miembros”, dijo Polastri.

“Al fortalecer las cooperativas, los agricultores pueden liderar la transformación de países agrícolas en países industrializados modernos y ayudar a reducir el desempleo, asegurar el abastecimiento de alimentos y evitar conflictos sociales. Cuantas más cooperativas tenga un país, más alto se ubicará en la escala de progreso social. La profesionalización de las cooperativas es clave para su éxito. Estas organizaciones son más resistentes a las crisis y pueden – y deben – ser un bastión para la recuperación post-COVID”, dijo Kees Blokland, Director General de Agriterra.

Las organizaciones participantes en el proyecto lograrán una mayor eficiencia gracias a una mejor gestión del tiempo, menores costos operativos y de transporte, acceso a nuevas oportunidades de negocios y mejor comunicación. Adquirirán la capacidad de suministrar productos agrícolas y acceder a insumos de producción en entornos de comercio electrónico. También podrán establecer alianzas con empresas ya presentes en cadenas de valor digitales y tener acceso a servicios financieros a través de sistemas virtuales.

Prestando especial atención a mujeres y jóvenes, AGRIdigitalización se implementará en Bolivia, Guatemala, Haití, Honduras y Perú. Las lecciones aprendidas en el desarrollo del proyecto se aplicarán a otras operaciones del FIDA en la región de América Latina y el Caribe en una etapa posterior.

AGRIdigitalización será implementada por Agriterra en alianza con Agros Internacional, la Fundación para el Desarrollo Empresarial Rural (Funder) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).


Comunicado de prensa No.: FIDA/14/2021

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer la resiliencia. Desde 1978, hemos destinado 23 200 millones de dólares de los Estados Unidos en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 518 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.